sábado, 25 de junio de 2011

RÉQUIEM POR UN ÁRBOL EN MADRID


  • Este singular pino situado a pocos metros del Bosque de los Ausentes en El Retiro de Madrid, ha sido talado en los primeros días de esta semana.
  • La última foto tomada el 23 de junio de 2011, delata la reciente presencia de la sierra arboricida. El serrín y las virutas de madera demandan una explicación.
  • El resto de las fotos han sido tomadas este mismo año, y nada muestra que este árbol fuera una amenaza; disfrutando de buena salud.
  • Indignación porque esta agresión contra la naturaleza no haya sido evitada. Esta es la insensibilidad pública que ha otorgado "la patente de corso" de la mayoría absoluta a este aprendiz de faraón.







Ruíz Gallardón nos tiene costumbrados a los madrileños, a disponer de Madrid como si fuera su finca privada, pero luego nos pasa la factura de los "cascos rotos".


QUÉ SOMOS, QUÉ HEMOS SIDO Y QUÉ QUEREMOS SER...

Tiene toda la razón, María Dolores de Cospedal, cuando asiste a la procesión del Corpus Cristi en Toledo; “haciendo gala de lo que somos, de lo que hemos sido y de los queremos ser”. Sin que la nueva presidenta de Castilla La Mancha, hiciera estas magistrales declaraciones, la televisión ya nos había pasado la secuencia que nos recordaba el más rancio franquismo pasado bajo palio. La ceremonia que brindaba la catedral ponía en escena, una vez más, la alianza trono-altar (políticos y clérigos). El Cardenal Primado de Toledo, revestido de pontifical, tocado con mitra; reafirmando su poder eclesial en su báculo, y Cospedal tocada con teja y mantilla, han representado el maridaje perfecto entre la Iglesia y el Estado. La presencia militar entonando el himno nacional, ha sido la farsa sostenida ante la Constitución aconfesional. Para que esta ceremonia hubiera sido como las mantenidas por el nacionalcatolicismo, han faltado dos detalles: que el cardenal hubiera dado a besar a la señora presidenta el lignum crucis, en la puerta del templo, y que hubiera hecho la entrada bajo palio en la sede primada. No obstante, a pesar de la ausencia de estos protocolos se ha cumplido: lo que somos, lo que hemos sido y lo que queremos ser. Si se le preguntara a esta dama sobre el significado de sus palabras, seguro que no lo asociaría con el franquismo; para ella y los de su partido, ese tema es como si habláramos de Viriato o Almicar Barca, pero aunque ahora los conservadores se mueven como pez en el agua en una Constitución, que desean fosilizada, están ligados para siempre al genocidio franquista. Por dos razones: porque no lo condenan y porque tienen las mismas alianzas que tuvieron en “la guerra y en paz”. La Iglesia, el capital, los caciques y los falangistas, versión del fascismo español. Hoy la España popular está exultante de alegría, por el triunfo electoral. Sin embargo, sería pasionante que nos dijera la católica Cospedal: qué somos, qué hemos sido y qué queremos ser, los españoles que no hemos ido a la procesión del Corpus Cristi.

lunes, 20 de junio de 2011

LA ZORRA GUARDANDO A LAS GALLINAS

Izquierda Unida

Es manifiestamente palpable que las izquierdas en España están desunidas. Y la coalición que ostenta el título de unida, es la que rompe con el paradigma de la unión. Es tradicional que haga pinza con la derecha, nexo contra natura que tiene múltiples y variadas explicaciones, casi todas carentes de lógica y sentido político. La desunión y discrepancia llegan a tal nivel, que se diría que se sitúan en un país que no existe, o en unas circunstancias al margen del siglo XXI. Consiguen el difícil arte de servir a dos o más señores a la vez. En Extremadura las bases entregan el gobierno autonómico a la derecha en contra de la dirección de la coalición, y todas las explicaciones que dan, avalan más su división interna. El movimiento 15-M ha venido a servir en bandeja a IU un programa rupturista, progresista y con una alternativa más democrática al sistema de elecciones. Pero en realidad lo que les ha interesado es subirse al carro de la reforma de la ley electoral. El resto del programa corresponde a los postulados que la izquierda española ha renunciado históricamente a reivindicar. La izquierda seguirá en las instituciones dividida marchando en la comparsa de las derechas central y autonómica. Si todas las izquierdas periféricas y centrales, no toman como guión de su política las pautas del movimiento 15-M, habrán perdido el tren de la historia. Cuando Izquierda Unida reclama el reconocimiento de la II República Española o reivindica la III República, es que no se ha leído la Constitución Española de 1978. Es compatible reclamar la Memoria Histórica de la República y el cumplimiento de los derechos consagrados en nuestra Carta Magna, según exige con todo rigor el 15-M. La dimensión del movimiento Democracia Real ¡Ya! Alcanza a Europa. Y la solución a la crisis está en las instituciones de la Unión pero cambiándolas de signo. Los banqueros, especuladores y empresarios son la derecha y no van a legislar en contra de ellos mismos. La zorra es la encargada de guardar a las gallinas.

CARTA AL CANDIDATO ALFREDO

Despejadas todas las intrigas e incógnitas de la nomenclatura del partido. Tienes el camino despejado para huir de las estructuras escolásticas que te aprisionan. Rompe con el paradigma de las políticas de los insaciables mercados y la conservadora y recalcitrante Unión Europea. No sigas la senda trazada por tu amigo José Luis, porque te llevará al abismo del cual necesitarás rescate para salir. Es lo que están buscando los nuevos caciques, viejos feudales de Europa. Sal a la calle, mira y escucha lo que los indignados están gritando con desesperación. Deja de ejercer de implacable funcionario del Interior, y ponte las zapatillas para correr en el Maratón del pueblo. Tienes un gran reto y es pasar, de la democracia formal donde los políticos os sentís seguros, a la democracia real donde quieren estar los ciudadanos. Has empezado por Educación, bien, pero tienes que vencer la timidez de herir susceptibilidades de la derecha. Si pretendes hacer un programa electoral, siguiendo sólo las huelles del PSOE, de espaldas al clamor de la calle, tu fracaso será la crónica de la muerte anunciada. Con las políticas usurpadas a la derecha, hemos perdido las elecciones municipales y autonómicas, y con más de lo mismo, el hundimiento será una realidad. Hay que romper el paradigma que tenemos de las secuelas de la Transición y del franquismo: Antes de que dejes de ser miembro del Gobierno, debes de llevar al Consejo de Ministros, una batería de decretos leyes como prueba de que “el gobierno del pueblo es para el pueblo”. Medidas urgentes: Corregir la flagrante injusticia que se está cometiendo con los desahucios. La Ley electoral es insostenible, expresión del afán de poder de los grandes partidos en contra del pluralismo político. Erradicar la corrupción política, tan sólo con indicios judiciales de implicación. Aumentar la presión fiscal de los más ricos y sobre el capital financiero más que sobre el capital con destino al crecimiento industrial. Aranguren, hace 20 años decía que en España no había empresarios, sólo había financieros. Los especuladores no crean riqueza ni puestos de trabajo. Los emprendedores sí, y el principal emprendedor debe ser el Estado. Suponiendo que la legislatura llega a su término y estas iniciativas no lleguen a su final, pueden ser un buen comienzo para la próxima. Y sin olvidarte de las asignaturas pendientes de la Ley de Libertad Religiosa, la denuncia de los acuerdos con la Santa Sede y la Educación laica y pública. El movimiento 15-M se han cargado de un plumazo al cuarto poder, y están dando jaque a los tres poderes del Estado.


jueves, 16 de junio de 2011

DICCIONARIO BIBLIOGRÁFICO DE MI FAMILIA

Utilizado el castellano como lengua vehicular, quizás resulte una narración un tanto alejada de los cánones establecidos por la modélica Transición. Pero ya es hora que asumamos nuestras propias historias usando las palabras que salen del corazón, aprendidas de nuestra lengua materna. Antes de hablar de mi padre, debo de hablar de mi abuelo que hizo la guerra de Cuba. Mi padre salió del pueblo con 15 años y llegó a Madrid para trabajar de carnicero. Vivió la proclamación de la República y el golpe militar del 18 de julio de 1936. Una vez iniciada la Guerra Civil se alistó como voluntario para defender la República. Empujado el ejército republicano hacia la frontera francesa, fue recluido en un campo de concentración en el sur de Francia. Allí permaneció exiliado mucho tiempo; reacio a volver a pesar de haber terminado la guerra, por terror a las ejecuciones que se conocían perpetradas por el nuevo régimen. Un hermano de mi padre, tuvo que hacer el servicio militar con los nacionales durante cuatro años, por haber permanecido durante la contienda en el bando rojo. Otro hermano de mi padre, decidió irse voluntaria a la División Azul, al frente de Rusia. Tres hermanos con distinto destino. Mientras esto sucedía en mi familia, en la de mi mujer sucedían otros sucesos más graves. Su abuelo alcalde socialista de un pueblo, es detenido y asesinado por falangistas en enero de 1940. Su abuela encarcelada y sus siete hijos abandonados a la suerte de una tía abuela. En 1941 asesinan al hermano de la abuela y cuando ella sale de la cárcel, la purgan con aceite de ricino y la rapan la cabeza; paseándola por las calles del pueblo. En todos estos escarnios está presenta Falange Española, versión hispana del fascismo. Durante la dictadura mi familia como todas las familias víctimas del franquismo, han permanecido amordazadas, mientras los falangistas vencedores han venerado, idolatrado y hasta beatificado a sus muertos. Acabada la dictadura, los herederos de Franco, los franquistas, siguen impunes de los crímenes que cometieron, porque la Constitución no lava las manos de los criminales. Y lejos de condenar a Franco y el franquismo, procesan a un juez que con valor ha querido luchar contra la impunidad. Bueno, pues los herederos del franquismo, porque ellos así lo quieren, son los populares, los hijos políticos de Don Manuel Fraga Iribarne. Esta historia se puede contar con otras palabras, pero esa historia no sería la mía, sería la historia oficial de la Transición Española. El PP es insaciable: lejos de condenar festeja el franquismo, niega el pan y la sal a las víctimas de la Falange y de la Iglesia, cómplices del genocidio. Si en vez de habla con el leguaje de las víctimas, expresáramos los horrendos hechos con palabras de los verdugos: Ejército golpista. La Iglesia y el Estado confesional, Falange Española, el capital, los burgueses y los caciques, estaríamos hablando de: Alzamiento Nacional, Santa Cruzada de Liberación, Concordato con la Santa Sede, España Católica (Nocionalcatolicismo) y Revolución Nacional Sindicalista (Nocionalsindicalismo). Así la música de la historia suena mejor.


martes, 14 de junio de 2011

HABLEMOS EN ROMÁN PALADINO

Cuando muere Franco el franquismo desaparece, pero no los franquistas. El dictador que había asumido todos los poderes del Estado, no pudo erigirse como rey, pero fue hacedor de reyes. Y cumpliendo con sus prescripciones se instauró la dinastía borbónica en la persona de Juan Carlos; proclamado por las cortes franquistas como Rey de España. En ese momento Juan Carlos I se convertía en rey franquista, porque nadie se podía librar de tal epíteto. De 1975 hasta 1978 se produce la modélica Transición Española. Para poder empezar a caminar se promulgó la Ley de Amnistía, que amnistiaba a los presos políticos víctimas del franquismo. Los políticos franquistas, es decir todos, consensuaron con los demócratas, hasta ese momento en la clandestinidad o el exilio, una Constitución donde: “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho”, dejando a un lado la reconciliación de los españoles después de un golpe de estado, una guerra fratricida y una sangrienta dictadura. Los franquistas se habían reconvertidos en demócratas de toda la vida, y los demócratas republicanos, que siempre lo habían sido, renunciaron a pedir responsabilidades del genocidio, y dejaban impunes los crímenes de lesa humanidad. Con este esquema de trabajo se superó el sobresalto de los franquistas que intentaron rehabilitar la tradición golpista de España, en la persona de Tejero. Los socialistas arrasan en la elecciones generales de 1982 y la Unión de Centro Democrático, conglomerado de partidos conversos del franquismo, se desploma y surge el genuino franquismo de toda la vida, en torno a Manuel Fraga Iribarne. Ministro estrella de Franco y flamante nuevo demócrata, sin renunciar a ser viejo franquista. Al largo periodo socialista, le sigue dos legislaturas populares, donde se comprueba que su arraigo está en el franquismo de toda la vida, y lejos de condenar su pasado franquista, están orgullosos de heredar su legado. Con la vuelta de los socialistas al poder, la Ley de Memoria Histórica, ha sido la prueba de fuego. Los populares son franquistas netos y natos, convictos y confesos, pero convencidos que la Constitución obró el milagro de la reconciliación y purificó su pasado. No es difícil observar que la Transición Española, lejos de ser modélica, dejó abiertas varias heridas: La herida republicana, un régimen tal legal como el actual. La impunidad del genocidio planificado el 17 de julio de 1936. La colaboración e implicación de la Iglesia en la dictadura, implantando la tiranía del nacionalcatolicismo. Y la impunidad de Falange Española cómplice directo en los delitos de lesa humanidad. Las dos Españas gozan de buena salud. Una sigue siendo la víctima y la otra el verdugo. Durante estos últimos treinta años, se ha secuestrado el lenguaje que expresaba la verdad y apenas se tocaban los temas del exterminio, pero ahora y sobre todo, el diario Público, está llamando las cosas por su nombre. Los populares son los franquistas o si cabe, los neo-franquistas. Si se consideran insultados o calumniados ¿Por qué no condenan la dictadura franquista? El esperpento español está servido: A Garzón se le procesa por haber intentado luchar contra la impunidad de los crímenes del franquismo y al Partido Popular no se le amonesta por apología permanente de la dictadura franquista.


viernes, 10 de junio de 2011

VOCACIÓN FRANQUISTA DEL PARTIDO POPULAR

Acciones y omisiones de Partido Popular

Por acción u omisión, el Partido Popular en todo momento está fundamentado que sus raíces, tronco y extremidades son genuinamente franquistas, es decir, que mantiene la ideología que propició: El golpe de estado, la Guerra Civil y la dictadura. Los pilares del régimen de Franco fueron: La falange, el ejército, la Iglesia y el capital. De todos estos ingredientes, El Caudillo, se erigió en jefe absoluto y generalísimo de los ejércitos. Más aún, ejerció un poder omnímodo y se convirtió en hacedor de reyes. Pues bien, el Partido Popular, lejos de condenar este régimen genocida, acepta y fomenta habitualmente todas sus formas de expresión. Niega cualquier mejora en los derechos de los trabajadores; desprestigiando a las organizaciones sindicales. Pone su veto a cualquier reforma que pueda quebrantar el maridaje de echo entre el Estado y la Iglesia; evocando la arcaica alianza trono-altar. Ante el Diccionario Biográfico Español, que vierte una auténtica apología del genocidio, no les interesa condenarlo porque afectaría a los suyos. En estos días los franquistas-populares se han dado el abrazo del reencuentro con los falangistas de Santoña; recordando viejos tiempos cuando juntos derribaron la República. Referente a la Memoria Histórica, se convierten en auténticos negacionistas; aprovechándose de que en España no es delito negar la existencia de los delitos de lesa humanidad, cometidos por Franco y sus secuaces. Obligan a los abertzales a que condenen los crímenes de ETA; negándose a condenar los crímenes del franquismo, que fueron más. No obstante, los franquistas-populares aceptan por imperativo legal la Constitución, pero la quieren fosilizada, sin posibilidad de avanzar en la democracia real. Tampoco les hace ninguna gracia el movimiento 15-M; haciendo todo lo posible para borrarles del mapa de la Puerta del Sol; aliándose con los de siempre: los comerciantes (el capital) y las bendiciones de la Iglesia. "Los reunidos tienen problemas con su alma", dice Rouco, cardenal de Madrid. ¿Qué dudas hay sobre su vocación franquista cuando no condenan el franquismo?


jueves, 9 de junio de 2011

UN INDIGNADO MÁS

Los indignados somos cada vez más y hablamos cada vez más alto. La situación a la cual nos han llevado los dueños del dinero y los políticos sumisos a la explotación del hombre por el hombre, es un callejón sin salida, y lo que es más grave, quieren seguir construyendo el edificio de su economía con los cascotes de la especulación, la usura y la injusticia.

Las cartas están boca arriba y hay que retirarles la máscara de la hipocresía. El consenso entre los franquistas y los partidos clandestinos durante la dictadura, alcanzaron un pacto constitucional. No obstante, aunque la letra de la Constitución es clara, su espíritu ha sido prostituido. Los unos, los franquistas, lejos de condenar al franquismo, han fosilizado la constitución para que todo siga “atado y bien atado”. Y los otros, los demócratas han traicionado al pueblo; negándoles los derechos constitucionales: vivienda, trabajo, educación…

Lejos de ser modélica la transición española, de la dictadura a la democracia, ha resultado un fraude. Los franquistas, falsos conversos a la democracia, gozan de buena salud en los poderes del estado y en todas las instituciones públicas. Y los teóricamente demócratas están cediendo ante la Iglesia y los neoliberales. Ahora la derecha, es decir los franquistas, han alcanzado el mayor poder autonómico de su historia. ¡Un partido que no ha condenado y jamás condenará la dictadura genocida! Las dos Españas están más vivas que nuca. Lejos de conseguir la reconciliación entre los españoles, estamos más divididos que nunca. Frente a los franquistas se ha alzado la voz tímida de la Memoria Histórica. Y tenemos al juez Garzón procesado porque quiso que los crímenes del franquismo no quedaran impunes.

Hay que seguir manifestando y gritando nuestra indignación; a pesar de que no le guste a Esperanza Aguirre, a la agrupación de comerciantes de la Puerta del Sol, al gobierno de la Generalitat, o al Congreso de los Diputados. La indignación no es exclusiva de la juventud, porque la dignidad patrimonio es patrimonio del hombre. En España y Europa está en juego la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.


LA DICTADURA TERRORISTA Y TOTALITARIA




Ilustración de Mikel Jaso

VICENÇ NAVARRO es catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universitat Pompeu Fabra

A la vuelta de un largo exilio, uno de los hechos que más me sorprendieron de la vida política española fue la percepción –ampliamente aceptada por el establishment político, y promovida por los medios de mayor difusión– de que la Transición de la dictadura a la democracia había sido modélica, creando una democracia que era homologable a las existentes en la Europa occidental.

miércoles, 8 de junio de 2011

JORGE SEMPRÚN ADIÓS A LA MEMORIA DEL HOLOCAUSTO



"POCOS INTELECTUALES HAN VIVIDO DE FORMA TAN DIRECTA Y DESESPERADA LA PARTE MÁS CRUEL DE LA HISTORIA DEL SIGLO XX" Carmen Caffarel Directora del Instituto Cervantes









domingo, 5 de junio de 2011

A CONTRACORRIENTE. NECESITAMOS MÁS POLÍTICA

De hecho la esperanza de salvación de los intereses de la inmensa mayoría de los ciudadanos pasa por mucho más Estado Democrático y mucho menos mercado especulador, lo que nos debería llevar de forma clara a pedir, exigir más bien, mucho más peso de la política, si queremos simplemente que los derechos ciudadanos no retrocedan hacia los límites de la esclavitud. Y no es una exageración, para verificar la verdad de la afirmación basta mirar las condiciones de trabajo y supervivencia en los países en los que el Estado no controla, con suficiente fortaleza, las condiciones de trabajo, o de forma más evidente en los llamados”Estados fallidos”.

Algunos intelectuales como Hessel y José Luis Sampedro, nos están invitando a que nos indignemos y actuemos, ahora Santos Juliá llega algo más lejos, y nos indica en qué dirección actuar: "La nueva clase financiera es desalmada…, y a esta nueva clase el Estado no sabe o no puede protegerla de su propia codicia; no le queda más opción que destruirla". Yo estoy de acuerdo.

En mis reflexiones del comienzo de la crisis yo situaba mis demandas en que los gobiernos democráticos evitaran que al menos los principales responsables y gestores sacaran beneficios del caos que ellos generaron. Pero una vez constatado que el poder financiero, apoyado en su propiedad de los medios de comunicación, ejerce de dios, ante cuya autoridad y presión han sucumbido gobiernos y partidos, que es un dios implacable que demanda del pueblo llano sacrificio sobre sacrificio y que ya es evidente que no parará hasta tenernos a todos como siervos, llamo en auxilio de mi posición la relectura de una Encíclica, la Rerum Novarum del Papa León XIII, que llega mucho más lejos en sus propuestas, literalmente dice: “deben cuidarse los amos de perjudicar en lo más mínimo a los ahorros de los proletarios, ni con violencia, ni con engaño ni con los artificios de la usura” y da pautas de actuación: “Y el defraudar a uno el salario que se le debe es un gran crimen que clama al cielo por venganza”.

En este caso yo me apunto a las ideas de Santos Juliá y del Papa León XIII.

Junio de 2011

Isidoro Gracia

miércoles, 1 de junio de 2011

EL FRANQUISMO GOZA DE BUENA SALUD

Que nadie se rasgue las vestiduras porque el Diccionario Biográfico Español editado por la Real Academia de la Historia, hable en términos casi aduladores de Francisco Franco, y cambie el sentido de la historia cuando atribuye la desaparición de la República a su propio desmoronamiento legal (expresión indigna de cualquier historiador). La R.A.H. es la punta del iceberg del franquismo que perdura. Hablemos claro y desenmascaremos a los franquistas con disfraces de demócratas y constitucionales. La Transición Española trajo un orden constitucional. No obstante, los políticos que fueron cómplices de la dictadura franquista y sus genuinos herederos, mantienen que la Constitución Española, no solamente les ha reconciliado con el pueblo español, sino que se niegan a condenar el genocidio llevado a cabo por el general Franco. En España es delito hacer apología del terrorismo. Pero sin embrago no está mal visto hacer permanente apología de la dictadura franquista. Desde Manuel Fraga, ministro estrella del generalísimo, hasta Esperanza Aguirre pasando por el ínclito Aznar, su vocación y sus hechos les delatan como fascistas de corte franquista. Todos ellos mantienen los mismos valores que el sátrapa que aplastó al pueblo hasta llegar a su lecho de muerte, y que éstos son sus fieles servidores. Los eternos valores son tres: 1º Rechazo frontal a la República; negando el exterminio planificado en el golpe de estado del 17 de julio de 1936. 2º Justificación de la Guerra Civil, como movimiento de salvación nacional, cuyo enfrentamiento fratricida, les llevó a justificar la dictadura. Y el 3º de los valores es ensalzar el caudillaje de Franco, asumiendo todos los poderes del estado, incluyendo el hacedor de reyes, por la gracia de Dios. El Partido popular sigue al pie de la letra el testamento franquista. Ningunean la existencia y legalidad de la II República; negándose a designar un día para su conmemoración (en esto les acompañan los socialistas). Para el PP la guerra fue la solución al caos republicano y urgía salvar la patria de los rojos bolcheviques, y por último, la dictadura sirvió para que los vencedores se repartieran España como botín de guerra. Con este planteamiento expresado por los conservadores españoles infinidad de veces, por activa o por pasiva, jamás condenarán la tiranía del general Franco. Esta mentalidad está infiltrada en los tres poderes del estado, por acción u omisión. Después de palpar esta ineludible realidad, lo que han escrito algunos de los venerables pseudo historiadores en el Diccionario Biográfico Español, apenas tiene importancia. Estas afirmaciones carentes de rigor histórico están avaladas por José María Aznar y toda la derecha y extrema derecha españolas. Después de 75 años la ideología franquista goza de muy buen salud.

CARTA A LOS ELECTORES DEL PARTIDO POPULAR

En la época en que estamos ya no se habla de lucha de clases, al menos con el modelo del siglo XIX y parte del XX. Esta aparente ausencia de enfrentamientos entre el rico y el pobre, el capital-empresa y el proletariado, no quiere decir que no siga existiendo la explotación del hombre por el hombre, del más fuerte contra el más débil. El resultado de las recientes elecciones reflejan una concordia social; albergando una gran paradoja: Un sociedad con cinco millones de parados, un crecimiento escasamente en positivo, amenazada constantemente por los especuladores, han colocado en los centros de poder a un partido cuya naturaleza es consustancial con el capital, la empresa y los financieros; grandes perseguidores y descalificadores de los sindicatos libres de trabajadores. La ruptura de las negociaciones sobre la negociación colectiva entre los sindicatos CCOO y UGT y la CEOE, reflejan la inconsistencia del pacto social sellado en las urnas entre la derecha y los trabajadores. Cuando las conversaciones habían avocado a un pacto inminente, el presidente de la patronal, Juan Rosell, evacuó consultas con la organización empresarial, dando un vuelco la situación y situando las negociaciones en su punto de partida. La derecha votada por la inmensa mayoría de los trabajadores de las comunidades donde se renovaban parlamentos y ayuntamientos, presentó un nuevo borrador hecho a la medida del bien avenido maridaje entre la CEOE y el Partido Popular. Sin ningún disimulo Arturo Fernández, líder de la patronal madrileña (CEIM), presidente de la Cámara de Comercio madrileña e íntimo amigo y admirador incondicional de Esperanza Aguirre, ha sido quien ha fraguado la ruptura del posible acuerdo. Rajoy lejos de definirse de parte de quién está, si con los sindicatos que defienden los intereses de los trabajadores o con la patronal que defiende la rentabilidad de las empresas a costa de explotar al trabajador, lleva diez días sin aparecer en el escena pública. Aunque quizás le juzgo con mucho rigor, porque dijo desde el balcón palaciego del PP, la noche del triunfo, que el lunes se pondría a trabajar, y ahí debe de estar, trabajando. Volviendo al inicio, el votante de la derecha, si no es empresario, debe de saber que el Partido Popular a través de su fundación FAES y la CEOE, están haciendo lo posible y lo están consiguiendo, para que no haya acuerdo en la negociación colectiva; tratando de que un hipotético gobierno del PP, tenga las manos libres para mejor ayudar a los empresarios a crear empleo.