viernes, 30 de diciembre de 2011

SANTA MISA O MITIN POLÍTICO...

El espectáculo que los obispos nos brindan en Madrid por estas fechas desde hace unos años, es anacrónico y anticonstitucional. Se trata de la puesta en escena del nacionalcatolicismo propiciado por la Iglesia y avalado por el Partido Popular. No es una manifestación religiosa acogida a la libertad que la Constitución ampara. Se trata de una misa-mitin con un contenido que hace coincidir con las reivindicaciones de la derecha más recalcitrante y caduca. En materia de libertad sexual, derechos de igualdad y reconocimiento de la familia sin encorsetamientos medievales. Derechos que legítimamente han sido reconocidos en nuestro ordenamiento jurídico. La naturaleza de esta manifestación es política-religiosa. Más política que religiosa. Si fuera una manifestación de la Iglesia ejerciendo sobre sus fieles el magisterio auténtico que le confiere su dignidad pastoral, no se ocuparían exclusivamente de los preceptos que tiene relación con el sexto mandamiento: libertad sexual, matrimonio entre personas del mismo sexo, divorcio, control de la natalidad, aborto, igualdad, libertad de la mujer a decidir sobre su maternidad. Si esta liturgia se hiciera con vocación de predicar la doctrina cristiana, no se omitirían contenidos como la justicia social, los derechos de los trabajadores, las usuras y los hurtos de los especuladores, banqueros y empresarios sin escrúpulos. Si dicen protegen a la familia, no sólo se protege por el sexto mandamiento con una célula familiar arcaica y caduca, patriarcal y machista. La voz de la Iglesia está cayada cuando los usureros banqueros apoyados de despiadados jueces, desahucian a familias de todo tipo por estar en la miseria sin poder hacer frente a la engañifa de las hipotecas basura. La crisis en el mundo y en España abre a los obispos un auténtico campo de misión, si de misioneros y apóstoles se trata. Pero está muy claro que ese magisterio lo tienen inédito. Los obispos españoles añoran los tiempos de Franco. Del golpe del 36 que ellos bautizaron con el nombre de Santa Cruzada. De la dictadura donde lograron la implantación del nacionalcatolicismo a través del Estado confesional católico. Esta celebración es la nostalgia del tiempo pasado y la esperanza de volver con el PP a la alianza, al menos de hecho, entre el trono y el altar. Es verdad que los patrocinadores de estas posturas, superadas allende los Pirineos, son las huestes de Kiko Arguello (kikos), el Opus Dei, la clase episcopal, la burguesía católica, los religiosos implicados en los negocios de la educación, único púlpito que les queda y la derecha española, coetánea de la Iglesia en las andanzas del Caudillo desde 1936 hasta su muerte. Esta manifestación de exaltación a la única familia posible es una vergüenza nacional y un esperpento ante el mundo. Pero estos hechos han tenido el beneplácito de las izquierdas, las derechas y la Corona, que para eso Juan Carlos I ostenta el título de Rey Católico y Rey de Jerusalén. La España reserva espiritual de occidente.

LA DERECHA MAESTRA EN GOLPES DE ESTADO

La derecha española es maestra y puede impartir clases magistrales en golpes de estado de diversa índole. Que la derecha dé un golpe al estado del bienestar está dentro de su programa político permanente. Presta sus servicios al capital porque es el capital. Que las instituciones europeas sólo impongan el único camino del liberalismo económico, a los demás estados de la Unión Europea, es natural porque el mundo financiero, especulador y usurero, es del mismo tejido que el político y empresarial. Es decir, que forman un perverso círculo vicioso, integrado en el partido popular europeo, inspirado en el pensamiento único donde está excluido el pueblo. Es una falacia mantener que no hay otra vía para hacer justicia. En España, los señores del PP han elevado a los altares a los socialistas. Zapatero hizo muy mal en congelar las pensiones, con un efecto negativo. Pero la perversión de Rajoy supera con creces al desatino de su predecesor. En la solemnidad del discurso de su investidura, anunció que iba a recuperar el poder adquisitivo de las pensiones; utilizando esta contrapartida propagandística, ha elevado las pensiones el 1%, cuando la inflación está en más del 2%. Con una promesa de compensar este desfase al año que viene. La mentira del nuevo presidente está servida, y además es patética y cínica. Protestamos enérgicamente porque los mercados han implantado la dictadura del dinero y quitan a políticos y ponen tecnócratas, algunos llorando por cobardía o impotencia. Pero en España, por ejemplo, ha sido el pueblo soberano quien democráticamente ha cambiado al Gobierno. Sociológicamente no parece coherente que la inmensa mayoría de la sociedad, victima doble de la crisis y sus consecuencias, vote masivamente a un partido en lucha social contra sus intereses. El pueblo es doble víctima porque la padece sin provocarla y ahora debe de pagar sus consecuencias. ¿Alguien en serio se creyó que el caudillo Rajoy iba a resolver el problema de los españoles? Pero… qué hacer, si el PSOE les indicó el camino. Aquellos que nos echemos a la calle contra esta tiranía, seremos unos parias trasnochados y los que se queden en casa porque votaron a los salvadores, quedarán como unos señores. Quizás evite la situación límite de llegar a una explosión popular, la corrupción, el fraude fiscal y la economía sumergida. De otro modo es difícil de explicar esta paradoja.

lunes, 26 de diciembre de 2011

MINISTROS COMO DIOS MANDA Y POR LA GRACIA DE DIOS

Leyendo y escuchando lo que dicen en pocas palabras los nuevos miembros del Gobierno, se le ponen a uno los pelos de punta. Representan a la rancia España del pasado. De ninguna manera son homologables con la derecha europea. La vocación del Partido Popular siempre ha sido fosilizar la Constitución de 1978. Los avances indiscutibles que ha habido en derechos sociales, colocando a España en los primeros lugares del mundo, está en el punto de mira de los ministros. No solamente han sido los banqueros y los empresarios los que han desembarcado en el Gobierno, sino la religión en todas sus variantes: el Opus Dei, los Kikos, los obispos, los católicos nostálgicos y sobre todo la voluntad de seguir con el perverso status quo del contubernio del Estado con la Iglesia. Lejos de comportarse con el espíritu aconfesional de la Carta Magna, cambiarán leyes al dictado del episcopado español y del Vaticano. La legislación sobre la interrupción voluntaria del embarazo, la asignatura sobre la Educación para la Ciudadanía, el matrimonio entre personas sin discriminación sexual, la libertad sexual, la muerte digna… No solamente hemos perdido la independencia y la soberanía en el campo de la economía, sino que estamos en manos de los continuadores del nacionalcatolicismo. Que nadie se rasgue las vestiduras, volvemos al franquismo: capital, religión y orden público. Que no se haga ilusiones Rajoy, cuando se siente a la mesa de Merkel y Sarkosy, sólo le dejaran las migajas, no son lobos de su misma camada. Alemania impulsó la Reforma europea, Francia proclamó la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano en 1789, y España está con postulados del Medievo. Cuando concluya esta legislatura, en la España que deje el PP, la religión estará infiltrada en nuestra vida, aunque seamos agnósticos. Democracia Real ¡Ya!


domingo, 25 de diciembre de 2011

GRACIAS A LA ESCUELA PÚBLICA

Los cimientos del Estado del Bienestar y del progreso se forja el la educación. LA ESCUELA PÚBLICA es la gran inversión, jamás un gasto. Es un negocio público, no un negocio privado.


viernes, 23 de diciembre de 2011

EL PP ESCONDE EL BUSTO DE DON MANUEL AZAÑA PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

El expresidente del Congreso, José Bono, colocó el busto de Azaña en el vestíbulo principal del Congreso. EFEEn el juramento de Rajoy ante el Rey quedó patente el nacionalcatolicismo, y en la eliminación del busto de Manuel Azaña, presidente de la II República, de un lugar relevante en el Congreso de los Diputados, se manifiestan las raíces irrenunciables del Partido Popular hincadas en el franquismo. Su fidelidad al 18 de julio de 1936 está presente en todos sus actos, manteniendo las estatuas del dictador allí donde puedan o gobiernan. El rechazo a la República es el motivo que les conduce a ser monárquicos, y en ese punto concurren con Juan Carlos I, que fue el dictador hacedor de reyes, quien le propuso para instaurar la monarquía. Ambas instituciones, la Corona y el Partido Popular, jamás condenarán al franquismo porque son beneficiarios del golpe que derrocó la República. Juan Carlos I se benefició recuperando el trono perdido por su abuelo y el PP administra el botín de guerra derivado del enfrentamiento fratricida provocado por su complicidad manifiesta. Junto con la Iglesia, la derecha y la Falange, los generales golpistas auparon a Franco e implantaron la dictadura. El PP y el franquismo han sido uña y carne antes y después de la muerte del sátrapa. El nexo de conexión está en Manuel Fraga, ministro estrella de Francisco Franco y más tarde del Gobierno de S.M. La Constitución de 1978 no hizo posible el milagro de la reconciliación entre los españoles. Los crímenes del franquismo quedaron impunes. El rey consiguió la legitimidad que el pueblo le otorgó, no por la legalidad que Franco le había otorgado por la Gracia de Dios. El día que Juan Carlos I condene el golpe de estado que su padre Don Juan, una vez consumado apoyó, y la dictadura que le llevó al trono, esa fecha será un gran día… Reconocer a la II República y condenar al franquismo, es tanto como entrar por la puerta grande en la Constitución y en la Historia. Y los franquistas del PP se quedarían solos sin la complicidad implícita de la Corona. La II República y la Constitución de 1978, tienen la misma base legal y legítima, el pueblo. El presidente Manuel Azaña y jefe del estado Juan Carlos I, comparten la misma base legal y legítima.

jueves, 22 de diciembre de 2011

LOS DESAYUNOS DE TELEVISIÓN ESPAÑOLA

Este programa de entrevistas con la participación de periodistas ajenos a la cadena y capitaneados por Ana Pastor, es un prototipo de periodismo transbordado de los medios de prensa y radio privados al plató público. La televisión pública aunque pretende ser plural y la voz de la calle, no consigue ambos objetivos. La presentadora se jacta de formular las preguntas con los contenidos del ciudadano, aunque siempre se soporta como todo entrevistador de las muletillas: “se dice”, “se comenta”, “los observadores”, “los analistas”, “la gente…” Los invitados suelen ser tres periodistas, con excepción de algún profesor universitario, que proceden de los medios de comunicación, que a su vez son polea de transmisión no explícita de los partidos políticos. Esta estructura en nada se distingue de la pluralidad política exclusiva formada por los grandes partidos. De este modo el ente público mutila de forma manifiesta la opinión ajena a las siglas de los partidos y a los titulares de los periódicos. Es fácil de comprender las consecuencias de este círculo vicioso. Como resultado una información pobre y excesivamente politizada, encorsetado en la disciplina de cada medio y ausente de autocrítica de los propios periodistas. El espectro social que debiera alojarse en la televisión con vocación pública debe ser más sensiblemente más amplio. Porque España es algo más que el grupo Prisa, El Mundo, ABC, Público y poco más. Televisión Española debe romper este paradigma y hacer un programa público con portavoces de la problemática del pueblo. La televisión pública no debe dar publicidad a los subtítulos de procedencia de los periodistas invitados. Los intereses de estos periodistas no defienden los objetivos del medio público. Sobre los invitados para ser entrevistados nada hay que señalar, pero los interrogantes más efectivos, realistas incluida la inédita autocrítica, no se han estrenado en este plató. Es un periodismo sin creatividad, parcial y tedioso. La imaginación de su creador debería volar hacia áreas del periodismo que están ávidas de innovación. Periodistas preparados verdaderamente independientes. Personas que aporten al programa la problemática real de la calle. La propia juventud. El mundo del trabajo. Los pequeños, medianos y grandes empresarios. La educación. La sanidad. La dependencia. Los nuevos movimientos populares. Que fueran los protagonistas de la vida los que interpelaran al entrevistado. Ni la conductora del programa y mucho menos los periodistas invitados no pueden seguir arrogándose la exclusiva de ser los únicos interlocutores de la problemática de la actualidad española en todas sus facetas. Huyendo del partidismo, lejos de conseguir la pluralidad, han caído en la complicidad con las líneas editoriales de los medios comerciales. Es un fraude intolerable. Es aburrido y poco eficaz escuchar a estos periodistas conociendo por adelantado las tesis que cada día defienden y siempre las mismas, y sobre todo cuando entran en polémica entre ellos, aportando escaso conocimiento de las materias y sin salirse del guión establecido. Y todo ello pagado por el dinero público y con el paro que hay en nuestro país.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

LA CONVERSIÓN DE RAJOY

El nuevo y poderoso presidente del Gobierno Mariano Rajoy ha sufrido como Saulo de Tarso, su conversión. Ha caído del caballo de la crispación como estrategia y ahora ha sembrado la mansedumbre en sus huestes en cuestión de horas. El debate de su investidura ha sido una balsa de aceite, sólo alterada cuando levantó la voz al líder de Amaiur increpándole: “A usted no le debo absolutamente nada”. También el portavoz del grupo popular exigió al grupo abertzale la desaparición de ETA, cargado de razón y haciendo una justa defensa de las víctimas del terrorismo. Siguiendo con las cuatro teologales, nuevas virtudes de Don Mariano, ha jurado su cargo ante un crucifijo, con la mano izquierda en la biblia y la derecha, como debe ser, sobre la Constitución. Como Dios manda y con sentido común, sus valores de siempre. He aquí la fotografía y el titular del momento: La alianza trono altar y el maridaje Iglesia Estado unidos por el heredero dinástico del franquismo. No hay ninguna duda que el espíritu del nacionalcatolicismo, ha estado presente ante el Rey. Todos son herederos del poderoso dictador y hacedor de reyes, el general Franco, y de sus partidarios y seguidores: Juan Carlos I, Fraga, Aznar y Rajoy. Y volviendo al portavoz del PP que sin piedad estaba tirando la primera piedra sobre los abertzles y ETA, hay que recordarle que con la misma energía que pedía la condena y desaparición de los terroristas, las víctimas del franquismo estamos reclamando la condena del golpe de estado que se perpetró contra la legitimidad de la República y la dictadura franquista. La Constitución no puede servir de ley de punto final para encubrir la impunidad de los crímenes del franquismo. Si el Rey y el Partido Popular, condenaran el golpe del 17 de julio de 1936 y la dictadura de Franco, no mermaría en absoluto, es más, se afianzaría su legitimidad. Porque se desligarían del lazo que les hace cómplices. Porque la Constitución de 1978 y la republicana de 1931, tienen la misma base legítima. A quién tienen que agradar para no hacerlo…

domingo, 18 de diciembre de 2011

RAJOY EL CAUDILLO SALVADOR: PARADOJA O IGNORANCIA

Después de una legislatura insultando y descalificando al Gobierno, Rajoy siempre culpó de la crisis global únicamente a Zapatero; huyendo de implicarse en cualquier atisbo que pudiera apoyarle para sacar adelante a España. Hizo de su oposición una estrategia de cuanto peor vaya todo mejor, para acortar el camino hacia la Moncloa. Pues bien. Ya lo ha conseguido. Ya es el presidente in péctore. Hay mucha expectación ante su discurso de investidura. Aunque tiene todo el poder de un caudillo salvador de la patria, se le observa un tanto contrito. Sus huestes autonómicas ya están realizando el trabajo sucio que siempre adjudicaron que era de la responsabilidad de Zapatero. Europa está de su parte porque son lobos de la misma camada. La patronal está exultante de goza, sobre todo y sin disimulo el empresario jefe de Madrid. La derecha catalana ya está preparada para sacar tajada a cambio de masacrar más aún al trabajador. El PP y CIU está preparando un matrimonio de conveniencia, para disimular el poder omnímodo que le haga ejercer su caudillaje con apariencias democráticas. En el caso de Amaiur la actitud del fraguista Jesús Posada, ya ha marcado la pauta de su talante generoso, demócrata y aglutinador. Ante este panorama una vez más se produce la gran paradoja. La inmensa mayoría de los españoles son trabajadores por cuenta ajena, autónomos, pensionistas, dependientes, funcionarios o poseedores de diminutas empresas familiares. Y esta inmensa masa trabajadora y obrera, ha otorgado el poder de acaudillar su salvación ante la crisis, a un partido de derechas sin posibilidad de establecer un programa que piense en el trabajador. En el discurso de investidura seguirá recortando derechos inversiones y gastos hasta la extenuación de los ciudadanos. Arropado por Europa, la patronal, los bancos, los mercados, los especuladores y centros financieros, reformará el mercado laboral según preconiza la CEOE, a pesar de los sindicatos, sus huelgas y manifestaciones. El PP vende la idea del milagro que llegará como resultado de su éxito, sobre todo, al trabajador y a los más débiles de la sociedad. Todo está supeditado a que se den las condiciones que los mercados determinen suficientes como para crear empleo neto. Esto marcará la señal de que el crecimiento supera el 2%, los empresarios ganen dinero, los trabajadores tengan sueldos congelados, trabajen más, sean más productivos y sólo las migajas que determinen los empresarios repercutirán en los trabajadores. Como la política fiscal para aquellos que más tienen está prohibida en la doctrina neoliberal, sin más impuestos, tendremos un estado del bienestar famélico. Un economista decía hace unos días que: “Menos mal que tenemos el 20% del PIB en la economía sumergida”, de otro modo, los cinco millones de parados serían el caldo de cultivo para una situación pre revolucionaria. Y después de este estado de cosas ¿Quién defiende al más débil, al trabajador? Pues el pueblo ha hablado y ha sido elegido Rajoy, como caudillo salvador de España. De la corrupción hasta en los aledaños de la Casa Real, hablaremos mañana… La paradoja está servida.

sábado, 17 de diciembre de 2011

LAS GRANDES PARADOJAS DE LA DEMOCRACIA ESPAÑOLA

Al mismo tiempo que en el Congreso de los Diputados se exige a los parlamentarios electos que admitan y reconozcan la Constitución de 1978, un sector muy importante del Parlamento se niega a reconocer el régimen legítimo de la República de 1931. Mientras a los parlamentarios elegidos integrantes de la llamada izquierda abertzale, se les exige condenar expresamente el terrorismo de ETA, gran parte de la derecha nacional, se resiste a condenar los crímenes del franquismo. Resulta igualmente paradójico que la dictadura resultante de la Guerra Civil, haya quedado impune del genocidio cometido, sólo porque se haya consensuado un nuevo orden constitucional. Quizás una de las grandes contradicciones de nuestro país sea que, el dictador que derrocó la República; provocando el enfrentamiento fratricida, se adjudicó el poder de hacedor de reyes, y estableció la instauración que no la restauración de la monarquía, en la persona del nieto del anterior rey, Alfonso XIII. La paradoja se consuma cuando Don Juan de Borbón, hijo de éste apoyó el golpe de estado del general Franco, con la esperanza de recuperar el trono perdido por la proclamación de la República. Si abundamos en detalles, una vez fallecido el dictador, es coronado rey de España Juan Carlos I, y más tarde su padre Don Juan, renuncia a sus derechos dinásticos, sin que ambos, ni el padre ni el hijo, condenaran al franquismo. Estas paradojas han engendrado otras más sutiles aunque igual de graves y escandalosas. La mal llamada modélica Transición albergó todas estas contradicciones en un marco legal a través de una equidistancia perversa, que a su vez es una mordaza paradójica. Los vencedores del golpe de estado que derribaron la República, después de una guerra civil implantaron la dictadura del nacionalcatolicismo y nacionalsindicalismo. El pacto constitucional les coloca en el mismo nivel que aquellos que defendieron la República del asalto del general Franco durante la guerra, y sufrieron el exterminio planificado desde el 17 de julio de 1936 hasta la muerte del sátrapa el 20 de noviembre de 1975. Esta equidistaría es una de las grandes paradojas de nuestra reciente historia. Los vencidos forzados a ser desiguales en la Memoria Histórica. Situados ya en democracia, las paradojas siguen. Una rama del fascismo español de los años treinta cómplice del franquismo, ha tenido a bien denunciar a un juez porque ha creído justo investigar los crímenes del franquismo, que a vista de cualquiera han quedado impunes. Y paradoja de la vida, el Tribunal Supremo ha tenido a bien procesarle sobre estas acusaciones, aunque no admitidas por el fiscal, nada más y nada menos que por prevaricador. Mientras esto ocurre fuerzas políticas de signo inequívoco de derechas, se niegan a cumplir la Ley de Memoria Histórica. No podemos olvidar las paradojas que se producen en las relaciones Iglesia Estado. España constitucionalmente aconfesional, subvenciona a la Iglesia mediante uno acuerdo entre la Santa Sede y el Reino de España, claramente pre constitucional. Podemos añadir en este terreno otra contradicción más. España como así decimos más arriba, declara nuestra Constitución como un estado aconfesional, pero el Estado con los impuestos de todos, subvenciona las clases de religión católica que se imparten dentro de la escuela pública. Y la paradoja se manifiesta cuando, el profesorado es elegido por el episcopado y se permiten despedir a todo docente que no se ajuste a sus exigencias eclesiásticas. Al margen del Estatuto del Trabajador. La paradoja se perpetúa con gobiernos de todo signo. Estas contradicciones cobijadas dentro de la legalidad vigente, muestran una situación anecdóticamente normal, aunque las heridas de estas situaciones ilegales, ilegítimas, inmorales y genocidas, están abiertas y no se cerrarán mientras no desaparezcan estas perversas paradojas. Mientras, como dice el clásico. “Algo huele a podrido en el reino de España”.

viernes, 16 de diciembre de 2011

LA LUCHA DE CLASES EN EL XXI – Vamos perdiendo

Isidoro Gracia
Exdiputado

El Centro de Estudios del FMI afirmó hace poco en un informe que una de las causas más importantes de la actual crisis es el crecimiento de las desigualdades sociales, su informe demuestra que a mayor crecimiento de la concentración de las rentas en unas pocas manos mayor endeudamiento del resto de la población, y mayor tamaño del sector financiero.
Poco después, los balances del año que acaba, provenientes de entidades tan importantes como la OCDE indican que la desigualdad ha crecido en todos los países que la componen, hasta alcanzar el nivel más alto en 30 años. Según datos de Eurostat en España había venido disminuyendo de forma sustancial a partir de los 80 hasta 2008, con un pequeño lapsus de deterioro en el entorno del cambio de siglo, en solo dos años los datos indican que la desigualdad se ha disparado igual que en toda la OCDE, incluso en países como Alemania, Dinamarca y Suecia. Las noticias sobre 2011 indican que vamos a peor.
Los pobres aumentan incluso entre los que tienen empleo, de hecho el nuevo invento del mini-empleo (minijobs) han creado una nueva sub-clase: la de los trabajadores pobres, que en la tan ponderada Alemania alcanzan casi los 7 millones. Eso de que en el mundo desarrollado todos somos clase media ya no puede creérselo nadie, el proletariado se ha reencarnado en los parados, trabajadores mal pagados incluso siendo universitarios, los jubilados o prejubilados con mini-pensión, los emigrantes explotados, pescadores sin caladero, jóvenes sin futuro, etc., hay quien le ha buscado un nuevo nombre: el precariado, pero en esencia es lo mismo se llamen como se llamen, son personas explotadas y sacrificadas en nombre de un dios cruel: el mercado, para el beneficio de unos pocos, y deben tomar conciencia de ello, si quieren contribuir a la solución a sus males.
Quien sí que tiene conciencia de su clase es Warren Buffet, una de las mayores fortunas mundiales, cuando afirma sin rubor: “Claro que hay lucha de clases. Pero es mi clase, la de los ricos, la que ha empezado esta lucha. Y vamos ganando”. Este no es de los peores ya que no solo no es esconde, sino que su conciencia le ha impulsado a donar a la caridad la mayor parte de su fortuna.
Pero el nuevo proletariado, una vez tomada conciencia de que lo es, debe seguir un camino diferente al de la aceptación de la caridad, que además no es práctica habitual entre los especuladores, el mismo camino que intentaron seguir sus predecesores, el de tomar las riendas de su futuro, acabando con su explotación por las buenas o por... las regulares, y el mejor medio es la participación muy activa en todo cuanto instrumento político y social pone a su disposición la Democracia.

domingo, 11 de diciembre de 2011

SEÑOR PRESIDENTE



Gracias a Luis Aguilé

UNA PREGUNTA PARA EL FIN DEL AÑO 2011

España ¿sigue siendo franquista?

En el año 2011 nos debemos de preguntar, qué es lo que queda del franquismo, después de 36 años de la muerte del dictador.

En lo formal podemos asegurar que la Constitución de 1978 ha transformado el Estado despótico y totalitario en un Estado democrático y constitucional.

No obstante el franquismo como ideología se manifiesta como una oposición larvada sin renunciar a sus esencias. A través de cuatro negaciones:

1. Negación de la legitimidad de la II República (1931-1939).

2. Negación a la condena del golpe del 17 de julio de 1936 que la derrocó (1636-1939).

3. Negación del reconocimiento a los caídos del bando republicano. Memoria Histórica. Guerra Civil y post-guerra.

4. Negación de la condena a la dictadura (1939-1975).

El franquismo sigue vivo y estas cuatro negaciones serían una falacia, cuando la derecha condenara lo que la Historia ya ha condenado.

El Partido Popular niega estas cuatro evidencias porque hinca sus raíces en ellas. La cadena sucesoria dispone de unos eslabones férreos: Franco, Fraga, Aznar, Rajoy, Cospedal, Aguirre, Mayor Oreja… Todos ellos mantienen los mismos principios que llevaron a Franco a levantarse contra la República. Lejos de desarrollar la Constitución la han fosilizado y jamás condenarán lo que consideran su esencia.

Los antepasados del PP apoyaron a Franco y sus generales sediciosos y golpistas, bendecidos por la Iglesia, financiados por el capital y con la colaboración incondicional del fascismo español, Falange Española y de la JONS (Juntas Ofensivas Nacionales Sindicalistas).

La derecha española no tiene nada en común con la derecha europea en lo ideológico, sí en el neoliberalismo económico que arrasa Europa y el Estado del bienestar.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

LA POLÍTICA Y EL CUARTO PODER


Breve ensayo sobre una profesión engolada

Los ciudadanos que hemos soportado, que no asumido ni admitido, la dictadura franquista, tenemos obviamente una sólida perspectiva de los acontecimientos acaecidos en estos últimos cincuenta años.

Hasta la muerte del sátrapa los medios de comunicación estaban sometidos al Movimiento Nacional. Este partido único albergaba las fuerzas que habían ganado la Guerra Civil. El nacionalcatolicismo y el nacionalsindicalismo. Lo que es lo mismo, un estado confesional consagrando el maridaje Iglesia-Estado eternizando la viaja alianza trono-altar, donde el Código del Derecho Canónico era ley civil. La Falange versión española del fascismo, apoyó al general Franco en su metodología de exterminio de todo lo que podría evocar los valores republicanos, y ensalzó hasta la paranoia el imperio hacia Dios. La Iglesia se encargó de consagrar el sanguinario régimen, proclamando a Franco, Caudillo de España por la Gracia de Dios, de ello dan testimonio las monedas acuñadas por el dictador. La única independencia que tenían los diarios y emisoras de la dictadura era aquella que les permitía el general de la victoria, por haber contribuido a derribar la II República y después administrar la parcela de la prensa como negocio y botín de guerra. El diario Ya era de la Iglesia. El Arriba de Falange. El Alcázar fundado por los Defensores del Alcázar de Toledo. El ABC monárquico nostálgico. El Pueblo afín al sindicalismo vertical y el único crítico fue el diario Madrid, defenestrado por la implacable censura del régimen. Las emisoras de radio estaban copadas por Radio Nacional de España, única emisora que emitía las noticias. Una cadena de la Iglesia y otra formada por las emisoras del Movimiento Nacional, extendidas por todas las provincias. Dos revistas de información cultural, Cuadernos para el Diálogo y Triunfo, soportaron y resistieron la presión de la censura.

Una vez desaparecido el dictador, el franquismo inició una larga marcha de camuflaje y mimetismo con la democracia que se dilata hasta nuestros días.

Durante los años de la mal llamada modélica Transición, numerosos políticos fingieron que por fin se habían caído de caballo de la dictadura y estaban reptando para alcanzar su conversión a la democracia. No solamente los políticos franquistas, sino todos los medios de comunicación emprendieron la carrera de quiénes eran más liberales, demócratas y constitucionales. Aunque no se puede ocultar que los ultras, aquellos más nostálgicos del puro franquismo no disimularon su descontento con la nueva situación. No obstante, los medios de comunicación se pusieron al servicio del derecho que tienen los ciudadanos de recibir información libre veraz y completa. La libertad de expresión había llegado a España.

Los medios que venían del franquismo se convirtieron a la democracia; optando, como no podía ser de otro modo, entre los políticos franquistas conversos, los extremistas y los más moderados.

Entonces surgieron nuevos periódicos, los más importantes EL País y El Mundo. Liberación tuvo una vida muy corta. El País de corte independiente, que luego se globalizó. La palabra independiente como bien demostró su trayectoria fue una falacia, mientras que sus gestores no sean capaces de determinar de qué o de quienes fueron y son independientes. Porque dependen del capital que les financia y sirven a una ideología concreta. El País comenzó con un vergonzoso maridaje entre Felipe González y Juan Luis Cebrián, éste muy afín al socialismo pero que ha terminado cayendo en manos de unos especuladores yanquis; adulando al PP y homologándose con el neoliberalismo económico; manteniendo una sustanciosa línea de negocio con la prostitución en las páginas del periódico. El Mundo nació como rival de El País y como consecuencia enemigo de Felipe González. Pedro J. Ramírez, su director, Juan Luis Cebrián y Felipe González crearon un triángulo perverso de intrigas, conspiraciones y denuncias, que corrompieron cada día más el objetivo de informar.

La democracia lejos de garantizar que los medios de comunicación sean libres, independientes y veraces, se han convertido, quizás no haya otra salida, en correas de transmisión de las ideologías imperantes y en un corporativismo perverso.

Ausente de cualquier autocrítica. El último debate de los candidatos a gobernar España, así como toda la campaña electoral, ha supuesto una oportunidad para medir la afinidad de los periodistas llamados para que aporten su crítica, análisis y opinión. Se parte de la base de que estos profesionales ignoran que el pueblo que vio el debate, estaba tan informado como ellos porque la fuente de información era común y simultánea. Pues si observamos los distintos grupos de tertulianos que se agolpaban para dar su opinión, por otra parte conocida hasta la saciedad, no aportaron ningún valor añadido y por supuesto ausente de toda objetividad. Es decir, su preparación como líderes de opinión es manifiestamente mejorable y además el espectador ya sabe qué valoración va a hacer un determinado periodista, conociendo el medio del cual procede. Cuando el tertuliano es un académico o un especialista, el análisis dispara el interés y la riqueza de la información. Los periodistas son fieles acólitos pagados por su medio correspondiente y no se saltan el guión en absoluto. La eficacia de sus programas se mide por la cota alcanzada de seguimiento. Nunca por la calidad de sus contenidos. El verdadero periodismo que colabora en que los ciudadanos extraigan de la prensa aportaciones para la elaboración de su estado de opinión, son los escritores, profesores de universidad, historiadores, economistas y los cronistas que se forman para ello. Es verdad que estos autores tampoco serán bien vistos si critican el medio que les paga. Pero en general son profesionales que además de defender su punto de vista, aportan un conocimiento objetivo e indiscutible.

Los profesionales de la información se comportan como auténticos heraldos de quienes les financian y a su vez seguidores de la idolología que profesan. La pluralidad no es tal cuando no aporta nada nuevo al esquema establecido.

En un debate de radio o televisión, cuando solamente intervienen periodistas, la riqueza que aportan en nada se diferencia de la tertulia de amigos o la provocada en el seno familiar. Sin embargo insisto, cuando uno de los integrantes es un académico o especialista de la materia tratada, el interés es otro y ayuda a discernir de forma más clara entre las diferentes opciones. El lector acude a su medio para escuchar lo que desea oír, que en poco se diferencia de la ilustración que le proporcionan las nuevas redes sociales. El columnista y editorialista escriben al dictado del patrono o empresario, que es quien les manda; mayoritariamente empresa ligada por su naturaleza a la derecha.

Algunos espejismos nos permitieron creer que el grupo PRISA estaba con la democracia y sus valores, pero si había alguna duda, esa ilusión se ha disipado en la actualidad. PRISA es un imperio económico en manos extranjeras.

Todos los profesionales del grupo, radio, prensa y TV, han hecho un pacto de silencio y la dirección les tiene amordazados para no ejercer el más mínimo atisbo de autocrítica. El tema de la prostitución en la prensa, por ejemplo, jamás ha sido tratado por ninguna tertulia o debate liderados por los periodistas estrella de la SER, El País y el resto de los medios. La vocación del grupo por trabajar por la igualdad, la dignidad de la mujer, valores constitucionales en suma, han sido supeditados a los resultados económicos; perdiendo toda autoridad moral para tratar estos temas. Sobre este tema le sigue a zaga El Mundo, pero al menos éste no presume del Libro de Estilo.

Las nuevas tecnologías están haciendo, sin que los periodistas se den cuenta, una transformación del sector. Las escuelas de periodismo y las facultades de las ciencias de la información y la comunicación, tienen pendiente su reconversión y reciclaje. Si de los contenidos que manejan pasamos al idioma utilizado, entonces, la jerga coloquial se ha adueñado de locutorios de radio y platós de televisión. Utilizan expresiones cuya licencia para su uso es debido a su ignorancia y poca preparación. El periodismo actual en general es mediocre y en particular el de televisión es perverso y viciado. Obviando la telebasura que cada día gana más adeptos, no porque el ciudadano lo demande sino porque aumenta su oferta. La inestable independencia de RTVE, no se escapa del corporativismo y la mediocridad. Si los premios que otorgan a sus profesionales tuvieran la opción del premio desierto, y si el jurado ofreciera más rigor y nivel, muchos de esos premios acaparados por el ente quedarían sin adjudicar.

La política retrógrada y de baja intensidad ocupa la mayor parte de los contenidos del periodismo escrito y audiovisual. Es este el motivo de su pretensión de constituirse en el CUARTO PODER.

Un poder fáctico. Sin control de ningún tipo, donde el titular de la noticia, la exclusiva y la libertad de expresión, pretende no tener límite. La arrogancia de estos periodistas que se consideran portadores de las inquietudes de la calle, están lejos de la verdadera libertad de expresión. Cuando los medios comparecen en tertulias o en ruedas de prensa, lejos de servir a la pluralidad, están limitando las opciones a las suyas propias. Las opciones que no tienen poleas de transmisión de un medio, dejan mutilada la pluralidad. Incluyendo la propia televisión pública. En cualquier tertulia impera su vocación corporativa, en defensa de sus propios intereses. Reinando la ausencia de la autocrítica. Lejos de acometer una pedagogía de explicar los acontecimientos, adoptan una apostura engolada que les sitúa en permanente campaña electoral y mitinera. Solamente se escandalizarán de estos epítetos aquellos afectados que jamás han asumido una crítica y tampoco se han concedido la muy saludable licencia de la autocrítica. Este orden de cosas garantiza conocer un espectro incompleto de las opciones políticas. La pluralidad se contamina y se ve limitada si los partidos políticos convierten con su beneplácito, a los medios de comunicación en su respectivo gabinete de prensa camuflado. Es una manera de manipular la opinión del ciudadano, allí donde se confunde la ideología con el partido y con el medio afín. Este ensayo crítico no encierra una utopía. Las redes sociales y el movimiento 15-M es buen ejemplo de ello. En estos dos grandes foros, la información fluye con ausencia de siglas de partidos y titulares de medios de comunicación. Las veces que la prensa ha formulado comentarios sobre el contenido de estos eventos, lejos de romper el paradigma del CUARTO PODER, tratando de comprender a estos colectivos, han pretendido manipular el contenido bajo el punto de vista del medio correspondiente.

El estudiante de periodismo, al menos en teoría, recibe una formación para abordar su profesión con herramientas para fomentar el derecho a la información y la libertad de expresión.

El reportero sabe cómo contar las noticias donde no se manifiesten expresamente sus preferencias ideológicas. Sin merma de la veracidad de los hechos contados. La perversión se produce cuando el abuso de adjetivos calificativos y la alteración del sentido de las frases, inducen al ciudadano a recibir la noticia adulterada. En el caso del columnista, es obvio que exprese una opinión subjetiva y el firmante es responsable de su opinión. El responsable de escribir el editorial del diario, es quien define el ideario del medio y es natural que también sea subjetivo. Las valoraciones personales y la información de lo que sucede, no deben contaminarse en ningún caso.

Donde realmente se encuentra el punto más flaco del periodismo es en las tertulias de analistas y comentaristas políticos. Sin conocimiento de la materia tratada, siempre se deslizan hacia la doctrina política del medio que les ha contratado.

Estos sabedores de casi todo son los que hacen perder toda credibilidad cuando nos dan valoraciones que cualquiera puede dar. No es presentable que un periodista comparta tertulias como profesional de un periódico en la televisión pública por las mañanas y luego en otro programa le presenten como analista político ajeno a cualquier medio. El subtitulo de su intervención en la pantalla no da objetividad a su aportación y mucho menos independencia. Sin embargo un corresponsal es generalmente un periodista muy bien documentado, pero un tertuliano habitual que opina sobre todo sin ningún pudor a equivocarse, su ignorancia le convierte en un impostor del periodismo. Otros vicios del periodismo es el afán de atrapar la novedad y la primicia sin escatimar medios, buscando el titular más chocante y si es en exclusiva, mejor. La escala de prioridades que buscan corresponde más al impacto estéril y espectacular que al interés de la sociedad. No obstante, las nuevas tecnologías al servicio de la comunicación global, están neutralizando estos vicios periodísticos.

Cualquiera que sea testigo de un evento y tenga a mano un teléfono móvil, se convierte ipso facto en un fotoperiodista. La información y las imágenes fluyen por doquier sin que sean comandadas por profesionales del periodismo.

Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser un buen programa de contenidos para hacer despertar una nueva manera de tratar la información. Otra faceta del universo periodístico es el trabajo de investigación. La historia del periodismo mundial dispone de hitos que hicieron cambiar el rumbo de países y caer gobiernos. La investigación con fines persecutorios hecha siempre al adversario, no es periodismo serio, es simplemente impostura. La creación infundada de procesos de investigación que tiene que ver con intrigas y conspiraciones políticas, dejan en muy mal lugar a los peridistas que se prestan a ello. El caso de Julian Assange acaparador de información diplomática comprometida en Wikilears, fue tomado por algunos periodistas extranjeros y españoles, a quienes se les concedió la gestión y divulgación de cables que comprometían a la diplomacia mundial, como una bomba de relojería con la presunción de que tenían en sus manos un hafeur que cambiaría los destinos del mundo. Después de su publicación nada sería igual en la política mundial. ¿Cabe mayor estupidez? El impacto sobre la realidad fue nulo, y Assange criticó a los doctos periodistas por manipular la información cedida. Los enemigos del CUARTO PODER son las nuevas tecnologías en poder de los pueblos. Éstas hacen más vulnerables a los estados donde los medios de comunicación comparten soporte con los internautas. El periodismo que toma como lema de su profesión el impacto, la primicia y la exclusiva; dando por válido cualquier método de obtención, constituye la prostitución del periodismo. Las perversiones del llamado CUARTO PODER han sido y son muy variadas. Tenemos como prueba la jurisprudencia que pone de manifiesto las irregularidades cometidas con su pretendido poder fáctico.

Las redes sociales y las nuevas tecnologías de la comunicación, han popularizado y quizás banalizado la parcela que hasta ahora estaba en poder exclusivo de los medios de comunicación.

En las escuelas de periodismo y en las facultades de ciencias de la información, algo se tiene que estar moviendo en los programas de contenidos. Más principalmente en el campo del inmovilismo exclusivo y excluyente en el cual está atrapado el mundo de los medios de comunicación en general, y en el impreso en particular, anclados en un corporativismo ausente de autocrítica. La falta de innovación les está llevando, salvo honrosas excepciones, a un descenso de las ventas en sus diarios. Bien es verdad que hay periódicos que este abandono por parte del lector, está compensado por el soporte financiero que les garantiza su permanencia en los kioscos. De todos los medios de comunicación, quizás el más vulnerable frente a las nuevas tecnologías, sea la prensa escrita. Hace unos años surgió la prensa que no se compra. Esta iniciativa no hay duda que acercó la información a los ciudadanos, que de otro modo nunca compraban una diario. Más tarde cada periódico colgó su versión en Internet, esto supuso otro acercamiento al ciudadano actualizando su contenido a tiempo real y también gratis.

Los periódicos se vieron obligados a ofertar un auténtico supermercado de variedades de objetos que nada tenían que ver con la información. No hay duda que cada medio ha tenido que dar respuesta para su permanencia en el mercado.

Los grupos editoriales han encontrado soporte financiero, inclusive fuera de España. Otros están constituidos con el apoyo financiero ajeno al periodismo, donde el interés está puesto en divulgar ideologías homologables con el partido político que le es afín. Actúan desarrollando un papel similar al de una seudofundación, donde la propaganda de su doctrina está garantizada. A estas alturas del siglo XXI la reconversión de los periodistas está pendiente. Los trabajadores de los medios son las víctimas y al mismo tiempo, lejos de ser testigos, han de ser los protagonistas del cambio. Es preciso discernir lo que es periodismo de aquello que no lo es. En los canales de televisión cada día se reproduce menos periodismo y más telebasura. La pretendida pluralidad, en absoluto refleja el espectro político de España, y mucho menos la riqueza social. La pluralidad social no podemos limitarla a los resultados políticos en unas elecciones. Hay que romper el círculo vicioso de la cadena de propaganda ideológica: Partido político con su medio afín correspondiente. Periodista empleado de un medio presente en otros medios, con el subtítulo que le amordaza, y emisión de valoraciones ajustadas al guión establecido a priori por la línea editorial. Hay que romper este paradigma por ser el más viciado. Y por último la profesión de periodista en nuestro país tiene una edad medio muy alta. Apenas se ven nuevas caras y nuevos nombres. No es la crisis la causante de todos sus males, quienes realmente les han cerrado las puertas de su profesión han sido los propios medios.

Ya no podemos caer en la ilusión utópica de la independencia como subtítulo de un medio, porque es una falacia. Todos los medios tienen su ideología, su fuente de financiación, su pertenencia a un grupo de presión y su afinidad política.

Todos están constituidos como empresas para ganara dinero, donde el corporativismo les protege de toda aquello que no conviene a sus intereses, y la libertad de expresión está vetada cuando haya que ejercer la sana autocrítica. El tema de la independencia está viciado en su origen y es inevitable. Pero lo que sí es exigible es que desaparezca la contaminación de funciones dentro del equipo de los profesionales del medio, no importa su naturaleza. Si el periodista es un tertuliano debe de aportar juicios de valor que sean objetivables. Para ello puede dar distintas opiniones, sin que se manifieste cual es la suya, porque para eso tiene el espacio reservado para el columnista. Y sobre todo tiene que formarse y especializarse. Hoy el pueblo está más informado de lo que se creen algunos pedagogos de los medios. Los ciudadanos no esperan pacientemente a que el primer tertuliano que aparezca en la pantalla les cuente su versión para elaborar su opinión. La pluralidad se consigue acercándose al arco ideológico social, no convocando a los mismos medios con los mismos periodistas y representado los intereses de los mismos partidos políticos, repitiendo las mismas opiniones todos los días del año. Es preciso romper el paradigma perverso del CUARTO PODER. Este poder sin control, sin autocrítica, preparado para presionar al poder legítimo y dominar la agenda del Gobierno y la oposición. Siempre de espaldas al ciudadano.

domingo, 27 de noviembre de 2011

JOAN FONTCUBERTA ABRE “LA CÁMARA DE PANDORA”


Foto: GUILLEM VALLE

El artículo de Peio H. Riaño sobre el ensayo de Juan Fontcuberta, recoge el momento de ruptura que estamos viviendo en el universo de la imagen. Aunque muchos lo estemos percibiendo desde hace tiempo, y no pocos nostálgicos de su fotografía creativa, con derechos exclusivos y excluyentes, se resistan a reconocer, la dicotomía entre la fotografía analógica, tradicional o clásica y la era digital es evidente e irreversible. Aunque se cuestione si el nombre de las nuevas imágenes deban cobijarse bajo el mismo nombre. Los barones históricos de la fotografía obtenida por medio de una cámara, donde se introducía un rollo o carrete de celuloide, todos ellos, gozaron de su creatividad personal. Algunos tuvieron sus momentos de gloria. En blanco y negro en principio, y en color con posterioridad; manipulando a través del cocinado en su laboratorio químico la obtención de las mejores copias. Evidentemente con las nuevas tecnologías, cualquiera que tenga en sus manos una de estas nuevas herramientas, queramos o no, se ha convertido en un fotógrafo. Este nuevo formato no solamente ha popularizado la fotografía creativa, sino la documentalista y el fotoperiodismo. Podemos aceptar peyorativamente si esto nos satisface que la fotografía se habanalizado. Pero no podemos negar que esta modalidad es más próxima, rápida y sólo es poseedor de la primicia aquel que estaba allí, en el lugar de los hechos. No el profesional ávido de la exclusiva. El análisis que hace Fontcuberta es valiente, sagaz y huye de cualquier corporativismo gremial. La fotografía analógica o antigua fotografía, toma parte de la Historia con mayúscula. Las nuevas tecnologías al servicio de las comunicaciones y las variantes audiovisuales, queramos o no, han hecho saltar por los aires los viejos oficios del periodismo gráfico y por supuesto del retratista Que más tarde se generalizaría bajo la denominación de fotógrafo. Los fotógrafos contemporáneos que se han visto obligados a su puesta al día, se pueden seguir llamando fotógrafos, pero la obtención de una imagen en el siglo XXI, nada tiene que ver con las tomadas en el siglo anterior. En esta inevitable banalización las imágenes se generan por millones. Cada persona que crea imágenes con soporte digital, las reproduce por miles. Es fácil deducir que esta situación hace disminuir el número de fotógrafos estrella. Aumentando los amateurs, es decir los amantes de la fotografía y teniendo más dificultades los profesionales, que pretendan vivir de ella. El ensayo de Fontcuberta marca una línea divisoria entre dos épocas. La fotografía clásica y la era digital. Ambas marcan y establecen acciones diferentes a emprender:

1. La fotografía antigua o analógica ha entrado en la Historia y como tal es preciso cuidar, conservar y divulgar. No solamente de los fotógrafos estrella, sino de todos los fotógrafos que escribieron la historia de España en imágenes. La España oficial y la España oculta. Sobre todo el NEORREALISMO HISPANO que yace en los baúles de muchos fotógrafos que supieron retratar lo que la cultura imperante decidía ocultar. En estas polvorientas maletas no guardan suculentos tesoros periodísticos de especulación oportunista. Sin trofeos y medallas su nombre no aparece en ningún cuadro de honor. Es de lamentar que la nula sensibilidad del Gobierno por este tema, le haya llevado a renunciar a disponer de un Museo Nacional de la Fotografía.

2. Los profesionales de las nuevas ciencias audiovisuales, un vasto compendio de nuevas tecnologías de la imagen, el sonido y las telecomunicaciones, tienen un reto histórico. O se adaptan a los nuevos tiempos o serán engullidos por la banalización. Las discusiones y discrepancia de índole cualitativa de ambos mundos, no conducen a ninguna parte. Más aún, la contaminación provocada por empeñarse en albergar universos distintos bajo una misma nomenclatura fotográfica, es un disparate que sólo sirve para confundir. Lo digital es otra cosa y protagoniza otra era.

LA CÁMARA DE PANDORA de la fotografía contenía todos los aperos de la fotografía tradicional, así como sus tabúes, exclusivas, marginaciones, comisarios, coleccionistas, derechos de autor y un sinfín de jueces implacables con la obra ajena. Pero del mismo modo que cuando en el mito griego, Pandora vencida por la curiosidad abrió la caja; saliendo todo lo bueno y lo malo, en la caja de Fontcuberta también queda la Esperanza. La Esperanza de romper el paradigma fotográfico mantenido hasta ahora. El proceso fotográfico de Louis Daguerre y Nicéphoro Niépce ya son historia. No resulta banal que Joan Fontcuberta lance esta crítica desde el interior de la retratería, del taller del fotógrafo. Todo esto dicho desde fuera del mundo fotográfico, sonaría de otro modo. Por este motivo está muy acertada la concesión del Premio Nacional de Ensayo. Pedro Taracena Gil

Público.es

La última conquista del señor de las imágenes Joan Fontcuberta recibe el Nacional de Ensayo por un libro en el que avisa de que la fotografía ya no es de los fotógrafos

PEIO H. RIAÑO Madrid 25/11/2011

¿Qué sería capaz de hacer Joan Fontcuberta en nombre de la verdad? Mentir. "Hasta los profanos pueden percibir la gran mentira de la fotografía, o su verdadera cara, esto es, la inevitable manipulación que opera en el proceso de toda imagen", escribe el fotógrafo y ensayista en su libro La cámara de Pandora (Gustavo Gili), que ayer le aupó hasta el Premio Nacional de Ensayo, entregado por el Ministerio de Cultura y dotado con 20.000 euros. El ensayo (aunque él prefiere no llamarlo así porque es algo "más vivencial que teórico") abrió, desde su aparición hace un año, una profunda herida en las bases de la fotografía tradicional, al cuestionar los derechos de autor y la idea de autoría. "Lo que no se puede es enterrar la cabeza y no atender a la situación de cambio dramático en los usos y las técnicas por los que atraviesa la fotografía", apuntaba el galardonado desde Gotemburgo (Suecia) a Público. "No podemos enterrar la cabeza y no atender a la situación de cambio por la que atraviesa la fotografía" "La fotografía ha dejado de justificarse por sus cualidades internas. Ideas como la composición y el instante decisivo han desaparecido. Pero esto los fotógrafos más recalcitrantes no terminan de aceptarlo. Es un momento muy estimulante. ¿Será fotografía lo que salga de esta crisis o habrá que llamarlo de otra manera?", se pregunta. Aparentemente, Fontcuberta (Barcelona, 1955) proponía el final de las formas institucionales de la fotografía, ante el avance del ciudadano e internauta. "La tecnología digital e internet han provocado un tsunami tal, que los valores de la foto han cambiado: la verdad y la memoria ya no justifican el tráfico de imágenes. Lo decía Jean-Luc Godard en los sesenta: la imagen es de quien la utiliza, no de quien la hace". Manual de "posfotografía" Pero junto al noble y popular ejercicio de democratización del poder de la representación, el escrito también acababa de golpe y porrazo con la fotografía política como documento. "Las fotos ya no recogen recuerdos para guardar, sino mensajes para enviar e intercambiar", explica Fontcuberta en su manual de lo que llamó "posfotografía". Sin ir más lejos, en la última edición del Festival de Arles el gran evento mundial dedicado a la fotografía preparó junto al fotógrafo Martin Parra muestra From Here On [De aquí en adelante], en la que dejaron claro que los creadores de hoy ya no miran al mundo, sino lo que han mirado los demás. ¿Quiénes eran los creadores? Aficionados que trabajaron con material robado en las redes sociales y buscadores de imágenes. Como dijo a este periódico entonces, el proyecto fue recibido con una mezcla de "entusiasmo y cabreo". Hacia la banalización Viejo conocido de los galardones (ya fue Premio Nacional en la modalidad de Fotografía, en 1998, y es Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de Francia desde 1994), es, sin embargo, como se ha podido comprobar, uno de los críticos y profesores más incómodos. "La fotografía ha pasado a integrarse en la práctica relacional de la comunicación. Ahora la foto se justifica y se inscribe en una práctica de juego, de comunicación, de saludo...", añade para caldear el debate sobre la muerte de la fotografía como documento político. "Las fotos ya no recogen recuerdos, sino mensajes para enviar e intercambiar" "La fotografía, antes, debía solemnizar ciertos acontecimientos, hoy la democratización nos ha llevado al otro extremo, a la banalización". En ese sentido, apunta en La cámara de Pandora que la revolución tecnológica ha provocado el surgimiento de "otro modo de ver y de ser". Aunque todavía no sepamos cómo llamarlo. Y establece en el texto las diferencias entre la fotografía analógica y la digital para describir el fenómeno: la primera es una fotografía de fenómenos y la segunda de conceptos, la analógica es fiable y la digital especulativa. Si el mundo está dominado por las fotografías técnicamente mal hechas, captadas por cualquier dispositivo tecnológico, "cualquiera es bienvenido a esta fiesta", dijo Parr sobre la exposición en Arles. "Hay tantos millones de fotos circulando por la red, que no hace falta hacer ni una fotografía más. El siguiente paso que hay que tomar es dilucidar cuáles son las que faltan. Esa sobreabundancia no significa la negación de seguir tomando fotografías, sino de agudizar la criba para saber cuáles son las fotos que todavía no tenemos", señala Fontcuberta a este periódico.


domingo, 20 de noviembre de 2011

VERDAD, JUSTICIA Y REPARACIÓN

Las víctimas del franquismo protestan en el Valle de los Caídos. Foto: ÁNGEL NAVARRETE


Exhumación de una fosa común el pasado julio en Gumiel de Izán (Burgos). Mónica Patxot

20-N. Hoy hace 36 años de la muerte del dictador Francisco Franco

Aparentemente la Transición y la democracia han hecho cambiar las cosas en España. Pero no. La esencia ideológica del Partido Popular delata su arraigo en el franquismo que se proyecta en el tiempo. “No es el fascismo, sino el franquismo sociológico que queda en el país”. Así se expresa José María Pedreño, presidente del Foro Estatal de la Memoria. La ideología del PP se camufla en los artículos de la Constitución pero aún no ha defendido ni una sola ley que haya desarrollado derechos contenidos en nuestra Carta Magna. Sin embargo aún o ha reconocido la legalidad de la República, que defiende los mismos valores republicanos, con excepción de la jefatura del Estado. Tampoco ha condenado el golpe de estado que la derribó y mucho menos la Guerra Civil que provocó. La prueba de que estas condenas nunca se darán está muy clara. El Partido Popular es el heredero del franquismo. Se integraron en la dictadura siendo cómplices de sus crímenes. La Iglesia, parte del Ejército, los caciques, el capital, Falange Española y los monárquicos, entre ellos Don Juan padre del Rey. Fueron quienes derrocaron la República, planificaron el exterminio, provocaron el enfrentamiento fratricida, y gestionaron la vida de los españoles como botín de guerra, implantando un régimen de terror. La dictadura obtuvo el beneplácito de la Iglesia e implantó el nacionalcatolicismo, así como Falange Española, dio a luz el nacionalsindicalismo. Hoy trascurre en España un día, aparentemente normal, pero las votaciones para elegir la X legislatura, están presididas por el fantasma franquista de la Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos. Los seguidores del PP no eligen una alternativa de política económica, votan la supervivencia del franquismo enmascarado de demócrata. Son los espantajos de Franco, Fraga, Aznar, Rajoy, Cospedal, Aguirre, Mayor Oreja… Integrantes del franquismo puro y duro, neto y nato.


domingo, 6 de noviembre de 2011

MARIANO RAJOY PRESIDENTE IN PÉCTORE

"La mentira como eslogan"

El Partido Popular predica que el Partido Socialista Obrero Español está anclado en el pasado, en el siglo XX. Hay que tener el cinismo como retórica para mantener esta falacia. Mariano Rajoy amenaza con aplicar las mismas medidas para atajar la crisis que utilizó Aznar, cuando llegó a la Moncloa y permaneció allí desde 1996 a 2004. Pero esta contradicción se cimienta en otras mentiras que toman parte de la estrategia de la derecha. Como culpar a Zapatero de la crisis global que también tiene atrapada a España y obviar que la burbuja inmobiliaria haya sido el principal agravante que ha hecho que el paro se dispare. Sin la nefasta economía del ladrillo, la crisis mundial hubiera afectado a nuestro país como a uno más. Las mentiras siguen edificando el programa de Rajoy ocultando las verdades. Igual que no se le pueden pedir peras al olmo, a un partido político de derechas arraigado en el más puro franquismo, no se le puede exigir que tenga en su hoja de servicios, los derechos sociales, laborales y tampoco que se divorcie del empresariado y el capital, con el cual forma un maridaje natural. Juegan a su favor casi todos los medios de comunicación, y ahora la comparsa de los gobiernos autonómicos en manos de la derecha nacional y la derecha nacionalista. Un ejemplo de la mentira que se multiplica lo aporta la lideresa de Madrid. Cuando se le acusaba de boicotear derechos y leyes socialistas, respondía que era culpable, como de todo, el Gobierno. Pero ahora que ha tenido que asumir que las transferencias que el Estado ha puesto en sus manos, es ella no otra instancia la responsable, ahí la tenemos haciendo el trabajo sucio de Rajoy. Y mientras la presidenta de Madrid miente compulsivamente negando los recortes en Educación, los profesores hacen huelga en pro de la enseñanza pública. La noble dama, mantiene que son huelgas políticas, provocadas por los sindicatos, a los cuales detesta, los de 15-M que si dependiera de ella los pondría en Moncloa y los de la ceja, refiriéndose a los intelectuales, artistas y actores que apoyaban a Zapatero en las elecciones generales pasadas. El desparpajo con el cual mienten estos neofranquistas; ocultando sus intenciones futuras, maquillando su pasado, casi de revolucionarios obreros, pero sobre todo manteniendo un discurso que agrade a la Iglesia, que detrás está la extrema derecha, y que satisfaga el ansia de la patronal de abaratar el despido. Una gran empresa del comercio ya está amenazando con un ERE; aplicando las reformas que sutilmente Rajoy ha anunciado para los emprendedores. Toda esta parafernalia para llagar a la conclusión que el voto del PP está cautivo de la ideología que mantuvo la dictadura: nacionalcatolicismo y nacionalsindicalismo ¿Quién está anclado en el pasado?



lunes, 24 de octubre de 2011

EN RECUERDO DE LA PRIMERA PÁGINA DEL "CUARTO PODER"

BLOG creado en mayo 2009

EL CUARTO PODER (Presentación)

Ya es público y notorio que en las democracias modernas, a los Medios de Comunicación se les considera el CUARTO PODER DEL ESTADO. Pero este poder no tiene control por parte del pueblo al cual pretende servir. En España:
1. El Poder Legislativo es elegido cada cuatro años por el pueblo. El control se renueva mediante las elecciones en Las Cortes Generales.
2. El Poder Ejecutivo sufre el control del Parlamento que representa la soberanía nacional.
3. El Poder Judicial, está sometido a la ley y los jueces la aplican. Y se puede recusar a un juez cuando su conducta esté bajo sospecha. Y el Derecho Procesal en España garantiza la limpieza y el respeto de todos los derechos del acusado. Sin distinción.
4. El cuarto poder, fáctico y en minúscula, lo ejerce los medios de comunicación. Pero ¿quién controla a los medios? Sólo los jueces bajo denuncia de los ciudadanos. Su corporativismo les protege y les deja inmunes a cualquier crítica. Para ellos el derecho a informar es ilimitado, exclusivo y excluyente. Y el derecho a la libertad de expresión está por encima de la dignidad de la persona. Su función no es informar lo más objetivamente posible. Ellos consagran su quehacer diario a la noble tarea de cazar el titular con más garra. Sin importar la forma y menos su contenido. Y si este titular tiene tintes de exclusividad, el trabajo es perfecto. Podemos aceptar que no hay prensa independiente porque todos están sujetos a la línea editorial de cada medio. Y en esta riqueza de opciones, el ciudadano compara, discrepa y se forma una idea más cercana a la realidad. Entonces ¿quién controla a los medios? La contestación es una vez más, nadie. En el caso de los anuncios de prostitución ha saltado la evidencia. Seguidamente trascribo la correspondencia mantenida con la Defensora del Lector de El País. El negocio por sucio que sea, prima más que la calidad de los contenidos. Las fotos explícitas de la prostitución en el mercado de El Borne en El Rabal de Barcelona, es un esperpento, cuando se comprueba que el mismo diario hace publicidad de la prostitución en sus páginas. Un negocio más en el mismo cuadernillo donde se ofrece la guía comercial completa. El silencio del resto de los medios, es cómplice. Los lectores sólo podemos dejar de comprar el periódico y el Gobierno y el Parlamento sólo les sugieren que se AUTOCONTROLEN. Con la agresión que la prostitución supone para la mujer y el Ministerio de Igualdad en silencio, podemos jubilar a la ministra.

Secuencia de una evidencia

Primer Mensaje
De: Lector a Defensora del Lector
Asunto: SOS DEFENSORA

Señora Defensora del Lector de El país (Grupo PRISA)
Es mi deseo que acuse recibo, por cortesía, de mis innumerables mensajes.
De otro modo estaría demostrando que es defensora del Grupo, no del lector.
Con todo respeto, atentamente.
El Lector

Segundo Mensaje
Defensora elpais.es
Para: El lector
fecha10 de septiembre de 2009 17:49
Asunto: SOS DEFENSORA
Apreciado Sr. Lector: Creo que usted está convencido de que soy defensora del Grupo Prisa de manera que acepte esta respuesta, no como un intento de convencerle de nada, sino como una muestra de respeto a sus consideraciones. Comprendo que no comparta el contenido de mis artículos ni la forma en que realizo mi función. Es su derecho. Yo por mi parte trato de hacer mi trabajo con la máxima honestidad y desde luego dispongo de total independencia. Lamento que haya llegado usted a la conclusión de que estoy aquí para defender al grupo. Esto es algo con lo que ya contaba: para los de afuera soy demasiado de dentro, y para los de dentro soy demasiado de afuera. Sin embargo, puedo asegurarle que desarrollo mi trabajo de una forma absolutamente libre. Entiendo que no esté de acuerdo con la forma en que me expreso o resuelvo los asuntos. Pero es mi forma de ver las cosas. Y no voy a cambiar mi forma de ejercer el cargo, pues lo hago con toda la convicción. No necesita usted culpar al grupo de lo que yo diga. Yo soy la única responsable.
Saludos muy cordiales,
Milagros Pérez Oliva

Tercer Mensaje
El Lector
Para: "Defensora elpais.es"
fecha10 de septiembre de 2009 20:26
Asunto: SOS DEFENSORA
Apreciada Sra.Pérez Oliva: Muchas gracias por acusar recibo de mi reclamación. Le agradezco todas las explicaciones que me ofrece, pero al margen de que su función pueda ser discutida por ambas partes, el público y el medio, mi denuncia sigue siendo la misma y nada tiene que ver con la problemática de la función que desempeña. He mencionado el grupo PRISA por su corporativismo. Pero en particular su aptitud frente al diaria El País, sigue siendo de sumisión a la línea editorial, en una materia que usted, no puede, no quiere o no le conviene transmitir públicamente que un lector denuncie la línea de negocio sobre la prostitución. ¿Por qué sí ha hablado de ello el diario Público? Porque Público ha renunciado a la publicidad de la prostitución. Y El País tiene a sus colaboradores amordazados sobre este tema. No se trata de una opción libre de la Defensora del Lector, es una imposición. Y habrá, yo no lo dudo, quien a nivel personal aplaudan los anuncios sobre la prostitución, espero que no sea su caso.
Gracias por todo y usted personalmente reciba mis más profundos respetos.
El Lector

PONS, GRAN ORADOR LIBERAL ILUSTRADO POLÍTICO INSIGNE Y HOMBRE DE BIEN

Señor Pons, yo no soy idiota

Para incluir en un mitin o en un discurso político el insulto y la descalificación al adversario, hay que ser un gran orador y practicar la elegancia, el respeto y la sagacidad. Se puede ser incisivo sin herir a nadie. Es el arte de la retórica. Desgraciadamente para el pueblo, apenas existen buenos retóricos en la política española. Yo le podría responder con otros insultos semejantes, al que usted ha utilizado para insultarme a mí, como votante del PSOE. Yo le podría decir que el Partido Popular tiene una deuda contraída con parte de su electorado, que le entrega su confianza a través del voto. Los homosexuales, no reconociéndoles el derecho a la igualdad por prejuicios religiosos. Los trabajadores por cuenta ajena, atacando a los sindicatos que es un derecho constitucional. Los pensionistas que no han recibido su mayor consideración a través de los años del gobierno del PP. Aunque el PSOE haya congelado las pensiones, los conservadores las han ignorado. Muchos de los españoles que votan al PP son usuarios de la Escuela Pública y sin embargo el PP favorece a la privada. Ser trabajador por cuenta ajena y asumir las políticas del PP, no es precisamente una postura coherente. No hablemos de la Dependencia y otras leyes que han sido boicoteadas por responsables del PP. No se me ocurrirá insultar a sus votantes, aunque crea que mantienen una postura que manifiestamente va en contra de sus intereses. Son ciudadanos que lejos de ser idiotas, son fieles a su ideología, pacientes con la injusticia, prudentes con sus jefes y esperanzados con el caudillo de turno. Rajoy está en deuda con ellos. Para exponer estas opiniones no hace falta insultar.

sábado, 22 de octubre de 2011

¡QUE VIENE LA DERECHA!

No, quien puede volver es el franquismo, aunque de hecho, el Partido Popular, no se ha desviado un ápice de la memoria de Franco. Ante el 20-N, la derecha que hinca sus raíces más profundas en la dictadura del Movimiento Nacional y en el nacionalcatolicismo, se presenta a las elecciones unida a la Iglesia como en el año 1936. La derecha hispana más genuina, ajena al movimiento europeo, junto con los nostálgicos falangistas y la Iglesia de Rouco. Un rancio programa anti progreso, sacado de los mohosos armarios de las sacristías y hecho a la medida para que la oligarquía económica, siga hipócritamente asistiendo a misa los domingos, y las empresas del IBEX-35 ayudando a los eventos del Papa, mientras saca pingües beneficios en paraísos fiscales, huyendo de las inversiones en su país menos rentables. En España la derecha propicia que el pasado sea presente. La misma dama de acero, lideresa de Madrid, utiliza un lenguaje a base de evocación de los años de pre guerra. Pero en realidad sus hechos coinciden con su pasado: No reconocen la República, aunque fue tan legal como la actual Constitución, No condenan el golpe de estado que la derrocó, porque tomaron parte activa en la planificación del exterminio franquista. Mucho menos el periodo de la dictadura, donde fueron cómplices necesarios de administrar España, como si de un botín de guerra se tratara. El maridaje Iglesia-Estado se consumó con la implantación del nacionalcatolicismo, estatus que añoran y desean perpetuar. Rechazan la asignatura de Educación para la Ciudadanía, evocando la libertad pero enmascarando la privatización de la enseñanza a través de centros de la Iglesia concertados, que discriminan a los alumnos por el sexo y persiguen a los profesores pagados con dinero público, acosándoles por sus opciones personales y su vida privada. Hace unos días un profesor universitario preguntaba a sus alumnos, qué restos creían ellos que quedaban del franquismo. El ingenuo docente esperaba obtener una respuesta residual, pero llenó la pizarra de huellas fácilmente observable, que siguen vivas de la dictadura del general Franco. El PP reivindica el olvido, pero quien lo tiene más presente son sus integrantes.

GADAFI Y BIN LADEN

No deja de ser curioso observar que las revoluciones en los países del norte de África, que nos hemos apresurado en denominar como la primavera árabe, se hayan llevado a cabo a través de la indignación de sus propios ciudadanos. Mientras y desde siempre, estos tiranos han sido aplaudidos y reconocidos como si hubiera reinado en sus naciones un auténtico Estado de Derecho. Todos han sacado pingües beneficios por salir en la foto o degustar los placeres en sus jaimas. Pero el fariseísmo global de los países pertenecientes el primer mundo, queda patento cuando como consecuencia de la revolución libia, apoyada por las fuerzas internacionales, el tirano ha caído en manos de sus propias víctimas, aplicándole la Ley del Talión. La ONU pide explicaciones y Amnistía Internacional se queja del linchamiento habido con los Gadafi. Cerramos por unos momentos el paréntesis y abrimos el telón para contemplar la escena de la muerte de Osama Bin Laden. Las fuerzas armadas del país más poderoso de la tierra, asalta una finca de un país soberano y como resultado le matan aplicándole la misma ley, con la diferencia de que Bin Laden y la tropas de Obama no estaban en guerra declarada. El mundo enmudeció, y como mucho lamentaron que no hubiera tenido un juicio justo. En el primero de los casos fueron los libios hartos de soportar un tirano y en defensa del pueblo. Pero Obama, Premio Nobel de la Paz, lo hizo a sangre fría, tomándose toda la justicia por su mano, hasta decidir qué se hacía con su cadáver. A Bin Laden se le aplicó la Ley del Talión y además la ley del más fuerte. Gadafi no ha sido el primer tirano muerto a manos del pueblo, pero tampoco será el último. Las instituciones que el mundo se ha dado, apenas sirven para imponer burocracia. Cuando acuden, si llegan, en auxilio de una situación lo hacen tarde, como pasa en los países árabes, y el pueblo ya ha ejercido su soberanía. Hay varios sátrapas aún en países árabes que están pendientes de que el mundo civilizado les lleve ante la Corte Penal Internacional, o que su propio pueblo les arrastre como despojos humanos por las calles donde ahora mueren bajo su opresión.


miércoles, 19 de octubre de 2011

RECICLAJE URGENTE DEL PERIODISMO


La presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, ha denunciado el “deterioro importante” de la ética y el prestigio profesional en el periodismo. Es muy saludable que en el seno del llamado cuarto poder surja una voz autocrítica, venciendo el tradicional corporativismo. Las nuevas tecnologías aplicadas a la comunicación entre los ciudadanos del mundo y la divulgación de la información, han puesto de manifiesto el anquilosamiento en el cual se encuentran los medios periodísticos en todas sus formas y soportes. Las noticias en primicia y los titulares exclusivos han pasado a la historia como principal objetivo de todo informador. La independencia y la veracidad de las noticias ya hace tiempo que eran discutibles. Los medios siempre han dependido del imperio o grupo que soporta su financiación. Los periodistas que acuden a tertulias y programas de opinión, gozan solamente de libertad condicional. Siempre amordazados por el rótulo que subtitula su pertenencia a tal o cual periódico, cadena de radio o revista gráfica. El nivel de conocimiento que aportan a cualquier tema, en nada se diferencia del que aportaría el ciudadano de la calle. Su preparación profesional y su actualización en el panorama de la actualidad, son tan escasas que ninguno se sale del guión que le marca el medio que le paga. De los dos focos de información política: Moncloa y Congreso de los Diputados, las conexiones facilitadas en directo, desactivan su contenido informativo. Apenas arañan detalles irrelevantes de ciertos personajes, en pasillos y dependencias parlamentarias. El derecho a recibir información completa veraz y actualizada, se diluye en textos demasiado adjetivados, con epítetos que en no pocas ocasiones, la misma noticia leída en varios diarios, parecería que se trata de noticias distintas. Si ya entramos en los editoriales o en los artículos de los columnistas, cada vez más la pluralidad ansiada por la sociedad, en nada se ve enriquecida a la hora de configurar su propia opinión. El pueblo hoy está más informado y tiene una opinión más elaborada que hace veinte años. El periodista sigue pensando que el ciudadano necesita de su aportación, pero las redes sociales, los blog’s particulares de personas muy bien formadas e informadas en temas de actualidad y el acceso fácil a las páginas Web’s institucionales, han dado jaque mate al poder exclusivo y excluyente de la información. El tan aplaudido pluralismo de los medios de información, sitúa a sus profesionales en línea ideológica con quien les paga. Pero esto no es impedimento para que su preparación personal sea manifiestamente mejorable. Todos los periodistas presumen de su independencia y de su libertad, pero ellos saben que no pueden superar la raya roja de los intereses del medio y su autocrítica. Sin incluir la llamada prensa del corazón o la telebasura, los tertulianos de toda índole están obligados a reconocer que el español ha crecido en democracia y ya es un adulto que tiene sus ideas muy elaboradas. Deben de abandonar la arrogancia de que están planteando las mismas cuestiones y formulando las mismas preguntas que la sociedad les demanda. No son nuestros interlocutores. Que abandonen esos personajes anónimos (observadores, la gente, los medios) que les hacen hablar en nuestro nombre. No se trata de decir que eso es lo que la gente demanda, sino de lo que la gente necesita, y para ello hay que preguntárselo. Si el periodista del siglo XXI no se forma y sobre todo se especializa, el tedio y la mediocridad seguirán imperando, y el divorcio entre los medios y la sociedad seguirá siendo patente.


lunes, 17 de octubre de 2011

EL NACIONALCATOLICISMO DE RAJOY FRENTE A LAS FAMILIAS DIFERENTES A LA SUYA

LAS MANZANAS Y LAS PERAS DE ANA BOTELLA
El compromiso que Rajoy y su partido mantiene con el franquismo y sobre todo con el nacionalcatolicismo, amordaza cualquier iniciativa de igualdad, humanismo y justicia. Solamente su firme decisión de seguir a delante con el recurso antepuesto ante el Tribunal Constitucional, se debe a cuestiones religiosas. Es Dios quien le dice a Mariano Rajoy qué familia debe de subsistir y qué familia debe de desaparecer. El concepto de familia de la Iglesia y del PP es exclusivo y excluyente.
Si los magistrados del Alto Tribunal estuvieran asistidos solamente por el espíritu de la Constitución, no habría que temer un fallo desfavorable, pero no pocos juristas está asistidos en la judicatura española por del Espíritu Santo. Y en este caso la sentencia puede ser farragosa y desvirtuar el espíritu de la ley. Ilustración: Enric jardí



sábado, 15 de octubre de 2011

LA EQUIDISTANCIA DE LOS INDIGNADOS


La manifestación de 15-O en Madrid ha convocado a las víctimas del capital que han arrebatado el poder al pueblo. Es verdad que la Constitución otorga a los ciudadanos el derecho de elegir a los gobernantes que administran y gestionan los tres poderes del Estado. Pero el Movimiento Democracia Real ¡Ya! ocupamos la calle precisamente porque nuestros gobernantes a nivel global han cedido el verdadero poder al dinero: los bancos, los mercados financieros y los paraísos fiscales. Más aún, los gobiernos son cómplices de la crisis y no tienen voluntad de cambiar esta mezquina situación. Pero en la manifestación también estábamos las víctimas del paro, de los recortes de la educación, la sanidad, las pensiones y la dependencia. Ante este perverso estado de cosas, los indignados no podemos ni debemos, permanecer equidistantes de las diferentes opciones políticas y mucho menos de la abstención. La democracia real que reivindicamos pasa por mejorar la democracia formal, porque es el único cauce que tenemos. Los indignados hemos demostrado que no somos anti sistema y mucho menos apolíticos. No podemos permitirnos el lujo de tirar por la borda toda la labor pedagógica que estamos ofreciendo al mundo. La gente que hoy hemos ocupado prácticamente el centro de Madrid, sólo tenemos dos alternativas; seguir denunciando hasta la saciedad esta política asfixiante para todos, pero sobre todo para los más débiles, y abandonar el absentismo e ir a votar el 20-N. Si pensamos que todos los políticos son iguales, que no hay alternativa y que lo mejor es negarles el voto, estamos prestando el mayor de los servicios a los responsables de la perversa gobernanza actual.