miércoles, 9 de diciembre de 2009

ARTÍCULOS PROSCRITOS - CUARTO PODER -







ESTEBAN GONZÁLEZ PONS Y LOS CONTROLADORES


Los portavoces del sindicato USCA y el Partido Popular, se han sorprendido de la posible militarización de los controladores, incluida en el decreto que regula su actividad. De sendas declaraciones, el menos avezado de los observadores, ha podido deducir que ambas formaciones conocían la decisión de abandonar las torres de control de los aeropuertos. González Pons acusaba al Gobiernos de haber elegido la fecha del viernes, víspera del puente de la Constitución, para promulgar el decreto detonador de la actitud de los controladores. Y Camilo Cela, presidente del sindicato, lejos de reconocer los presuntos delitos cometidos y los daños ocasionados a nivel internacional, acusaba a AENA de provocación, y de ser responsable del caos organizado por los controladores. Es evidente que esta huelga salvaje, sin el recurso de la militarización incluido en el decreto, el Gobierno se hubiera enfrentado a una situación mucho más compleja, jurídicamente hablando. Los acontecimientos han venido a completar todo el rompecabezas: El PP y los controladores eran conscientes del auténtico golpe de efecto; creando una situación difícil de digerir por el Ejecutivo, pero muy eficaz para desgastar a Zapatero. De ahí la insistencia de Pons, en decir que Zapatero no daba la cara, y en declarar que el viernes fue una fecha desafortunada. El detalle que derrumbó sus planes fue la inclusión de la militarización. Ahora unos y otros tratarán de recomponer sus figuras, pero la seguridad con la cual mantenían su actitud los controladores, es señal inequívoca de que se sentían muy apoyados. El colectivo de los controladores es un reducto, sin duda, del franquismo que ha confundido la protección de los privilegios con la defensa de los derechos legítimos, y quizás el militar, es el único lenguaje que entienda.Pedro Taracena Gil


EL CUARTO PODER
La decadencia del periodismo


Los medios de comunicación tienen como misión el informar sobre los acontecimientos de toda índole, con libertad, veracidad y de forma completa. Pedir que sean neutrales e independientes del poder, es una quimera. El periodismo profesional y sobre todo el periodismo de la imagen, ha entrado en el mundo de la globalización por la puerta pequeña. Las nuevas tecnologías de telecomunicación, las redes sociales y el acceso a la captación de las imágenes de cualquier evento, por cualquier persona que se encuentre en el lugar donde se produce el hecho periodístico, supone una oportunidad de convertir a los ciudadanos en reporteros improvisados. Pero si bien, las noticias siguen en manos de los periodistas, columnistas, editorialistas y telediarios, no hay duda que el ciudadano obtiene las noticias de la misma fuente y al mismo tiempo que el profesional. Salvo las entrevistas escritas y reportajes de autor, las retrasmisiones en directo, dejan sin efecto cualquier pretensión de exclusividad. En el caso de los comentaristas que participan en tertulias, es lamentable contemplar que la información que aportan, es la misma que aportaría un ciudadano de a pie; convirtiendo la tertulia radiofónica o televisiva, en un coloquio que en nada se diferencia de las conversaciones mantenidas por amigos, familiares y compañeros de trabajo. En estos espacios dejan en cada una de sus intervenciones, su carta de identidad, tu tendencia política y la línea del medio que le paga. Bajo el concepto que tienen de la pluralidad, como algo casi sagrado, queda justificado si el titular y la noticia se desvirtúan o rayan la mentira, en aras de esa variedad de percepciones y sensibilidades. De todos es sabido que los medios se han constituido como el cuarto poder del Estado. Retomando el tema de su imparcialidad e independencia, su corporativismo les lleva a creerse que realmente constituyen un poder per se. Con algunas diferencias, los tres poderes del Estado legales y constitucionales, tiene su control. Pero al poder de los medios nadie les pide cuentas, al margen de los tribunales de justicia. Además presumen de independientes, pero todos son dependientes de: La empresa que les contrata para sacar rentabilidad a su trabajo. La línea editorial está ligada a grupos financieros o ideológicos. Y ejercen el corporativismo cuando hay que abordar una crítica común defendiendo sus intereses, al margen del ciudadano. Son maestros en la crítica constructiva y de la que es tendenciosa. Ponen todos sus esfuerzos en dominar la agenda del Gobierno, conseguir la primicia y sobre todo la exclusiva, aunque se dejen por al camino lo que al ciudadano más le interesa. En estos días el escándalo de Wikileaks ha hecho creer a los periodistas, al menos a los españoles, que el trabajo que están haciendo es el verdadero periodismo. Se creen que están en su Watergate particular. Pero la crítica de los medios hacia los medios, la autocrítica o la admisión de un canal de la sociedad, donde canalizar las cuestiones manifiestamente mejorables, es por ahora tema tabú. No se concibe un debate sobre los anuncios de prostitución, en un medio que se nutre de una línea de negocio en complicidad con los proxenetas. El defensor del lector no ha funcionado, pueden más los intereses creados. En honor a la verdad, está surgiendo un periodismo verdaderamente progresista, que mira hacia el futuro y no está olvidando, ni la República ni el genocidio franquista. Pedro Taracena Gil.


III REPÚBLICA

Comparto el debate de aquellos españoles que han propuesto el embrión de la ponencia, de la tercera experiencia republicana de España. No comparto el análisis apocalíptico de la situación de nuestra monarquía parlamentaria, como la culpable de todos nuestros males. Sólo hay un planteamiento de peso para reclamar el advenimiento de la III República. Sería la restauración jurídica de la II República, única forma de restablecer la legalidad quebrantada por el golpe militar del general Franco. La instauración de la monarquía en España, después de la dictadura, no tiene base jurídica. Los Padres de la Constitución aceptaron sin base legal, y sin contar con el pueblo, implantar en la Jefatura del Estado, a un miembro de la familia de los Borbones. No obstante, salvada este fraude de ley, que trajo la Transición en lugar de la ruptura democrática, hay que hacer una lectura detallada de la Constitución de la República de 1931 y la Constitución Española de 1978. No hay duda que los valores republicanos están presentes en ambas. Ahora bien, si las pretensiones son traer una República del proletariado, cuando no fue objetivo de la II República, la desconexión con el mundo que nos rodea sería patente. Yo veo que en los planteamientos republicanos que se afanan por volver a un régimen republicano, tiene mucho de sentimentalismo y romanticismo, pero hay que ser pragmáticos, el tener un Jefe de Estado, no electo, es un mal menor, siendo nuestra Constitución una de las más avanzadas del mundo. Y por último, no es serio afirmar que: “La salida progresista de la crisis depende del avance de las fuerzas republicanas”. No, quizás se quiso decir que: “Saldremos de la crisis con aquellas fuerzas de izquierdas que garanticen el Estado del Bienestar, con un desarrollo y productividad sostenidos”. Pedro Taracena Gil

EL PRESERVATIVO

En su perseverante vocación de ser la reserva espiritual de Europa, el episcopado se apresura a ser más papista que el Papa. El aceptar la tímida e insuficiente mención del uso del preservativo, sin ningún atisbo permisivo, ha puesto en estado de alerta a los obispos españoles. Las espadas deben mantenerse desenvainadas y en alto, ante la amenaza del laicismo que el pueblo español está asumiendo por culpa de la Constitución Española. Y sobre todo con el Gobierno actual. Al pontificar los prelados que el uso del preservativo, siempre, sucede “en un contexto de inmoralidad”, se ciñen a la ortodoxia que niega toda realización sexual de ser humano. En España, aquellos hombres que no utilizan el preservativo, no es porque lo prohíba la Iglesia, sino que lo hacen por machismo; sometiendo a la mujer a un embarazo no deseado, al riesgo de contraer el SIDA, por egoísmo, incultura o desidia. Los católicos que se declaran como tales, salvo los practicantes de la religión, como son los kikos, fundados por Kiko Argüello, los miembros del Opus Dei y otros radicales observantes, ignoran la moral católica. Han perdido la conciencia, suponiendo que algún día la tuvieran, de que la utilización del preservativo, suceda “en un contexto de inmoralidad”. Es un insulto el decir que cuando se ejerce el derecho a ser feliz a través de la realización sexual, esto sea inmoral. La Iglesia prohíbe el uso de cualquier medio por el cual se evite la procreación. Fuera del matrimonio canónico porque es pecado, y dentro del llamado débito conyugal, está prohibido como control de la natalidad. El disparate que encadena el esperpento eclesiástico, es que un matrimonio católico con SIDA, no puede hacer uso del matrimonio, sexualmente hablando, porque si utiliza el profiláctico está poniendo un impedimento a la procreación. Es tan sin sentido el anacronismo de estos prelados españoles, que ellos sí que ejercen el cuidado del aprisco encomendado, fuera de todo contexto moral. No obstante, ha llegado el momento de que el logro universal de la conciencia de los derechos humanos, les han ganado la batalla. En Europa no tienen cabida las teocracias como Israel, Irán o el Vaticano; residuo de la esclavitud del hombre y sobre todo de la mujer. Hoy todos los países de Europa tienen sus fundamentos jurídicos sobre la Declaración Universal de Derechos los Humanos. El laicismo del siglo XXI, ha demostrado que puede organizarse el mundo como si Dios no existiera. El Papa y sus seguidores, con todos los respetos, pueden permanecer fosilizados en la historia de la humanidad. Pedro Taracena Gil


TIBIEZAS, INDECISIONES, RETROCESOS Y COMPLEJOS DE ZAPATERO

Después de treinta y cinco años de la desaparición del dictador, las huellas del franquismo y del nacionalcatolismo están presentes en la democracia española. Están infiltrados en la derecha, de forma más precisa en el Partido Popular y sobre todo en la Iglesia. Los populares son fieles seguidores de su fundador Manuel Fraga Iribarne, que tiene sus raíces en la dictadura franquista, en donde fue cómplice de las acciones y omisiones del sátrapa más sanguinario de Europa, junto a Benito Mussolini y Adolf Hitler. Quizás aquellos que se escandalicen de que a Francisco Franco se le incluya en este triunvirato del fascismo, sean quienes está convencidos de que la Ley de Amnistía de 1976 y la Constitución Española de 1978, han borrado del mapa español el genocidio que pretende investigar el juez Baltasar Garzón, que lucha contra la amnesia de la Justicia Española, más concretamente el Tribunal Supremo. La Ley de la Memoria Histórica impulsada por Zapatero, era y es manifiestamente mejorable. Aunque lejos de tomar decisiones progresistas a favor de las víctimas del genocidio, que se mantuvo hasta bien entrada la década de los años cincuenta, junto al PP ha mutilado la Justicia Universal, de la cual se había dotado el Estado. Nadie puede dudar de que el franquismo goce de buena salud entre las filas de los conservadores españoles. Siempre mantienen la voluntad de utilizar cualquier subterfugio para no condenar al régimen tirano; Manteniendo sus personajes, símbolos y atributos. Y en el campo de la defensa constitucional del Estado aconfesional, Zapatero pasará a la Historia, como el gobernante que menos lo ha defendido. Con la retirada del proyecto de ley de la libertad religiosa, el esperpento de la cuestión religiosa se ha consumado El colmo es que Rajoy le critique por no ir a la misa del Papa. El líder de la oposición tiene razón. Mientras al Gobierno se le acusa de practicar un laicismo casi cruento, Zapatero retrocede con un laicismo tibio, indeciso y lleno de prejuicios y complejos, coaccionado por la presión de la Iglesia. Mientras se mantenga el Concordato con la Santa Sede de 1953 y los Acuerdos con el Vaticano de 1976, los obispos y la derecha, están en su perfecto derecho de exigir la alianza Iglesia-Estado, para perpetuar su poder en los púlpitos y en las aulas. Mientras el Gobierno permita que leyes emanadas del Congreso de los Diputados, sean contestadas en manifestaciones públicas, camufladas como actos religiosos, es normal que los curas y obispos sigan pensando que el maridaje trono-altar sigue y goza de buena salud. Mientras en colegios concertados se discrimine a los alumnos por el sexo y lo sigamos pagando el resto de los españoles, el Opus Dei seguirá pensando que ellos pertenecen a la Ciudad de Dios, que hablaba San Agustín, donde no tiene acceso el poder civil. No obstante, es preciso dar una nota optimista. Aquellos que estaban convencidos de que la Transición había curado todas las heridas; habiendo nivelado el reconocimiento de las víctimas de vencedores y vencidos, se equivocaron radicalmente. Las gantes hablan de sus muertos, desaparecidos y de niños arrancados del regazo de sus madres, para ser adoptados como botín de guerra. No hace muchos días pude comprobar cómo un longevo de 97 años, se emocionaba hasta las lágrimas, cuando leía los autos íntegros de Garzón, prologados por Carlos Jiménez Villarejo. No hace falta ser un gran entendido en Derecho para intuir que el franquismo no se va a retrotraer de la Justicia Universal. Estos jueces que tienen como objetivo el linchamiento de Garzón, biológicamente darán paso a otros, cuyas raíces ya no estén entre los escombros del viejo régimen, y también es posible que este clamor de justicia sea resuelto por tribunales allende los Pirineos. Hasta ahora el franquismo tiene más abogados defensores que el Estado de Derecho laico y aconfesional, pero no siempre será así. Pedro Taracena Gil

SALIR DE LA DESMEMORIA

"Primero, apaciguar la memoria para cerrar una reconciliación nacional. En España hubo un proceso de transición basado en la amnistía y la amnesia y fue positivo. Pero hoy la democracia está lo suficientemente consolidada como para permitirse el lujo de tener las dos memorias.”Jorge Semprún

En el 35 aniversario de la muerte de Franco, allí estaban en la puerta del Valle de los Caídos, las dos Españas igual de enfrentadas que cuando acabó oficialmente la Guerra Civil. No hace mucho tiempo, los falangistas cómplices del genocidio llevaron ante el Tribunal Supremo, al juez Garzón por dictar autos contra la impunidad franquista y falangista. Mientras, ¿Qué hacer con la comunidad de los monjes benedictinos de la abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos? La misma Iglesia que fue cómplice del exterminio, en un alarde de amnesia hipócrita, celebra misas por el alma del mayor criminal de la España del siglo XX, en el ara del altar junto a su tumba. Es un insulto a la memoria de las víctimas, que una comunidad de monjes contemplativos, estén dedicados a custodiar ese nefasto lugar y ofrezcan preces en memoria de José Antonio Primo de Ribera, fundador de Falange Española, ésta con mucha sangre sobre sus espaldas, y Francisco Franco Bahamonde, general traidor a la República y gobernante dictador y sanguinario. El tirano, llevado de su fervor monárquico, quiso imitar a monarcas españoles y crearse un mausoleo faraónico. Como sucede en el caso de los monjes benedictinos, en el monasterio de Leyre; custodiando la tumba de los reyes de Navarra, y los frailes agustinos en el monasterio de El Escorial, los panteones de los reyes de España. El general golpista encomendó a los monjes de San Benito la guarda y custodia del sarcófago que guarda los restos de la contienda fratricida. Fray Justo Pérez de Urbel, abad mitrado del cenobio que alberga el santuario, estaba presente en todos los actos donde se celebraba la Santa Cruzada, junto a Franco, Y siempre que el dictador visitaba el monasterio como si fuera comendador de la orden, salía a su encuentro, dándole a besar el Lignum Crucis a la entrada del templo. La posición de la Iglesia y la Falange es la misma que hace más de setenta años. La ingenuidad de la Transición ha creído que la reconciliación podía ser posible sobre el papel. Pero esa falacia sólo los interesados la hacen verdad. Este texto se puede escribir de forma más suave, pero es el lenguaje de utilizó Benedicto XVI a su llegada a España, aunque más preciso y veraz. Pedro Taracena Gil

NAFARROA FIEL A SU TRADICIÓN

Guipúzcoa y Vizcaya, fueron provincias traidoras a Franco. Álava y Navarra, no. La Católica Nafarroa. La Navarra del Opus Dei. La Comunidad Foral de los hospitales de estricta moral católica, que expulsa del territorio a las apestosas mujeres que deciden ejercer el derecho de interrumpir su embarazo, según la ley. Todas estas realidades configuran un mapa político, religioso y moral, que apenas sufre variación con el paso de las legislaturas. La noticia de que “Navarra rechaza prohibir los anuncios de relax”, es decir ganar dinero a costa de la explotación sexual de las mujeres, demuestra la hipocresía, también de Navarra, de mantener una aparente moral visible y una línea de negocio procedente de la prostitución. Las fuerzas tradicionales y católicas navarras evitan su condena porque “su reino no es de este mundo”. Cada uno de los políticos en el Parlamento Foral, se refugió en sus disculpas para que la prensa siga haciendo negocio con la dignidad de las mujeres. Otra oportunidad perdida y son demasiadas. Cada instante que pasa, permitiendo esta inmoralidad, el Gobierno de Zapatero, es cómplice de estos crímenes. Sí, crímenes contra las mujeres. Que alguien me acuse ante un juez de esta afirmación. De todas formas, si la prensa no puede renunciar en momentos de crisis, del negocio de la prostitución, “algo huele a podrido” en ciertos grupos periodísticos. Pedro Taracena Gil


LAS DIPLOMACIA DE LOS PRIMOS...

Los genocidios y los delitos de lesa humanidad, no solamente están sujetos a las sentencias de la Justicia Universal, sino que los pueblos condenan y repudian aquello que evidentemente les horroriza y les espanta. No pasa lo mismo con el Gobierno de turno, según en qué país. En el caso de los hechos que están acaeciendo en El Aaiún, después de una ocupación despótica por parte del reino alauita, que dura más de 35 años, para el Gobierno de España, faltan datos para condenar a Rabat. Sin embargo la ceguera de los socialistas españoles, no ha contagiado al pueblo español, que sí los ha condenado. La diplomacia tiene mucho de hipocresía. Zapatero sabe mucho de cuidar los tiempos en el arte diplomático. Acordó mutilar la Justicia Universal, para no herir susceptibilidades en el gobierno comunista de la República Popular China, porque se había abierto un proceso sobre la libertad en Tíbet. Y de igual forma para mejorar las relaciones con el Gobierno de Israel, a tenor de una investigación judicial, que pretendía investigar los desmanes del ejército hebreo, en Oriente Medio. Abundando en este farragoso campo de la diplomacia internacional, tenemos dos casos muy cercanos en el tiempo: La concesión del Premio Nobel de la Paz al disidente chino, Liu Xiaobo, encarcelado y sin permiso para acudir a Oslo para recibir el galardón, y la puesta en libertad de Aung San Suu Kyi por la Junta Birmana, también Premio Nobel de la Paz y líder de la oposición. Ambos son dos países que sufren dos dictaduras de diferente signo. Los pueblos del mundo han condenado a ambos regímenes, pero cualquier observador poco avezado en diplomacia, habrá encontrado de qué manera se suaviza la reivindicación al gigante chino y la firmeza contra el gobierno de Birmania. Volviendo al origen del Sáhara ex español, la historia exige a Zapatero que se moje, termino muy usado en la actualidad. Que abandone la ambigüedad política, la diplomacia de resultados estériles, y aborde el problema de la que fue provincia española. Todas las justificaciones dadas por el Gobierno, están vacías de contenido creíble y de buena voluntad, mientras los saharauis están siendo perseguidos, encarcelados y masacrados, en su propia tierra. Esta pasividad se entiende como claudicación ante el Rey de Marruecos. Y si tenemos que desempolvar la diplomacia de los primos, Mohamed VI y Juan Carlos I pues, hágase… Pedro Taracena Gil

RATZINGER Y LA II REPÚBLICA

Las amables palabras dedicadas por Benedicto XVI a la España republicana y la España actual, denotan una desubicación supina del Papa. Considerando la formación intelectual de este alemán ilustre, sólo pueden ser atribuidas a tres causas, a saber: Fanatismo religioso, casi medieval, ajeno al contexto donde se mueve la Iglesia en el siglo XXI. Responsabilidad del asesor que no le ha explicado la historia de la II República Española, el pronunciamiento militar del 18 de Julio de 1936, la Guerra Civil y la Dictadura. Y la tercera causa supondría, la ausencia de buena voluntad hacia España, por parte del Pontífice. Anticlericalismo en España lo hubo anterior a los años treinta, ejemplo de ello, la desamortización de Mendizábal. El anticlericalismo que alude Ratzinger, es el mismo que habían llevado a cabo otros países de Europa, en la separación Iglesia Estado. Manuel Azaña en las Cortes lo explicaba el 13 de octubre de 1931: “España ha dejado de ser el católica; el problema político consiguiente es organizar el Estado en forma tal que quede adecuado a esta fase nueva e histórica del pueblo español”. No obstante el Vicario de Cristo en la tierra, no debe de ignorar, que la Iglesia, después de pasar por el purgatorio de la II República, se resarció con creces, colaborando en el golpe militar que la hizo saltar por los aires; tomando parte de la Santa Cruzada de Liberación; implantando el nacionalcatolicismo, lo cual suponía que España pasaba de ser un Estado laico a un Estado confesional. Poco después de firmado el Concordato con la Santa Sede, el 21 de diciembre de 1953, el papa Pío XII en un Breve pontificio reconocía los méritos del protodiácono Franco, y le agradecía los servicios prestado, concediéndole la Orden Suprema de Cristo. Muerto este aspirante a la beatificación, volvemos a tener en España un Estado laico. La prudencia o irresponsabilidad del Gobierno, ha permitido que la Iglesia siga disfrutando de privilegios abiertamente contrarios a la Constitución, pero el Vaticano, desubicado en la historia como siempre, nos ha recordado que los vencedores de la contienda son los bueno, y como premio ha elevado a los alteres a los caídos de su bando; abriendo masivos procesos de beatificación y canonización. Es impropio de un Estado de derecho laico, permitir que un líder religioso falte el respeto al pueblo, al Gobierno y a sus leyes. Esta situación es producto de la debilidad del Gobierno en este terreno y en su ingenuidad. Pedro Taracena Gil.

TIENE RAZÓN RATZINGER Y ROUCO VARELA

Yo fui uno de ellos. Efectivamente, cuando me tocó vivir el nacionalcatolicismo en un pueblo de la provincia de Guadalajara, durante la década de los años cincuenta, yo fui uno de los españoles que me lo creí. Estaba convencido que dentro de la Iglesia que lo cubría todo, encontraría la felicidad y la salvación. A los catorce años llegué a Madrid y los siguientes estudios los hice bajo la disciplina férrea de una congregación religiosa. Allí me asaltó la presunta vocación de cura, y a punto estuve de caer en la tentación de irme al noviciado. Pero al final me normalicé y decidir quedarme en el mundo. Del paso de la adolescencia por el crisol de la Santa Madre Iglesia, ya se han ocupado los cineastas y demás historiadores. Pero comprendo al aparato de la Iglesia que defiende su tesoro, que en el caso de España fue un botín de guerra conquistado y merecido. Pero el Concilio Vaticano II, encendió un semáforo con sus tres luces correspondientes, alumbrando el libre albedrío que el ser humano podía decidir. Y yo decidí como otros muchos seglares y eclesiásticos, que la cuestión social era la única manera de entender el servicio de la religión. Pero estaba en un error, la religión no está para resolver problemas del mundo. Las desgracias que le acontecen al ser humano están para la santificación y la salvación de su alma. Y entonces se fue abriendo ante mí un gran abismo, que cada vez me alejaba más de la movida eclesiástica. No hay duda que el proceso democrático y constitucional de nuestro país, me ha deseducado de aquella esclavitud religiosa. Y utilizando la razón soy junto a mi familia y una multitud de españoles, libre sin que gobierne mi vida ninguna deidad, y menos su clase sacerdotal. De aquella huella del franquismo guardo sabor amargo, porque me robaron mi niñez y mi adolescencia. Pero al contemplar a estos definidores del bien y del mal, tengo claro quién es mi enemigo. Y no les perdonaré jamás que hayan manipulado al pueblo español desde el confesionario, el púlpito y desde la tarima de una clase o la cátedra de una universidad. Si soy ateo, agnóstico o creyente, es cosa mía. Yo desafío a los obispos y al mismo Papa, que sigan la religión de Unamuno: “Mi religión es buscar la verdad en la vida y la vida en la verdad”. Pedro Taracena Gil.

FUERA LAS MÁSCARAS, LOS POPULARES NO SON LIBERALES


Mienten los políticos de la derecha española al proclamarse liberales. El liberalismo es una doctrina que jamás puede ser asumida, por quienes tienen sus raíces en una dictadura. No condenan el régimen franquista y niegan a los ciudadanos sus derechos civiles de libertad. Postulan suprimir o mutilar derechos reconocidos en leyes salidas del Parlamento: Derecho a la libertad sexual, a través de una educación adecuada. Derecho a la libertad del individuo a casarse con quien desee y crear una familia con o sin hijos, naturales o adoptados. Derecho a la igualdad de la mujer y el hombre; expresión máxima de la libertad. Derecho a la libertad de la mujer para la interrupción del embarazo. Derecho a la libertad del control de la natalidad. El derecho al amor libre, es quizás la libertad que más les aterroriza. Y sobre todo anteponen el derecho a la propiedad de los hijos, por encima de la libertad de una hija menor a ser feliz y a liberarse de los prejuicios y complejos de sus padres. Los conservadores reprimen la libertad cuando ejercen de boticarios policías; velando por la castidad de nuestra juventud y negándoles la píldora del día después. Por todo ello hay que ser muy hipócritas para seguir manteniendo que son liberales. Sin embrago son liberales en lo económico: “dejar hacer dejar pasar, las cosas transcurren por sí solas”. Que es tanto como decir: El mundo se rige por las leyes de los mercados. Que el Gobierno no intervenga en las transacciones entre los empresarios con los trabajadores. El Estado cuanto más raquítico mejor, todo el poder y la libertad para aquel que pueda elegir. Impuestos, en permanente bajada. La educación y la sanidad en explotación privada. El sector público inexistente. Con esta doctrina el ciudadano es libre de elegir, pero sólo si lo puede pagar. La suerte que tienen los del Tea Party hispano, es que muchos trabajadores por cuenta ajena, compran su libertad votando al Partido Popular. Este esperpento es un insulto a la inteligencia y una sinrazón. Nadie tira cantos a su tejado, pero hay valores hispanos irrenunciables. Pedro Taracena Gil


EL SENTIDO COMÚN DE RAJOY

Cuando se habla del sentido común con ironía, se dice que es el menos común de los sentidos. De esta forma se pretende desmitificar a quienes sientan cátedra con el sentido común para afianzarse en sus postulados. Cuando el líder popular acude al sentido común para defender una opción política, no deja de ser una herramienta inadecuada, porque el sentido común, para que sea realmente común, tiene que ser asumido por el común de los mortales. Por toda la comunidad. De sentido común es comer cuando se tiene hambre y abrir el paraguas cuando llueve. El sentido común es simple, primitivo y universal, y no necesita ser afirmado por nadie. Es más, el sentido común cambia a través de la historia. Cuando Rajoy mantiene que su política es de sentido común, está apropiándose del sentir de los españoles como aval de la doctrina del Partido Popular. Pero este argumento que utiliza como el más sólido, se vuelve contra él como el más frágil. El poner el freno conservador a todos los avances, que la sociedad española está realizando en los últimos treinta y cinco años, no es la expresión del sentido común. El esfuerzo de una mayoría de los españoles, es el que marca la pauta para el progreso social y democrático de derecho. El sentido común de Rajoy, más bien es un chascarrillo para salir del paso, y no poner otros ejemplos más comprometidos. Si su programa de gobierno fuera de acuerdo al sentido común que tanto predica, ya lo habría hecho público. Y el sentido común de los españoles estaría satisfecho. Pedro Taracena

EL NAZISMO Y EL FASCISMO

En Alemania, el führer Adolf Hitler, jefe del partido único del nacionalsocialismo, es decir, el Nazismo, llevó a cabo un genocidio, protagonizando una limpieza étnica. En España, el caudillo Francisco Franco, jefe que acaparó a las fuerzas armadas y la Falange, después de derrocar la II República y salir victorioso de los tres años de guerra, implantó un régimen de terror y exterminio de republicanos, rojos, intelectuales, y todo aquel que no comulgara con el nacionalsindicalismo y el nacionalcatolicismo implantados. El paralelismo entre los dos regímenes se basa en que ambos se cimentaron sobre delitos de lesa humanidad. No así en su origen y final. Las circunstancias les trajeron consecuencias diferentes. A Hitler le llevaron las urnas a la cima más alta de su carrera política. A Franco el golpe de estado del 18 de julio de 1936. El führer sucumbió en la derrota de Alemania, en la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, el caudillo murió en su cama después de una dictadura de 40 años. El nazismo, los símbolos y su apología, están prohibidos en Alemania, más aún, negar que existió el holocausto, es delito. La Falange Española y de las JONS (Junta Ofensivas Nacionales Sindicalistas), gozan de total legalidad; pudiendo concurrir a las urnas y pudiendo acceder al Parlamento, si los ciudadanos le dar su confianza. La mal llamada modélica transición española, otorgó inmunidad a todos los protagonistas del evidente exterminio, después de terminar la guerra fratricida. Y además, a Falange Española, le ha sido aceptada una denuncia en el Tribunal Supremo, para procesar y juzgar a un Juez, precisamente, por investigar los crímenes cometidos por la misma Falange; formación política y paramilitar del franquismo. Por defectos de forma, finalmente ha sido retirada del caso. Con gran resistencia por parte de los franquistas, se está logrando hacer desaparecer los símbolos que recuerdan la nefasta época del dictador. Pero apología del régimen despótico y criminal, se lleva a cabo en la actualidad. Manteniendo la negativa de condenar el asalto a la República, y el execrable sistema del Movimiento Nacional, unidad inseparable de Falange Española. Este esperpento, típicamente español, ha creado una ley de partidos políticos, que impide que entren en política aquellos candidatos que no condenen la violencia. Mientras Arnaldo Otegui no condene la violencia de ETA, es cómplice de sus crímenes, y como consecuencia no podrá participar en las elecciones democráticas. Sin embrago, Esperara Aguirre y su Partido Popular, no condena el golpe de estado que derrocó la República, y mucho menos los crímenes del franquismo; ridiculizando el periodo republicano, y gozando de total inmunidad. Estas evidencias están justificadas porque la transición de la dictadura a la democracia, se saldó con una Constitución consensuada. Los franquistas optaron por una transición y no una ruptura. Y los vencidos cedieron su derecho a reivindicar justicia, en aras de un ansiado protagonismo. El broche de oro fue la ley de amnistía, con la cual los legisladores creyeron que los delitos cometidos por los opositores al régimen serían borrados, pero los franquistas tomaron la amnistía como una amnesia colectiva que inmunizaba del escarnio a sus verdugos. Los españoles de buena fe no renunciamos a la esperanza de encontrar un juez sobre la tierra, que aplicando el derecho internacional, juzgue los delitos de lesa humanidad, ajenos a cualquier impunidad, por ser delitos que no prescriben nunca porque son universales. La reconciliación entre los españoles, solamente tendrá lugar si se aplica la Justicia sin mutilar su carácter Universal. Que pertenece o se extiende a todo el mundo, a todos los países, a todos los tiempos. Pedro Taracena Gil

EL SECUESTRO DE "LA ROJA"

Me he sentido tristemente defraudado cuando los entrenadores de los equipos, a los cuales pertenecen los jugadores de la selección nacional, anunciaban con arrogancia, que sus jugadores no asistirían a la entrega de los premios Príncipe de Asturias, en el teatro Campoamor de Oviedo. Estos ínclitos señores, que se vienen denominando como el míster, no han entendido nada de la hazaña llevada a cabo por los jugadores, que ahora les retienen como si fueran de su exclusiva propiedad. Si el Príncipe de Asturias, cuando entregue el premio, La Roja, se presenta mutilada, algo huele a podrido en el deporte español. No es la primera vez que premiados con galardones internacionales, no pueden asistir para recibirlo personalmente, por motivos políticos; encarcelados, retenidos o perseguidos. Los jugadores que han elevado el futbol español a la cima más alta, no podrán asistir en equipo, porque han sido secuestrados por motivos económicos. Sí económicos, porque el deporte que defienden los entrenadores, son un negocio sin alma, y el precio de su cabeza son los resultados de sus jugadores. Pero el Estado a través de la Secretaria de Estado del Deporte algo tendrá que decir, y el mundo entero espera más cordura. Pedro Taracena

TODO ES NEGOCIO ALREDEDOR DEL PAPA

El Vaticano acepta cualquier línea de negocio, con tal de seguir apuntalando el negocio milenario. El papa sabe que su presencia en el mundo ha perdido lógica y eficacia. El episcopado español mantiene viva la empresa montada con la derecha, porque no desea perder cota de poder en España. Ambos se necesitan. Algunos hacen negocio con los anuncios de la prostitución, y a cambio ofrecen limosnas penitenciales para propiciar la visita del pontífice. Los banqueros prefieren subvencionar los gastos de Benedicto XVI, en vez de ceder en su ansia de usura y especulación, e indultar alguna hipoteca que otra. Hay políticos que ofrecen sus diezmos y primicias para que el pueblo español pueda obtener beneficios espirituales. Los catalanes ven detrás de la llegada papal, la pela, y los nacionalistas católicos contemplan la beatificación del arquitecto Antonio Gaudí, después de la consagración de su obra, la Sagrada Familia. Todos quieren hacer negocio con la llegada del vicario de Cristo. Están jugando con la financiación del viaje, como se negociaba con las indulgencias, que tanto escandalizaron a Martín Lutero. Pero los otros españoles debemos declarar al Papa, como persona non grata. Y que nadie se escandalice. Joseph Ratzinger es el soberano de un estado que propició y apoyo el derribo de la República, bendijo y tomo parte activa de la Guerra Civil, que su Iglesia denominó Santa Cruzada de Liberación, aunque se trataba de un exterminio que se extendió durante todo el franquismo. Mientras España y el Vaticano implantaron el nacionalcatolicismo en un Estado confesional. Y lejos de reconocer que fueron arte y parte del genocidio, han canonizado a todos los caídos en su bando. Benedicto XVI llega a una España, que ya no existe. La derecha franquista que desea que sigan impunes los delitos de lesa humanidad y los capitalistas, mercaderes y banqueros, son los que desean la bienvenida y ansían recibir su bendición. Me recuerda aquello de “sepulcros blanqueados…” Pedro Taracena Gil

ZAPATERO TIENE MIEDO AL GIGANTE AMARILLO

Mientras la Unión Europea no funcione para todos los asuntos con el mundo exterior, como si realmente fuera una unidad de estados realmente unidos, el Gobierno no puede escudarse en la UE para no exigir al gobierno chino, la exigencia de libertar para el nuevo Premio Nobel de la Paz, Liu Xiaobo. No hace mucho tiempo, los socialistas con la complicidad de los populares, limitaron el alcance de la Justicia Universal, para contentar al gobierno israelí. No es cuestión de homologarse con las críticas ramplonas del PP, frente a los conflictos con Marruecos y Venezuela; la diplomacia puede hace milagros, pero no al precio de silenciar la violación de los derechos humanos, o por temor a una presión económica. Si Noruega hubiera tenido en cuenta estos prejuicios y complejos no hubieran otorgado ningún Premio Nobel de la Paz. Pedro Taracena Gil

ZAPATERO Y EL VERBO REFLEXIVO MOJARSE

Es verdad que el líder de los socialistas está en su derecho de exigir mojarse a los populares. Arrimar el hombro, colaborar, sacar adelante al país de la crisis, y los asedios de los mercados. Pero también, José Luis Rodríguez Zapatero tiene que mojarse en otros muchos temas, que son inherentes al Gobierno de izquierdas que preside. Le reprocharé una vez más por la mutilación que hizo, con la complicidad del Partido Popular, a la Justicia Universal, lejos de mojarse en propiciar que siga siendo universal. En lugar de retirar la ley de libertad religiosa, tiene que mojarse y denunciar los acuerdos inconstitucionales con la Santa Sede y el Gobierno. Está bien que sea respetuoso con la Justicia, pero tiene que mojarse como ciudadano en el caso Garzón. El acoso y derribo que la judicatura española está sometiendo al magistrado, está siendo contestado por el mundo entero, y Zapatero puede y debe mojarse. Ahora tiene la oportunidad de mojarse ante la negativa de la Interpol a detener a los presuntos asesinos de Couso. La Justicia Universal, es universal en lugares, personas y circunstancias. También las denuncias de genocidio contra el franquismo, que Argentina ha presentado ante la Justicia española, es una oportunidad para que Zapatero se moje y apoye la denuncia, si desea que la Ley de Memoria Histórica, no quede anulada por la Ley de la Amnistía de 1977. Los anuncios de prostitución en la prensa española, está esperando que se moje de una vez, e imponga una prohibición radical, frente a la improbable auto prohibición por parte de los proxenetas y las empresas periodísticas. No es aceptable que se moje en una reforma laboral que sólo tiene su aprobación con cierta timidez por los llamados mercados, especuladores, la banca y el capital, en su acepción más dura. Aunque esté gobernado en un contexto europeo de fuerte implantación conservadora. Debe mojarse, también, con la izquierda española y los vapuleados sindicatos por, la mayor recalcitrante derecha. Su tan pregonado talante tiene que llevarle a buscar y encontrar lo que éstos tienen en común con el Gobierno, si sigue siendo de izquierdas. “Sigo haciendo política de izquierdas, progresista. Absolutamente”. Esta declaración son palabras, palabras, palabras… El PP ya ha proclamado que es el partido de los trabajadores.

“BAILAR CON LA MÁS FEA”

A los madrileños nos ha tocado bailar con la más fea, políticamente hablando. Me refiero a soportar a uno de los peores Partido Popular de toda España. Aunque el PP valenciano, entre en la meta de lo nefasto, con escasa diferencia con el de Madrid. Tanto en la Comunidad Autónoma, como en diputaciones y ayuntamientos. Ante el reto de ganar democráticamente las próximas elecciones en ambas comunidades, el Partido Socialista Obrero Español, vulgarmente, tiene que poderse las pilas. Salvando las distancias, han demostrado su saber hacer, en el País Vasco y en Catalunya. En Euskadi, han llevado una política sensata y realista; definitiva para la normalización y el reconocimiento de las víctimas del terrorismo. Y en Catalunya han sido capaces de sacar adelante el Estatut de Catalunya, a pesar de las pretensiones de los nacionalistas más radicales. En ambas comunidades han hecho historia. En Madrid, salga quien salga elegido como candidato, es urgente un plan de choque para los primeros cien días de gobierno. Sin olvidar que Izquierda Unida, es el compañero natural para emprender ese viaje. Este plan de choque, ha de colocarse en las puertas de los hospitales, colegios, universidades, residencias de la tercera edad, guarderías, bomberos, ayuntamientos y demás servicios públicos. Y en Valencia, las listas de todos los candidatos, implicados en delitos de corrupción, deben de mostrarse al pueblo, nada más darse a conocer las listas electorales. Los socialistas de Madrid, saldrán de su letargo, si toman ejemplo también de sus compañeras y compañeros de Andalucía, Extremadura y Castilla La Mancha. La situación de Madrid, tanto en la Comunidad como en el Ayuntamiento, es asfixiante.

CUANDO NO SE CONTENTA A NADIE

Lo que ha logrado Zapatero con sus reformas emprendidas para salir de la crisis, es el más difícil todavía, de una tarde circense. Es tan raro como no acertar ni un solo número en una quiniela, o en un boleto de la Bonoloto. Lograr que nadie acepte sus propuestas en el Parlamento, supone lograr un lugar en el centro, donde parece ser que se encuentra la virtud, pero que en la práctica ni existe nada. Puede deducirse que está errado, uno más, porque no hay solución confesable por lo arriesgada. O que, José Luis Rodríguez Zapatero, es en verdad, un encantador de serpientes, o un ingenuo que sigue creyendo en los Reyes Magos. ¿Cómo es que nadie haya sido capaz de presentar una alternativa, por disparatada que sea, a sus reformas? Los empresarios y los sindicatos, fracasan, con la implicación del Gobierno. Las izquierdas sólo han aportado críticas, y nos han dicho lo que todo el mundo sabe: Que quien NO ha provocado la crisis, los trabajadores, son los que la están sufriendo y pagando sus consecuencias. Los artistas, trabajadores de la cultura, están en contra, pero sólo han dicho que hacen la huelga porque quieren que Zapatero sea el candidato, que vuelva a ocupar la Moncloa. Los jueces progresistas, también están de acuerdo con la huelga. Los sindicatos de policía, aunque no la llevarán a cabo. Los estamentos económicos, han aceptado tímidamente las reformas del Gobierno y las han tachado de escasas. Desde todos los extremos se han escuchado epítetos calificando las medidas desde insuficientes a valientes, pasando por atropellos a los derechos de los trabajadores, hasta el trabajo sucio hecho a la derecha. Pero ¿cuál es la solución? El Partido Popular tiene la tiene, pero se la calla. El día que esté en el Gobierno, implantarán su política, la de toda la vida, la genuina, la que le ha dado buen resultado a los empresarios, no a los trabajadores…

EL DELEGADO DEL PAPA SUSPENDE EN HISTORIA

En época de crisis nos permitimos el lujo de gastar dinero en los fastos acontecimientos, que concedieron el pasaporte para ascender a los altares a Fray Leopardo de Alpandeire, el limosnero de Dios. Evento que el mismo beato, hoy hubiera rechazado por incoherente y anticristiano. El delegado del Papa, un prelado heredero de los pobres apóstoles, Ángelo Amato, dedicó a los concurrentes una homilía-discurso-mitin, para recordar los años de la Guerra Civil; siendo la Iglesia única víctima de aquellas atrocidades, como los cristianos lo fueron de la persecuciones romanas. No se puede atribuir al enviado papal ignorancia, sino perversa voluntad de ocultar la verdad o contarla a medias. Pero igual que el arzobispo acude a los historiadores para contar su verdad, cualquiera puede acudir a las hemerotecas y a los testigos vivos de esa época. La Iglesia y El Vaticano fueron colaboradores necesarios del golpe sangriento; exterminio planificado del nefasto 18 de julio de 1936. Además colaboró activamente en uno de los dos bandos; otorgando sus bendiciones e inclusive denominando a la contienda como Cruzada de Liberación. Una vez acabado el enfrentamiento fratricida, se repartió España como botín de guerra con Franco; implantando un Estado confesional e implantando el nacionalcatolicismo; siendo cómplice del genocidio franquista durante cuarenta años; bendecido por el Concordato con la Santa Sede. Lo que pasó en Granada fue una vergüenza. Lejos de archivar el proyecto de ley de libertad religiosa, el Gobierno debería presentarla en el Congreso de los Diputados y denunciar el acuerdo inconstitucional del Reino de España y la Ciudad del Vaticano.

JOSÉ BONO, EL ADULADOR

José Bono presentó el acto que conmemoraba el 200 aniversario del inicio de la elaboración, por Las Cortes de Cádiz, de la Constitución Española, denominada La Pepa, por haber sido sancionada el día de San José de 1812. El Presidente del Congreso de los Diputados estuvo escaso en recursos históricos y ausente de la más mínima pedagogía, para explicar la importancia de ese hito histórico, en su punto medio. El contenido de su discurso es el vivo reflejo de la Historia raquítica que se cuenta en las escuelas en el día de hoy. En su intervención exageró el papel del Rey y no mencionó otros acontecimientos que cuando no se mencionan, la verdad histórica queda mutilada. Bono se comportó gratuitamente como un adulador del Don Juan Carlos; omitiendo la tradición constitucionalista de España, que comienza, no desde 1810, sino desde 1808, con la Constitución de Bayona, en nombre de un impostor, José Bonaparte y evocando a “Dios Todopoderoso”. Cuatro años más tarde tiene lugar la segunda experiencia constitucional, en nombre de un rey ausente, Fernando VII, y esta vez también acogiéndose al: “Padre Hijo y Espíritu Santo autor y supremo legislador de la sociedad”. En esta Carta Magna, motivo del evento de Cádiz, el rey “es por la gracia de Dios y la Constitución de la Monarquía española”. La siguiente experiencia para dotar a España de una constitución democrática, fue la Constitución Federal de la República Española de 1873, que no se llegó a promulgar. Lo más importante de este texto es que: “Toda persona encuentra asegurados los derechos naturales en la República”. Sin mencionar a Dios y sin estar bajo la sombra de ninguna monarquía. Y llegamos a la Constitución de la República Española de 1931. Y declara por primera vez, y este es el hito democrático: “Los poderes de todos sus órganos emanan del pueblo”. El poder emana del pueblo. Y llegamos a la Constitución Española de 1978. Una constitución consensuada entre los centristas y la izquierda, con la oposición de los más fieles franquistas. Un texto que arropa y legitima a un príncipe que mantuvo un maridaje con la dictadura. Bono se excede en atribuir al Rey logros que fueron de la izquierda democrática. La constitución actual se parece más a la republicana que a la tan vitoreada Pepa. “La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del estado”. Algún día explicaremos a nuestros hijos toda la verdad, no la Historia a medias.

LA AGENDA DEL GOBIERNO

Los medios de comunicación cumplen una función muy noble ante una sociedad libre. Informar con veracidad y de forma completa de todo lo que acontece en el mundo. Pero también sabemos que constituyen el cuarto poder. Y aunque no son exactamente un lobby, un grupo de presión, su objetivo les lleva a controlar la agenda del Gobierno de turno. La consigna implícita que pasan a los periodistas de campo es doble: Sacar a los políticos la noticia más impactante y sobre todo en primicia exclusiva, y jugar a adivinos sobre la voluntad de los políticos. Que es tanto como decir, manejar el control de su agenda. No obstante, es fácil observar que en temas de secuestros, iniciativas del Ejecutivo y de hipotéticas crisis, la prensa ha perdido comba. Es curioso cómo desde una editorial se comienza a urdir que tal o cual situación política es insostenible. Y cuando los receptores del mensaje no se dan por aludidos, los periodistas se enfadan e insisten en que ellos tienen razón. Si la crisis tiene lugar después de tres meses, ellos siempre tiene la entradilla de: “Ya lo dijimos en el periódico…” Pero si la crisis no se produce, el silencio es su mejor salida. Hoy día la globalización proporciona tanta información al instante, que las opiniones o los análisis que manejan los periodistas, tertulianos, quitando los más sagaces especialistas, no suponen ninguna exclusividad y mucho menos novedad informativa. De aquí ese ansia en interrogar al político para que te cuente algo que está escuchando todo el mundo. Es comprensible que el periodismo actual no le agrade estas consideraciones, pero quizás deba de reconvertirse, como si de una burbuja inmobiliaria se tratara.

LAS DAMAS DEL ROMERO

En las mañanas de los fines de semana, en el Parque del Buen Retiro de Madrid, aparecen Las damas del romero. Mujeres ataviadas con ropas oscuras, a veces, con grandes delantales, vestimentas y calzados fuera de época. Rostro cetrino y pelo azabache, llevan en sus manos pequeños ramos de la planta olorosa del romero. Cuyo arbusto se presume que, siendo autóctono, no debe ser de cosecha propia. Se dedican a formular la más seductora de las acogidas, a propios y extraños; Tratando de convencer a lugareños y foráneos, que en sus manos están escritos presagios, que la dama del romero puede revelar. Los acosos con más éxito suelen ser cuando se aprovecha un variable emotiva y sentimental. Enamorados, embarazadas o padres jóvenes con niños. Si el transeúnte se rinde a la seducción, la dama del romero tomará su mano y al margen de la más elemental quiromancia, recitará una retahíla de ripios que contienen toda una tradición ancestral; proclamando con gran agilidad presagios y augurios favorables a la persona que los recibe. El receptor escucha com agrado todo aquello que desea escuchar. Y algún día recordará que, efectivamente, la dama del romero tenía razón. Al concluir, sólo los extranjeros o los más ingenuos, creyeron que esta recepción dispensada en el popular parque, sería una atención del alcalde de la ciudad. Pero la exigencia de un precio por los servicios prestados, deshace la ilusión. La desagradable sorpresa se palia con la educación y cortesía del sorprendido y acosado. Puede darse el caso, como no podía ser de otro modo, que haya personas que rechacen rotundamente la rama de romero y sus consecuencias. E increpen a la dama con alguna frase de contenido desatinado; creándose una situación tensa, donde los buenos deseos de la pretendida acogida, se convierten en dijes y malos presagios, sin que sea necesaria la lectura de las rayas de ninguna de las dos manos. Los paseantes siguen su recorrido por el parque y Las damas del romero, insisten en derramar suerte a través del la planta aromática.

LAS INFANTAS NO VAN A "LA ESCUELA"

Los Príncipes de Asturias han decidido llevar a sus hijas a un colegio privado. Están en su derecho, como cualquier español, que tenga medios para pagarlo. Pero don Felipe y doña Letizia no son una familia al uso, son los herederos de la Corona de España. Y sinceramente no dan buen ejemplo con ello ante los ciudadanos. Apenas hay disculpas y justificaciones para segregar de esa forma a las infantas. Si eligen este colegio porque garantiza una buena educación, una calidad en la enseñanza, esto supone que la Educación Pública, no es capaz de alcanzar el nivel requerido para la familia real. Qué otros motivos puede haber. ¿Seguridad? La misma seguridad se puede garantizar en cualquier colegio. No quiero pensar que también han elegido el tejido social de los compañeros de sus hijas. Me gustaría que tuvieran una experiencia personal con la Educación Pública, como la tuvo su padre, El Rey, con la Sanidad Pública. Quizá ya será tarde. Hubiera sida más formativo para el Príncipe de Asturias, que en vez haberle sometido a la formación militar, hubiera estudiado todos los estudios obligatorios con el pueblo, sin más. Nuestra monarquía es del siglo XXI, no del XIX. Al pueblo real no se le conoce en las visitas puntuales, donde las emociones se desbordan. La vida real es otra. Y quizás el oficio de rey no se aprende en ninguna escuela especial.

“Manos Unidas “
PRÍNCIPE DE ASTURIAS DE LA CONCORDIA

Muchas felicidades por el merecido premio Príncipe de Asturias de la Concordia a Manos Unidas, ONG dependiente de la Iglesia Católica. Es indiscutible la labor que hace de norte a sur en proyectos que abarcan, sobre todo, la subsistencia y la educación. Pero es preciso denunciar que “Manos Unidas”, en lo tocante al concepto del progreso social y la moral, está anclada en las viejas estructuras de las misiones de la Iglesia, extendidas por todo el mundo. Donde aspectos fundamentales de las directrices de organizaciones internacionales, como la ONU y la OMS (Organización Mundial de la Salud), la Iglesia rechaza y critica de plano. Estamos hablando de las medidas contra el sida; rechazando el preservativo y cualquier control de la natalidad. Se puede mencionar la educación sexual como derecho humano. La igualdad de la mujer y el hombre, que la Iglesia no respeta. La lucha en positivo contra la ablación, no solamente como mutilación humana, sino como extirpación del derecho a una vida sexual en igualdad con el hombre. Si la educación que imparte en estas nuevas misiones, no tiene como objetivo, los derechos humanos contenidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, nunca estos pueblos, a quien se les ayuda con toda la buena voluntad, alcanzarán su lugar en el mundo con dignidad. Hay que superar el viejo concepto de la caridad del misionero; imponiendo la moral tradicional de la Iglesia para salvar las almas. A pasar de todo ¡Bravo! por su trabajo y ¡Felicidades! por su galardón.


SER FRANQUISTA Y DEMÓCRATA A LA VEZ

El Partido Popular no tiene en su agenda política, condenar la dictadura franquista. Se esconden en la legalidad de la Transición, la Amnistía y la Constitución Española de 1978. Los populares creen que esta legalidad amordaza las voces de las víctimas. También se aprovechan de que para ser demócrata y constitucionalista en España, no es necesario condenar la dictadura, que el pueblo español padeció. El afán de pasar página, los herederos de Franco y la izquierda, ambas partes, inventaron la palabra vacía del consenso, y dejaron a un lado la justicia y la reconciliación. Pero ahora este esperpento pasa factura. La primera víctima es el juez Garzón y detrás el resto de las caídos del genocidio. Sí, genocidio, exterminio y delitos de lesa humanidad. Debemos de acostumbrarnos a vivir con estos términos. Éstos y no otros, nos llevarán a la verdad. No es compatible que el Partido Popular se niegue a condenar el golpe de estado y todo lo que vino después, arrogándose una postura negacionista, y quiera que España siga siendo: “Una Grande y Libre”, como si nada hubiera pasado. No tiene ningún sentido que exijamos que la izquierda aberzale, para que pueda entrar en las instituciones, condene el terrorismo, y los populares, lejos de condenar el franquismo, niegan que existió. La España legal seguirá avanzando, pero se aleja cada vez más de la reconciliación. Los dos partes enfrentadas, cada día estamos más radicalizadas. Lejos de presentarnos ante el mundo como modelo de transición, de una dictadura a una democracia, nos han pasado por delante: Alemania, Argentina, Portugal, Chile y Grecia. La ley del Punto Final no ha funcionado en ninguna parte del mundo. Ser franquista y demócrata a la vez, ahí los tenemos…

WIKIPEDIA, ENCICLOPEDIA LIBRE

“Nuevos imputados por introducir insultos en la biografía de Arenas en Wikipedia”. Este titular se venía venir, y además por la naturaleza de esta peculiar enciclopedia, es normal que esto suceda. En la Red de Internet surgen infinidad de oportunidades, para que los habitantes del mundo entero se comuniquen a tiempo real, estén informados al momento de todos los eventos allí donde acontecen, y encuentren casi todo lo que necesitan para satisfacer su curiosidad. Otra cosa muy distinta es que Internet sea el nuevo depósito del conocimiento humano. Wikipedia es una Web que se anuncia como una enciclopedia libre. Si aplicamos con un mínimo rigor cualquier acepción de la palabra enciclopedia, en todas hace referencia a las ciencias. La presunción de que Wikipedia lo sea, es una entelequia. Jimmy Wales pretendió con este invento crear una enciclopedia donde todas las personas que lo desearan aportaran sus artículos al servicio de los demás. La globalización de la información lograda es cutre. Los trabajos no se firman. Ni tampoco están avalados por ninguna autoridad académica ni científica. Navegando por este pretendido campo del saber, encontramos información útil y otra menos útil. Contenidos con total ausencia de rigor y otros que faltan a la verdad. Páginas que muestran un título que reclama que alguna entidad capaz, que domine la materia se haga responsable de concluir el trabajo. Y como no podía ser de otra forma, hay mucha basura. No hablo de memoria, he pretendió participar en este foro anónimo de contenidos diversos y la buena y generosa intención de su fundador, se me ha desvanecido. Navegando por Wikipedia, el internauta se encuentra con un software el cual se convierte en el único interlocutor. En el diálogo mantenido con él hace referencia a la comunidad, a la discusión y los bibliotecarios. Se insiste en la utilización de un lenguaje limpio y guardando las formas de cortesía. Después de intentar aportar artículos que creía que podían ser de interés, complementos o correcciones en otros ya existentes, el resultado me ha llevado a la figura del bibliotecario. Éste es un título que se otorga para que un Nick pueda autorizar o no una publicación. Detrás de este Nick se presentaba una persona, quien se prestaba para ser interlocutor para salvar los problemas que hacían impublicable mi trabajo. Y esa comunicación no se produjo, el software me remitía a un bucle sin fin. Mi conclusión ha sido clara. Esta pseudo enciclopedia no tiene ningún mérito para fiarse de ella. Para los estudiantes es nociva. No hay responsables porque no se permite la firma de los textos. Cuando se navega por las páginas de publicación, se tiene la sensación de estar en un lugar siniestro, oscuro y farragoso. Y esta sensación se constituye en una certeza cuando se descubre que tu publicación ha sido borrada por un bibliotecario, que inapelablemente acude a la decisión de la comunidad, aludiendo a la discusión. En román paladino, una organización turbia custodiada por censores, que jamás dan la cara. Es un espejismo del saber. Mi propósito era limpiar una Web concreta, de imprecisiones y mentiras, y no lo he conseguido.

El 1004 y similares

Con demasiada frecuencia son noticia los operadores de telefonía fija y móvil, y casi nunca por motivos de buen servicio, de ofertas interesantes para el usuario, bajada de precios o aumento de cobertura y velocidad de transmisión o navegación. Pero ahora su afán de inflar la facturación ha llegado a límites escandalosos. En las facturas detalladas de los móviles aparecen cargos de compañías con CIF distinto a la operadora contractual, cargando mensajes que el abonado recibe y paga. Sin acuerdo alguno por parte del cliente. El organismo competente para denunciar estos abusos es, la Secretaría de Estado para las Telecomunicaciones, y este organismo es el que vela para que los contratos del operador con el usuario se cumplan. Pero además violan otro derecho del ciudadano, cuando la compañía titular de la línea contratada, cede el número de teléfono a otras empresas para enviar toda clase de basura publicitaria y ambas firmas cobran al cliente esos presuntos servicios prestados. Cuando nadie se ha dado de alta voluntaria en ellos. En este caso la responsable de denunciar este abuso es, la Agencia Española de la Protección de Datos; siendo grave el que una compañía ceda los datos de las personas físicas, para enviar mensajes no deseados y además hacer negocio a su costa. Pero donde se produce el abuso, la falta de atención y de respeto al cliente se produce cuando el usuario defraudado, se le ocurre llamar al número de asistencia al cliente, que cada operador viene anunciando. Basta marcar este número maldito para vivir una experiencia inútil y amarga. Los usuarios solamente seremos atendidos si acudimos a organismos oficiales o los Tribunales de Justicia. La delincuencia de guante blanco, también, está en las líneas telefónicas. Pedro Taracena Gil

“EL PRÍNCIPE DE ESPAÑA”

La revista EL NOTARIO se ha hecho eco del 25º Concurso Internacional del Notariado. Pero han cometido, más que una imprecisión, un error garrafal, al escribir que habían invitado a presidir el acto a los PRÍNCIPES DE ESPAÑA. Y anunciaba que el discurso inaugural del congreso estaba a cargo del PRINCIPE DE ESPAÑA. Don Felipe de Borbón y Doña Letizia, nunca fueron Príncipes de España. Este título se lo adjudicó el dictador Franco al Rey Juan Carlos. Tratándose de notarios, lejos de un laxus lingue, es una reminiscencia del pasado. El subconsciente les ha jugado una mala pasada, el hábito les ha llevado a que el Principado de Asturias, sea también de origen franquista. Aunque por ser el heredero ostenta tan categoría. Si se consulta en su página Web, alguien les ha refrescado la memoria. Sería injusto que matasen al mensajero. Aunque lo hayan redactado periodistas, algún notario debía de haber estado en este siglo. Pedro Taracena Gil

LA AGENDA DEL GOBIERNO

Los medios de comunicación cumplen una función muy noble ante una sociedad libre. Informar con veracidad y de forma completa de todo lo que acontece en el mundo. Pero también sabemos que constituyen el cuarto poder. Y aunque no son exactamente un lobby, un grupo de presión, su objetivo les lleva a controlar la agenda del Gobierno de turno. La consigna implícita que pasan a los periodistas de campo es doble: Sacar a los políticos la noticia más impactante y sobre todo en primicia exclusiva, y jugar a adivinos sobre la voluntad de los políticos. Que es tanto como decir, manejar el control de su agenda. No obstante, es fácil observar que en temas de secuestros, iniciativas del Ejecutivo y de hipotéticas crisis, la prensa ha perdido comba. Es curioso cómo desde una editorial se comienza a urdir que tal o cual situación política es insostenible. Y cuando los receptores del mensaje no se dan por aludidos, los periodistas se enfadan e insisten en que ellos tienen razón. Si la crisis tiene lugar después de tres meses, ellos siempre tiene la entradilla de: “Ya lo dijimos en el periódico…” Pero si la crisis no se produce, el silencio es su mejor salida. Hoy día la globalización proporciona tanta información al instante, que las opiniones o los análisis que manejan los periodistas, tertulianos, quitando los más sagaces especialistas, no suponen ninguna exclusividad y mucho menos novedad informativa. De aquí ese ansia en interrogar al político para que te cuente algo que está escuchando todo el mundo. Es comprensible que el periodismo actual no le agrade estas consideraciones, pero quizás deba de reconvertirse, como si de una burbuja inmobiliaria se tratara. Pedro Taracena Gil

LAS CÁMARAS PRIMERO

El derecho a estar informado, al menos en el mundo occidental, está por encima del derecho a ser socorrido como víctima de una catástrofe. La prueba evidente es que antes de que lleguen, si llegan las ayudas humanitarias de la ONU, allí están las cámaras de televisión para captar toda clase de detalles de las tragedias humanas, y si puede ser en primicia, mejor. Además aquí, en el llamado primer mundo, se respeta la intimidad de los niños y salen en las pantallas con el rostro difuminado. Si los niños son del Pakistán o la India, se muestran primeros planos de rostros famélicos, moribundos, con mocos, y moscas alimentándose de su miseria. Es verdad que el cuarto poder no está para socorrer a nadie, pero esto demuestra lo absurdo y perverso del sistema. Los medios de información parece que son los que crean la necesidad cuando se produce la noticia, y que ya está resuelta la catástrofe, cuando dejan de informar; siendo verdad que, en situaciones límite, los gritos de socorro de las víctimas han puesto en evidencia la desidia de las autoridades correspondientes, a través de las primeras páginas de la prensa, con ciertas imágenes en los telediarios del mundo entero. En otros casos, es posible que los reporteros enviados por los medios, en su cándida inocencia, crean que sus reportajes mueven a los estados para acometer la ayuda necesaria. Pero en realidad, sólo sensibilizan a los telespectadores que contemplan impotentes la perversión de las grandes potencias, y la corrupción de los gobernantes implicados. ¡Bravo por los periodistas! Que a veces están al servicio de una causa estéril, inocua e inútil. Otra cosa bien distinta, es su presencia en un conflicto bélico donde se nos oculte la verdad y donde haya ausencia de libertad de prensa. Pedro Taracena Gil

EL ÁNGEL CAÍDO

Digan lo que digan los nostálgicos franquistas; hagan lo que hagan sometiendo al más burdo transformismo, los símbolos y atributos de uno de los sátrapas de mayor tamaño de la historia, sólo existe un Ángel Caído. Para ilustrar la incultura de aquellos que con falta de buena voluntad, intentan maquillar la simbología exégeta de los crímenes contra la humanidad, hay que decirles que el genuino Ángel Caído es una escultura de Ricardo Bellver Ramón (Madrid 1845), realizada durante su estancia en Roma en 1874; obteniendo la primera medalla en la Exposición de Bellas Artes. Es un insulto a la cultura que se otorgue el nombre de un personaje teológico y alegórico el mismo título que, a verdaderos adefesios de la iconografía falangista, eclesiástica y militar. El Ministerio de Cultura debería intervenir, en aras del sentido común. Sería curioso y esperpéntico a la vez, que los apologistas de la dictadura fascista explicaran el porqué de ese título. Además, el Ángel Caído situado en el parque de El Buen Retiro de Madrid, llama la atención porque estando en el corazón de la España, reserva religiosa de Europa, es la única escultura dedicada al demonio. Y permanece ahí, aunque superando ciertas resistencias de católicos trasnochados. Es el símbolo, no de la rebeldía contra Dios, sino contra la sumisión a cualquier forma de tiranía. El ángel Luzbel o Lucifer, cuando gritó NON SERVIAM, fue un acto de trasgresión de la razón contra la fe. Estoy ansioso por saber la explicación simbólica del ángel caído canario. Pedro Taracena Gil

LA NUEVA Y FLAMANTE DEFENSORA DEL PUEBLO

La Defensora del Pueblo ha descendido a la arena política defendiendo con insólito desparpajo la ideología propia de la cuna de la cual procede; homologándose con la línea del Partido Popular y el ala más conservadora del Tribunal Constitucional. Según la Constitución la institución del Defensor del Pueblo no representa la soberanía popular, sino que es el alto comisionado de la Cortes Generales para la defensa de los derechos de los españoles. Presentar un recurso sobre leyes catalanas y argumentar políticamente su constitucionalidad es una alteración de funciones. Pero ya que la Defensora del Pueblo opina y debate sobre estas cuestiones, le podemos decir que es de sentido común y de índole práctica, que si un extranjero llega a Catalunya para integrarse, comience a conocer el catalán que es la lengua con la cual se va a entender mejor para integrarse en la comunidad catalana. Y después puede conocer el castellano, que le permitirá adentrarse en el resto de España. La Defensora del Pueblo con sus aportaciones está tratando de defender los derechos de un ciudadano que de ninguna manera está en peligro. Y sin embrago se está comportando como una militante del Partido Popular más. Aunque su puesto lo desempeña de forma interina, que sea prudente con las instituciones del Estado, ese celo lo guarde para defender otros colectivos más amenazados: Inmigrantes, gitanos, chabolistas, Las Barranquillas y La Cañada Real en Madrid, sin ir más lejos. Allí sí se pisotean todos los días los derechos más elementales de la persona. Pedro Taracena Gil

¡ALLÍ ESTAREMOS!

Si Esperanza Aguirre no nos deja su casa, es decir, la Casa de Correos, que es de todos los madrileños, no es porque ella no apoye la causa de homenajear a Lluís Companys, por ser en ese mismo edificio donde le torturaron, sino que el verdadero motivo es que no cabemos todos los que estamos convocados. Dudar a estas alturas de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, a la hora de buscar su apoyo, como el de todo su partido, en cuestiones de la Memoria Histórica, es cometer contra ella una flagrante injusticia. ¿Cuándo ha dejado Aguirre de condenar el 18 de Julio de 1936, el derribo de la II República y el genocidio franquista? Que nadie ponga en duda que el mismo entusiasmo que demuestra imponiendo la corona de laureles el 2 de mayo en la fachada de su casa y evoca con fervor la Constitución de 1812, promulgada por las Cortes de Cádiz, el próximo día 18 de septiembre saldrá al balcón de la Casa de Correos, para recibir a los convocados. La Presidenta de la Comunidad de Madrid es conocedora de que su legitimidad, es exactamente igual que la legalidad que llevó a Companys a ser President de la Generalitat. Y es público y notorio que Aguirre es una demócrata, constitucionalista y amante del Estado de la Autonomías. Y es un honor para ella presidir un homenaje de un presidente autonómico que la precedió en la estructura descentralizadora de España. Además Aguirre jamás ha dejado pasar ni una sola oportunidad para fomentar la armonía con Catalunya y los catalanes. También reconoce que ella es Estado, igual que lo era Companys. Que nadie tenga complejos ni prejuicios sobre el comportamiento institucional de Esperanza Aguirre. Pedro Taracena Gil

EL CUARTO PODER

Ya es público y notorio que en las democracias modernas, a los Medios de Comunicación se les considera el CUARTO PODER DEL ESTADO. Pero este poder no tiene control por parte del pueblo al cual pretende servir. En España:
1. El Poder Legislativo es elegido cada cuatro años por el pueblo. El control se renueva mediante las elecciones en Las Cortes Generales.
2. El Poder Ejecutivo sufre el control del Parlamento que representa la soberanía nacional.
3. El Poder Judicial, está sometido a la ley y a los jueces. Y se puede recusar a un juez cuando su conducta esté bajo sospecha. Y el Derecho Procesal en España garantiza la limpieza y el respeto de todos los derechos del acusado. Sin distinción.
4. El cuarto poder, fáctico y en minúscula, lo ejerce los medios de comunicación. Pero ¿quién controla a los medios? Sólo los jueces bajo denuncia de los ciudadanos. Su corporativismo les protege y les deja inmunes a cualquier crítica. Para ellos el derecho a informar es ilimitado, exclusivo y excluyente. Y el derecho a la libertad de expresión está por encima de la dignidad de la persona. Su función no es informar lo más objetivamente posible. Ellos consagran su quehacer diario a la noble tarea de cazar el titular con más garra. Sin importar la forma y menos su contenido. Y si este titular tiene tintes de exclusividad, el trabajo es perfecto. Podemos aceptar que no hay prensa independiente porque todos están sujetos a la línea editorial de cada medio. Y en esta riqueza de opciones, el ciudadano compara, discrepa y se forma una idea más cercana a la realidad. Entonces ¿quién controla a los medios? La contestación es una vez más: nadie. Con el caso de los anuncios de prostitución ha saltado la evidencia. Seguidamente trascribo la correspondencia mantenida con la Defensora del Lector de El País. El negocio por sucio que sea, prima más que la calidad de los contenidos. Las fotos explícitas de la prostitución en el mercado de El Borne en El Rabal de Barcelona, es un esperpento, cuando se comprueba que el mismo diario hace publicidad de la prostitución en sus páginas. Un negocio más en el mismo cuadernillo donde se ofrece la guía comercial completa. El silencio del resto de los medios, es cómplice. Los lectores sólo podemos dejar de comprar el periódico y el Gobierno y el Parlamento sólo les sugieren que se AUTOCONTROLEN. Con la agresión que la prostitución supone para la mujer y el Ministerio de Igualdad en silencio, podemos jubilar a la ministra.


Secuencia de una evidencia

Primer Mensaje
De: Lector a Defensora del Lector
Asunto: SOS DEFENSORA

Señora Defensora del Lector de El país (Grupo PRISA)
Es mi deseo que acuse recibo, por cortesía, de mis innumerables mensajes.
De otro modo estaría demostrando que es defensora del Grupo, no del lector.
Con todo respeto, atentamente.
El Lector

Segundo Mensaje
Defensora elpais.es
Para: El lector
fecha10 de septiembre de 2009 17:49
Asunto: SOS DEFENSORA
Apreciado Sr. Lector: Creo que usted está convencido de que soy defensora del Grupo Prisa de manera que acepte esta respuesta, no como un intento de convencerle de nada, sino como una muestra de respeto a sus consideraciones. Comprendo que no comparta el contenido de mis artículos ni la forma en que realizo mi función. Es su derecho. Yo por mi parte trato de hacer mi trabajo con la máxima honestidad y desde luego dispongo de total independencia. Lamento que haya llegado usted a la conclusión de que estoy aquí para defender al grupo. Esto es algo con lo que ya contaba: para los de afuera soy demasiado de dentro, y para los de dentro soy demasiado de afuera. Sin embargo, puedo asegurarle que desarrollo mi trabajo de una forma absolutamente libre. Entiendo que no esté de acuerdo con la forma en que me expreso o resuelvo los asuntos. Pero es mi forma de ver las cosas. Y no voy a cambiar mi forma de ejercer el cargo, pues lo hago con toda la convicción. No necesita usted culpar al grupo de lo que yo diga. Yo soy la única responsable.
Saludos muy cordiales,
Milagros Pérez Oliva

Tercer Mensaje
El Lector
Para: "Defensora elpais.es"
fecha10 de septiembre de 2009 20:26
Asunto: SOS DEFENSORA
Apreciada Sra.Pérez Oliva: Muchas gracias por acusar recibo de mi reclamación. Le agradezco todas las explicaciones que me ofrece, pero al margen de que su función pueda ser discutida por ambas partes: El público y el medio, mi denuncia sigue siendo la misma y nada tiene que ver con la problemática de la función que desempeña. He mencionado el grupo PRISA por su corporativismo. Pero en particular su aptitud frente al diaria El País, sigue siendo de sumisión a la línea editorial, en una materia que usted, no puede, no quiere o no le conviene transmitir públicamente que un lector denuncie la línea de negocio sobre la prostitución. ¿Por qué sí ha hablado de ello el diario Público? Porque Público ha renunciado a la publicidad de la prostitución. Y El País tiene a sus colaboradores amordazados sobre este tema. No se trata de una opción libre de la Defensora del Lector, es una imposición. Y habrá, yo no lo dudo, quien a nivel personal aplaudan los anuncios sobre la prostitución, espero que no sea su caso.
Gracias por todo y usted personalmente reciba mis más profundos respetos.
El Lector