domingo, 20 de agosto de 2017

LA CRISIS DEL ESTADO DESPUÉS DE BARCELONA



PASCUAL GUYOT/AFP



El atentado de las Ramblas parece idéntico a otras matanzas perpetradas en Europa. Pero, visto con ojos de politólogo, y con intención de sacar enseñanzas que trasciendan los tópicos, lo de Barcelona presenta una característica que, sin ser del todo nueva, pone de manifiesto, por la contundencia de sus cifras, el vuelco que se ha producido en el mundo y su política, y lo equivocado que puede ser gobernar el futuro sobre conceptos periclitados.
Me refiero a que un atentado tan elemental como este, que apenas necesita preparación ni recursos, produce víctimas -en solo tres minutos- de treinta y cuatro nacionalidades. Y eso significa que, desde que el Estado se presentó en la historia como una organización de poder autosuficiente y soberana, hasta que una simple yincana de furgoneta obliga a arriar a media asta treinta y cuatro banderas, hay palabras como nación, Estado, soberanía y patria que solo son sombra de lo que fueron, que su uso está relegado a arengas y nostalgias de contenido mediático, y que el bienestar de los ciudadanos -que incluye su progreso y su seguridad- ya no depende de reducciones y autoafirmaciones más o menos voluntaristas al Estado soberano, sino de que el mundo sea globalmente gobernado, y de que no se abran nuevas rendijas por donde entren en tromba los enemigos de la modernidad.
El marchamo de necesidad que tenía el Estado del siglo XV ya era una respuesta a un problema comparable al que tenemos hoy: la grave fragmentación del poder feudal, que se mostraba incapaz de gestionar los retos de progreso y cambio que traía el Renacimiento. Y así se explica que el concepto clave de aquel momento fuese el de Estado, como forma de organizar y ejercer el monopolio de poder que iba a suceder a los poderes privativos del feudalismo, mientras que términos como pueblo y nación quedaron relegados a la gestión y motivación, tantas veces dramática, de los movimientos de masas. Seis siglos después lo que hace crisis es la idea de Estado, que, salvo en los dudosos casos de Rusia, Estados Unidos y China, cuya magnitud los hace todavía operativos, están obligados a superarse en organizaciones multinacionales (la Unión Europea), clubes de intereses (el G-20), y acuerdos comerciales, militares y jurídicos de alcance variable, que permiten a los Estados seguir fardando de una suficiencia de la que en realidad carecen.
Una yincana de furgoneta arría de golpe treinta y cuatro banderas. Un Estado fantasma, el autoproclamado Estado Islámico, declara y sostiene una guerra mundial -muy sucia, pero muy mundial- contra las primeras potencias del globo. Y la sola idea de cerrar fronteras e ir por libre pone al mundo avanzado al borde del colapso. Porque todo ha cambiado. Aunque nunca faltará quien diga que el mundo alcanzó su perfección en el siglo XIII, y que, volviendo atrás, hacia el viejo Estado, se puede llegar al futuro, navegando al revés. ¡Allá ellos! Y ¡aquí nosotros!
Desde que el Estado se presentó en la historia como una organización de poder autosuficiente y soberana, hasta que una simple yincana de furgoneta obliga a arriar a media asta 34 banderas, hay palabras como nación, Estado, soberanía y patria que solo son sombra de lo que fueron.

LA VOZ DE GALICIA


sábado, 5 de agosto de 2017

APOYO A VENEZUELA





Venezuela reafirma el contundente apoyo recibido en el seno de Naciones Unidas en el Consejo de Derechos Humanos con sede en Ginebra por parte de 57 países, quienes suscribieron un contundente documento que se solidariza con los intentos de intervención extranjera en los asuntos internos de Venezuela.
Esta declaración fue suscrita por Rusia, China, India, Sudáfrica, Irán, Vietnam, Argelia, Egipto, Jordania, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Pakistán, Irak, Líbano, Libia, Angola, Etiopía, Palestina, Qatar, Bielorrusia, Arabia Saudita, Azerbaiyán, Siria, Ecuador, Bolivia, Cuba, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Dominica, Bahréin, Comoras, Yibuti, Somalia, Sudán, Túnez, Yemen, República Democrática Popular de Corea, Eritrea, Namibia, Laos, Filipinas, Sudán del Sur, República del Congo, Burundi, Zimbabue, Myanmar, Timor Leste, Tayikistán, Omán, República Democrática del Congo, Nigeria, Guinea Ecuatorial, Mauritania, Mozambique, Togo y Venezuela.
A continuación el texto íntegro de la referida declaración:
 


Declaración Conjunta en apoyo a Venezuela:
1. Reconocemos el imperativo de todos los Estados de respetar la soberanía de la República Bolivariana de Venezuela, de conformidad con los principios universales de no interferencia en los asuntos internos establecidos en la Carta de las Naciones Unidas.
2. Consideramos que es al pueblo venezolano a quien compete, exclusivamente, determinar su futuro sin injerencias externas.
3. Apoyamos al Gobierno Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela en su compromiso de preservar la paz y mantener la institucionalidad democrática en el país, así como su determinación de garantizar la plena observancia de los derechos humanos y las libertades fundamentales en Venezuela.
4. Respaldamos la reiterada convocatoria que ha hecho el Presidente Nicolás Maduro Moros al diálogo político entre los diferentes sectores que hacen vida en Venezuela, con el propósito de preservar la paz y garantizar la estabilidad de las instituciones democráticas del país.
5. Celebramos los encomiables esfuerzos realizados en pro del diálogo político y la paz por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Martín Torrijos de Panamá; y Leonel Fernández, de República Dominicana, junto con el Enviado Especial de la Santa Sede.
6. Apoyamos, asimismo, la incorporación de países de América Latina y el Caribe al fomento del diálogo político en Venezuela, a saber: El Salvador, Nicaragua, República Dominicana, Uruguay y los Estados miembros de la Caricom.
7. Condenamos cualquier acción que perturbe la paz, la tranquilidad y la estabilidad democrática, socavando la institucionalidad democrática de la República Bolivariana de Venezuela y que amenace su soberanía.
8. Consideramos que la comunidad internacional debe fomentar las capacidades y proporcionar ayuda técnica tomando como base la solicitud del País concernido, para tratar los desafíos de derechos humanos del país.
(LaIguana.TV)




COMENTARIO DE PEDRO TARACENA GIL

España ha puesto a disposición de la oposición de la República Bolivariana de Venezuela, una jauría de impostores del periodismo. Estas Musas del PP, Voceros del Régimen y Boceras del Reino, tienen como consigna, calumniar y desprestigiar al Gobierno Bolivariano. Es el franquismo que en España no cesa. Apoyando a estos seguidores de la perversa Transición, tenemos a Zapatero que un ataque de pánico le llevó a traicionar al pueblo español y reformó la Constitución según los dictados de la Europa de los Mercaderes. En retaguardia se encuentra el Gran Cacique, padre y maestro de los GAL (Terrorismo de Estado) cuando él gobernaba. Nadie duda de que se trata de Don Felipe González Márquez. Todos están al servicio de la Oligarquía Económica y el Oligopolio de la Energía, que desde que derrocó la Republica hasta nuestros días, han gestionado España como si de un botín de guerra se tratara. Es una vergüenza que España no se ponga al frente del mundo defendiendo a un pueblo de Iberoamérica. Dejando que los buitres carroñeros de los EEUU y Europa, masacren a un pueblo hermano.



miércoles, 2 de agosto de 2017

LUIS PASTOR


 

  Pastor, el superviviente

HEMEROTECA  EL PAÍS
DIEGO A. MANRIQUE 

 

  VÍDEO: ¿DÓNDE LOS CANTAUTORES?

Acaba de editar el disco Dúos, antología de algunos de sus duetos. Es un buen momento para repasar sus tácticas de guerrillero durante más de tres décadas en la periferia de una industria que insiste en considerar a los cantautores veteranos como especie a extinguir.
Luis Pastor (Berzocana, 1952) viene de comer con Alfonso Ungría, el cineasta que firma su nuevo clip. Llega con retraso: "Pasamos por una tienda donde vendían prendas a un euro y todos hemos picado". Son las ventajas de Rivas-Vaciamadrid: "Tiene el estigma del basurero de Madrid, pero ahora es un barrio con buen equipamiento, mis chavales crecen felices". Ellos motivaron que Luis Pastor y su mujer-manager, Lourdes Guerra, dejaran su famoso piso en el centro de Madrid, escenario de notables encuentros: "Sí, a un cumpleaños mío acudieron Charly García y Calamaro, hoy irreconciliables".

Luis disfruta con su actual modus vivendi. "Hasta 1999, no sabía lo que eran las vacaciones por la tontuna esa de que los cantantes hacemos caja en verano, que nunca fue verdad para mí. Por julio, nos vamos a Extremadura, una familia más que vuelve a su tierra de origen". Los músicos extremeños le consideran su embajador en Madrid y saben de su generosidad. "¿Cazador de talentos? No. Apuesto por las personas. Bebe fue canguro en mi casa, donde también durmió Gecko Turner. Ambos cantaron o tocaron conmigo pero no se me ocurrió producirles. No soy buen juez: Ismael Serrano me dio su maqueta y le dije que lo suyo era muy años setenta. Era yo el equivocado".



Desde los 20 años, Pastor vive de la música. "Nunca juego a la lotería, ya me ha tocado el gordo. Aunque he tenido mucho en contra: de Vallecas, mi disco más vendido, apenas me llegaron royalties hasta la reedición de DRO. Claro que los contratos que firmábamos eran criminales, 3% para el artista". En 1979, se retiró. "Estoy cantando ante miles de personas en las fiestas de Saconia, y me invade tal tristeza al intuir que mi repertorio y mi actitud ya no son válidos... se me resquebraja la utopía de la militancia y el altruismo. Me siento más agitador que artista y me bajo del carro, rumbo al teatro. En el Gayo Vallecano, descubro mi cuerpo. De barbudo con chepa paso a interpretar, a bailar, a disfrutar".

Vuelve en 1981: "Creo haber hecho la reconversión, y me topo con la movida: cantautor es una palabra fea. También se pierde la solidaridad entre compañeros, cuando me enfrento al PSOE, que quiere contratarnos en exclusividad durante una campaña. Pero Amestoy me da el regalo del personaje del ciego de las coplas, que me permite reciclar ideas musicales que tenía almacenadas. A través de la televisión, demuestro que hay hueco para la canción política, pegada a la realidad".

En 1988, tras la fría acogida a su Aguas de abril, entiende que la industria le rechaza definitivamente. "Y nunca fui un purista: coqueteé con el rock, hice maxis de baile. Esa crisis de identidad me devuelve a lo esencial: voz y guitarra, poesía y melodía. Salto a los pequeños locales, bares donde puedo construirme otro público. Y conecto con los nuevos cantautores, humana y musicalmente. Me deslumbra Pedro Guerra, que tiene resuelta la asimilación de los grandes brasileños. Yo canto mejor después de colaborar con Pedro, Luis Barbería, Bidinte, Chico César o Leo Minax. Soy una esponja y cada dueto es un cursillo".

Su reciente Dúos procede esencialmente de los disco-libros que saca con El Europeo. Es una recopilación que Luis ha licenciado a Sony BMG: "Desde 1992, soy propietario de mi cancionero. Grabo cuando quiero, sé hacer discos cuando no tengo dinero: igual no puedo trabajar con Lenine pero me adapto. Me adelanté a la crisis, que ahora obliga a tantos artistas a independizarse y a las discográficas a reinventarse. Antes, las compañías tenían todos los ases: los estudios, los canales de distribución y promoción. Ya no es así".

También ejerce de tendero: "Tras cantar, Lourdes o yo montamos nuestro top manta. En un centro de barrio pueden ir a verme 130 personas pero luego vendo 35 discos: gano nueve euros por CD y pongo cara a mi público. No tengo nada contra quien se baja mis discos ilegalmente; hombre, preferiría que pagara algo, pero sé que mis canciones le sirven a alguien. Además, esa copia pirata llega a otros oídos que igual irán a verme al próximo concierto. El directo nos permite comer a los cantantes pero ahora, aún con ventas modestas, puedo presumir de haber ganado cantidades respetables con mis discos".
Pastor no cree en las oficinas que llevan a muchos artistas. "Trabajé 17 años con Luis Suárez Rufo, un ex seminarista que era un desastre en lo económico. Luego, mis mujeres han ejercido de managers". Ser francotirador también tiene sus límites: "Saco disco cada dos años, pero hay un muro infranqueable que me impide llegar a los medios fuertes o a las grandes superficies". Una última recomendación, Luis: "Para ser cantante, se necesita fe. Si una familia depende de ti y no hay ingresos regulares, tienes que estar muy, muy convencido. Otra trampa es la competitividad, te lleva a lugares que igual no son los tuyos: debes ser honrado contigo mismo".
* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 2006.




FACEBOOK: SPANISH REVOLUTION


Editor Pedro Taracena Gil


sábado, 22 de julio de 2017

LOS CARROÑEROS




Por Pedro Taracena Gil

Los medios de comunicación españoles, sobre todo los tradicionales, son ciegos servidores del dogma de la Santa Transición. Han formado una piña con el poder político que dejó impune el genocidio. Son lacayos del capital que financia su adhesión al Régimen del 78. Practican un corporativismo cobarde y además son carroñeros. Todos tienen a gala exhibir su independencia y sin embargo carecen de ella. La crítica y la autocrítica, no habita entre ellos ni tampoco se les espera. 




“PERIODISMO es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas”. George Orwell puede ser perfectamente el autor de esta breve, concisa y demoledora cita. Periodista, ensayista, crítico y novelista, al autor inglés también se le atribuye la siguiente frase: “En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario”.

Los impostores del periodismo han invadido el espectro de la información y la libertad de expresión de todos los medios privados y de titularidad pública. Los directores lejos de ser el látigo del poder económico, financiero y político son lacayos y secuaces de sus fechorías. Silencian, disimulan y manipulan los crímenes legales del poder político y económico: Desahucios que provocan suicidios. Recortes de los medicamentos que ocasionan muertes. Los dependientes de toda clase y edad están abandonados por el Estado. La clase trabajadora está obligada a soportar la esclavitud. Jamás ha disfrutado España de una clase política tan corrupta y criminal. Sí, crímenes legales en tiempos de paz. 




Según dice nuestra Constitución: “La Justicia emana del pueblo y se administra por los jueces en nombre del Rey”. Si emana del pueblo es porque el sentido común de la gente es depositario de lo justo. Luego puedo y debo utilizar el vocablo crimen, sin esperar a que un juez lo utilice en una sentencia. Los jueces instructores hablan de organización criminal y de organización para delinquir, sin que aún se haya dictado sentencia. La prensa ha hecho causa común con la doctrina oficial del consenso de la Transición. Han dejado fuera del perímetro de los medios, al Rey con sus fechorías y desidias, la oligarquía económica que financió el Golpe, la Guerra, la Dictadura y tuteló la Transición. Sin olvidar el oligopolio energético que causa muertes por no poder pagar el recibo de la luz.
Los tertulianos, lejos de estar especializados en alguna materia útil para el ciudadano, son predicadores de la propaganda oficial que se elabora en las redacciones la noche anterior. Todos los platós de televisión, estudios de radio y redacciones de prensa escrita, exhiben auténticos farsantes de la profesión, impostores del periodismo, defensores de lo más rancio y casposo de la ya caduca Transición. Los hijos y nietos de los que ahora estamos en la séptima década de nuestra vida, no soportan más los bustos parlantes que dicen lo mismo que decían en los años 70, 80 y 90.





Al final de mi breve columna reservo el último párrafo para el carroñero  que va en busca de las miserias humanas, que añora las primicias, noticias de alcance de su propiedad y los espacios informativos exclusivos y excluyentes. Los hechos por voluptuosos que sean siempre se convierten en carnaza para nutrir su falta de moral y de ética. Sin pensar en el ciudadano. Es patético cómo es el becario o subalterno a quien envían para hacer preguntas extremas, con las cuales el espectador, oyente o lector, pasan vergüenza ajena. Estas mismas preguntas jamás se las haría un periodista veterano. Esta generación de la Santa Transición se resiste a dejar paso a la generación de Internet, Redes Sociales, Periodismo Digital y lo que es más importante, un ciudadano con un móvil en sus manos ha quitado la exclusiva a los  fotoperiodistas. Es verdad que a través de Internet circula la verdad y la mentira, lo cutre y lo bello. Pero también es verdad que el internauta puede discernir, discutir, discrepar, dialogar, compartir con total libertad. Los editoriales tendenciosos de los periódicos, poco o nada tienen que decir al ciudadano del siglo XXI. Sin duda donde el Estado esté corrompido, la prensa es su principal cómplice.


EL ÁLBUM DE LA TRANSPARENCIA

Reportaje fotográfico. Pedro Taracena Gil











 





domingo, 9 de julio de 2017

FRANCO, FRAGA, ARIAS NAVARRO, SUÁREZ, CALVO SOTELO, GONZÁLEZ, AZNAR, ZAPATERO, RAJOY...





Todos son eslabones de una misma cadena irrompible... Los últimos cuatro presidentes han dado motivos para que los cuatro fueran procesados juzgados y condenados. Y esta corrupción sistémica permite que la oligarquía permanezca incólume… La podredumbre de España desde 1936 hasta nuestros días, no es cuestión de ideología, se trata de una perversión trasversal. Es la política al servicio de la oligarquía económica desde antaño, el oligopolio energético de siempre y el capital del IBEX-35. El Rey y sus lacayos, el Gobierno y sus secuaces de turno, han estado y seguirán estando al servicio de los mercaderes, no al servicio del pueblo.





Por Pedro Taracena Gil

El hilo conductor que les mantiene encadenados al mismo devenir histórico lo constituyen las oligarquías financieras y energéticas. Son los mismos perros con distintos collares. Los poderes financieros son los que movieron los hilos para que los militares dieran el golpe de estado que derrocó a la República. Si el capital no hubiera financiado el pronunciamiento militar, la Guerra Civil no la hubiera ganado el general Franco. La Iglesia le dio cobertura moral a cambio de los privilegios que aún mantiene. Es la misma oligarquía que mantuvo y gestionó la dictadura como si de un botín de guerra se tratara. Franco siempre fue un títere del capital, del cual sacó tajada. Como todos los dictadores de derechas, manteniendo el nacionalcatolicismo, dando cobertura moral al crimen despótico y dictatorial.





A la muerte del dictador, la oligarquía camuflada entre los entresijos de la dictadura, impuso bajo el pretexto de una involución, que el genocidio que ellos mismo habían financiado, quedara vergonzosamente impune. La farsa de la instauración de los Borbones en España, era una pantomima para evitar ningún atisbo de ruptura. La transición es la puesta en escena de la gran mentira de la reconciliación de los españoles. La Constitución Española de 1978 fue tutelada por los mismos que sirvieron a la dictadura y masacraron al pueblo. El Capital, el Ejército, la Iglesia y los Caciques. Los Medios de Comunicación siempre fueron serviles y lacayos del poder político subyugado al poder financiero.





El siglo XXI nos presenta un escenario donde ya han quedado desenmascarados los culpables de los crímenes legales impuestos por la Troika. La Casta. Los líderes y representantes son las marionetas de la oligarquía de siempre. En estos días es patético contemplar cómo los tres expresidentes deambulan como almas en pena, reclamando para ellos no se sabe qué éxitos y qué triunfos de sus criminales políticas. Todas ellas legales y sujetas a las leyes que ellos mismos cumplen cuando más les conviene. Que nadie dude, salvo sus secuaces, que los cuatro personajes, aquí ya incluyo al otro que aún tortura al pueblo español, pasarán a la Historia con mayúscula como los políticos más nefastos y hacedores de crímenes, eso sí, todos los crímenes legales. Han servido a la oligarquía y ninguno de los cuatro salvan el pellejo de buenos gobernantes. Estas acusaciones son rechazadas de plano por ellos mismos porque tienen aduladores y estómagos agradecidos, que se encargan de ocultar su pasado y negar la evidencia. Son las Musas de la Santa Transición, los Voceros del Régimen del 78, los Boceras del Reino y Aduladores de la Corte de los Borbones. La prensa desde siempre ha practicado sus grandes vicios históricos: El corporativismo, la dependencia total de los poderes políticos y financieros, la ausencia de crítica a los otros medios y por supuesto de autocrítica. Los medios están instalados desde siempre en la mentira apuntalada por los embustes de los políticos.





Voy a desgranar los eslabones de la cadena que han encorsetado la vida política de los españoles. Voy a obviar los aspectos positivos porque después de una dictadura, qué meritos podían tener gobernando en una democracia:

Manuel Fraga Iribarne: siguió cometiendo los mismos crímenes que cometía la dictadura.

Adolfo Suárez: engañó al pueblo y sembró el pánico para que el testamento de Franco de hacer Rey a Juan Carlos, se cumpliera sin traumas.

Felipe González: no modificó la ley lectoral porque así perjudicaba al PCE, amañó la función de Fiscal General del Estado para que fuera Fiscal General del Gobierno, tuvo su corrupción, los GAL, la ruptura con la UGT, la primera Reforma Laboral, el maridaje de PRISA con el Gobierno, el engaño de la OTAN, el caso Roldán y las Cloacas del Estado con los Fondos Reservados.

José María Aznar: nos metió en la guerra de Irak y debía de ser procesado por Crímenes de Guerra, engañó al pueblo con el terrorismo del 11 M y cobijó bajo sus alas a ladrones, mafiosos y creó a propio intento la burbuja inmobiliaria más criminal de Europa. Un diseño económico liberal provocando crímenes a corto y a largo plazo.

José Luis Rodríguez Zapatero: negación de la Crisis Económica, traicionó al pueblo español, reformando la Constitución amenazado por el BCE, impuso otra Reforma Laboral y mutiló el Principio de Justicia Universal.

Mariano Rajoy: sin duda el peor de todos. El más torpe, terco, parco, embustero y lacayo de la Troika. Está instalado como ninguno en la mentira. Ha “desgobernado” no con poder de una mayoría absoluta, sino con poder absolutista. Sus leyes y decretos han provocado crímenes legales. Pero auténticos crímenes reales: Desigualdad, hambre, desahucios, paro… Ha cercenado la educación, provocando el exilio de los jóvenes y científicos. Ha recortado la sanidad, provocando muertes inminentes y prematuras. La dependencia ha quedado reducida a la miseria. La reforma laboral comete crímenes todos los días, implantando el sistema de esclavitud del siglo XIX. Y dodos estos crímenes los ha tratado de ocultar lanzando la Ley Mordaza, la joya de la corona de su nefasto mandato. Este personaje es el capo de una banda criminal y la corrupción de él y de su partido no tiene parangón en España ni en Europa.





Y como conclusión es fácil comprender que la cadena de perversión que nos ha gobernado, no se ha roto ni tampoco se romperá por ningún eslabón, porque las leyes de la Santa Transición están hechas a la medida sobre todo de los cuatro caciques que ahora vienen dando lecciones de honestidad en España y fuera de ella. Y nadie tiene la valentía de decirles que son como en China, La Banda de los Cuatro. Basta con leer el artículo 124 de la Constitución para observar que debido a la interpretación torticera de su apartado 3, donde dice que la ley regulará el estatuto orgánico del Ministerio Fiscal, esta ley ha convertido al fiscal general del estado en Fiscal General del Gobierno. No obstante, somos muchos los españoles que nos hemos dado cuenta de que el Fiscal no puede acusar al Gobierno porque es su jefe. De otro modo, los cuatro presidentes han dado motivos para que los cuatro fueran procesados juzgados y condenados. Y esta corrupción sistémica permite que la oligarquía permanezca incólume…









La podredumbre de España desde 1936 hasta nuestros días no es cuestión de ideología, se trata de una perversión trasversal. Es la política al servicio de la oligarquía de antaño, el oligopolio energético de siempre y el IBEX-35. El Rey y sus lacayos, el Gobierno y sus secuaces de turno, han estado y seguirán estando al servicio de los mercaderes, no al servicio del pueblo.

ÁLBUM FAMILIAR























Editor: Pedro Taracena Gil