lunes, 29 de junio de 2015

REFERÉNDUM EUROPEO

ESPAÑA GRECIA
GRECIA ESPAÑA






Por Pedro Taracena

La convocatoria de un referéndum en Gracia para que el pueblo soberano decida sobre la deuda soberana de los mercados que no de los griegos, se presta para hacer una reflexión de la situación actual de la Unión Europea. La tiranía económica se ha instalado en el viejo continente con políticas claramente criminales. A la derecha liberal en lo económico se ha unido la socialdemocracia europea y española. Quieren engañarnos por enésima vez bajo el eufemismo de que Grecia tiene que cumplir con sus compromisos. A este engaño se ha unido Pedro Sánchez ¡Qué vergüenza!
Dos eventos marcan la diferencia entre el comportamiento del gobierno griego y el gobierno español. Primero: Mientras el gobierno griego engañaba a su pueblo con políticas de corrupción y desgobierno democrático, el gobierno español con la connivencia del PP reformaba la Constitución para complacer a los mercados. Segundo: Mientras Zapatero recibía una carta amenazadora por parte de Europa, que la oculta al pueblo y preso de un ataque de pánico reforma la constitución, el gobierno heleno se enfrenta a Europa y decide que sea el pueblo soberano en referéndum quien responda a la tiranía europea.
Con el resultado del referéndum griego nos jugamos el futuro de todos los ciudadanos europeos. La Unión Europea no puede seguir con esta estructura tiránica y criminal, dando la espalda al pueblo de esta forma tan déspota y dictatorial. Los caciques del capital con Merkel a la cabeza han creado una nueva Europa Feudal, informatizada pero feudal. El Partido Popular y la socialdemocracia europeos, tienen miedo a un estallido popular como sucede en Grecia. Es urgente un referéndum europeo para devolver la soberanía al pueblo y subyugar a los mercados a los dictados de la Democracia. En España es lamentable la postura de lacayos de Merkel tanto del PP como del PSOE.








viernes, 26 de junio de 2015

DIRIGENTES ESTOICOS DE BOQUILLA


Isidoro Gracia

Exdiputado


La abundancia de dirigentes estoicos, solo de boquilla, empieza a ser preocupante.Las últimas intervenciones del presidente del banco de España, siguiendo instrucciones de otros más altos, e incluso algunos discursos éticos de los “nuevos políticos” copian a Séneca.

El presidente del banco de España insta a los jóvenes a ahorrar para sus pensiones futuras, a los trabajadores a bajar sus salarios en aras de una competitividad mal entendida, el presidente del gobierno invita, desde hace demasiado tiempo, a la mayoría de los ciudadanos a sacrificar parte de su salud y de la educación de sus hijos, para consolidar un sector financiero que permita crecer la economía y así crear empleo, la calidad de este no entra en la receta. Por último la ínclita presidenta del FMI avisa a la población en general que llegar a viejo y seguir viviendo pone en peligro los equilibrios macroeconómicos.

Al parecer copian al cordobés y estoico Seneca, que como es bastante conocido decidió que su papel en la vida consistía en proveer de un código ético a los líderes del imperio, eso si después de pasar unos años en el destierro por cometer algún hecho que, incluso en su permisiva sociedad, se consideraba sancionable. La mayor parte de sus obras se destinan a ensalzar y predicar las virtudes que deben adornar a un dirigente para lograr la felicidad de su pueblo. Tan excelsos y atractivos resultaron sus escritos que el cristianismo adopto como parte de su propia doctrina algunos elementos del espiritualismo senequista.

El problema surge al comparar sus prédicas y consejos hacia los demás, en especial sus propuestas morales destinadas a los jóvenes, con lo que practicó durante sus muchos años como gobernante, años en los que se dejó tentar por el dinero (fue acusado apropiarse de millones), el poder y los placeres, en contradicción con lo que declaraba públicamente y exigía a sus conciudadanos y resto de dirigentes.

Igualito, igualito, que las teorías de ahorro, moderación en las remuneraciones, necesidad de renuncias del bienestar propio en aras de un bien solo teóricamente común, y del sacrificio de buena parte de un honesto retiro si la existencia se alarga, que llegan a imponer el presidente del Banco de España, el del Gobierno y la presidenta del FMI, casan mal con las subidas continuas del salario del primero, las remuneraciones “extras” del segundo, el exorbitado sueldo de la tercera y los planes de pensiones con cargo a sus administrados de los tres.

Habida cuenta que la situación de los instalados en la cumbre, hace relativamente explicable su posicionamiento desde la perspectiva del ya muy anciano Seneca: “si el estado está tan corrompido que no existe posibilidad de salvarlo, es de sabios evitar esfuerzos vanos”. Pero menos explicable y preocupante es que los recién llegados no practiquen para sí mismos y los más próximos lo que predican para los demás, con ánimo de sustituirlos en la gobernanza de lo público.

Los mismos “nuevos” dirigentes que reclaman a los de los partidos clásicos la expulsión de todos los imputados (sin matices) dejan en sus puestos a los propios, porque “solo” se le imputa un delito por faltar al respeto a otros conciudadanos que militan en una fe diferente, en este caso religiosa (Podemos), o admiten como suficiente un escrito en que el afectado dimitirá si es condenado (Ciudadanos). O por poner otro ejemplo de dualidad ética, exigen la retirada por tener demasiada historia a personas significativas de otra militancia, y olvidan que ellos mismos tienen una dilatada trayectoria (casi toda la cúpula de Podemos) y algunos tan poco santa como provenir de la extrema derecha (algunos cabezas de lista de Ciudadanos, incluido el líder). Y por terminar sin hacer mucha sangre, reclamar el mayor respeto a las formas democráticas, al tiempo que usan de una prepotencia y falta de modestia hacia los demás y liquidar por las buenas a los críticos internos (el buen uso de la Democracia exige el respeto al adversario, no digamos ya a los propios militantes) o la inclusión en sus listas de personas que no han dado el consentimiento. La ética tiene más espacios de aplicación que el bolsillo o la cuenta corriente, de hecho este ámbito siendo importante no está por encima del respeto a las ideas de los otros.

Como el cordobés del siglo I, la teoría sobre las virtudes del servidor público aprobado incluso bien, la praxis necesita mejorar. Eso suponiendo que no se piense ya en evitar esfuerzos vanos.


jueves, 18 de junio de 2015

¡HE AQUÍ TODAS LAS ESPAÑAS!


Por Pedro Taracena





LA SANTA CRUZ DEL VALLE DE LOS CAÍDOS

Todas estas Españas se encierran en dos: La España de las izquierdas en torno al PSOE, PODEMOS, IZQUIERDA UNIDA, ESQUERRA REPUBLICANA DE CATAÑUÑA y LAS MAREAS EMERGENTES, y enfrente la España franquista del PARTIDO POPULAR y confesional partidaria de perpetuar la alianza trono-altar y el maridaje Iglesia-Estado. Con vocación de no condenar nunca el genocidio franquista. Los MEDIOS, salvo honrosas excepciones de ciertos francotiradores demócratas y progresistas, están el servicio de los tiranos, los especuladores, los bancos, los empresarios que les pagan, y son auténticos vasallos y secuaces del poder. La Guerra Civil terminó con la victoria de los franquistas que se perpetúan a pesar de la vigencia de la Constitución. Cínicamente se declaran defensores de la Carta Magna, aunque se han ocupado de fosilizarla, para que sea inocua ante la corrupción, la Ley Mordaza y los crímenes legales cometidos contra la población.



LA PIEDAD

Las dos Españas de la República. Las dos Españas de la Guerra Civil. Las dos Españas de la Dictadura. Las dos Españas de la Transición y las dos Españas de la Democracia. Ningunos de los periodos han servido para que los enfrentamientos fratricidas lleguen al fondo de la reconciliación. No ha servido para reconciliarlas ninguno de los periodos de paz ni de guerra. Algo debemos de estar haciendo rematadamente mal porque en nuestro entorno no existe esta dualidad. El sueño de UNA GRANDE Y LIBRE, encierra su simbología en el Rey de España, la bandera española, el himno nacional de España y la Constitución Española. Toda esta simbología está lejos de representar a un porcentaje cualitativo de los españoles. La Roja sí es el símbolo nacional pero desgraciadamente sólo cuando están en juego los trofeos deportivos.
Es curioso pero cuando España estaba en desarrollo y abundaba el dinero, aquello de la unidad nacional solamente ha estado en jaque con los separatismos que vienen de la época anterior a la proclamación de la República en 1931. Pero volvamos a las dos Españas que han llegado hasta nuestros días. No es necesario ser un politólogo para identificarlas a través de nuestras propias familias, sobre todo si uno se encuentra en la tercera o cuarta generación, periodo que abarca tres cuartas partes de un siglo. Aquello que me contó mi abuelo o mi padre, mi propia vivencia y la tradición que he narrado a mis hijos añadida a la experiencia vivida por ellos mismos.
Las dos Españas no se han reconciliado porque hay un conflicto sin resolver. Prácticamente el mismo conflicto que originó el golpe de estado contra la República en 1931: Un ejército al servicio de los caciques y el capital, un rey de la dinastía de los Borbones de corte absolutista al servicio de los poderosos, un fascismo incipiente en Europa que aquí se le llamó Falange Española, y los obispos formando el maridaje Iglesia-Estado y la alianza trono-altar. Sin olvidar el problema latente de los separatismos vasco y catalán.





SAN JUAN

Toda esta estructura alimentó la dictadura. Un estado confesional donde imperaba el nacional-catolicismo, el militarismo y el fascismo con sello español,
En 1978 se dota a España con una Constitución mediante la cual recupera el Estado de Derecho perdido en 1931, Pero en paralelo con la Carta Magna, los vencedores de la guerra y servidores de la dictadura tutelaron su contenido donde el Ejército, la Iglesia y el capital siguieron como estaban en la dictadura. Los venidos del exilio, de las cárceles y de la clandestinidad, pactaron que el genocidio franquista quedara impune. Y que el franquismo quedara amnistiado para siempre. Ante el estupor del mundo entero. Alemania condenó el nazismo, Italia el fascismo, Grecia sepultó el régimen de Los Coroneles y en referéndum eligieron la República y Portugal con la Revolución de los claveles, crearon un nuevo Estado rompiendo con la dictadura anterior.
Volviendo a España los dos bandos, las dos Españas están más identificadas que nunca y sobre todo después de las últimas elecciones del 24 de mayo.
Por un lado los franquistas: hijos de Franco, Fraga y Aznar, de la mano de la Iglesia, muy importante, del ejército con jurisdicción militar propia, la patronal, los bancos y los caciques, forman una España que desea seguir administrando el Estado como si de un botín de guerra se tratara. Esta España está dotada de unos medios de comunicación muy eficaces para la propaganda del Régimen del 78. Las formaciones políticas que ahora manipulan la situación son: El Partido Popular, Los nacionalistas vascos y catalanes y se incorpora a este corpus el nuevo partido político Ciudadanos. Es decir, la Derecha.





SAN LUCAS

La otra España la integra el pueblo en el más amplio sentido de la palabra: El Partido Socialista Obrero Español, ha estado implicado en políticas contrarias al pueblo aunque ahora se ha despegado del PP. Izquierda Unida, Podemos Compromis y las llamadas Mareas. Evidentemente Sindicatos y organizaciones vecinales, sociales, etc. Es decir, la Izquierda.
En estos últimos siete años la corrupción política ha llegado a pervertir hasta el idioma. Ahora todos huyen de los extremos y ansían llegar al centro. Pensamiento que lo llaman la centralidad. Una postura política que se radicaliza porque su objetivo es llegar a la raíz de los problemas, se le llama extremista y hasta los acusados con estos insultos no se defiende reclamando lo positivo del término radical. El PSOE se supone de izquierdas y con vocación republicana, pues en el Congreso de los Diputados el ser de izquierdas es un insulto y además el afectado no se defiende. Todos quieren cobijarse bajo el paraguas de la centralidad.
Las dos Españas están enfrentadas en todos los foros, ágoras, tertulias, en prensa, radio televisión, en fin, en todas las áreas de la sociedad:
La España de los trabajadores y la España de las empresas, bancos y especuladores. Explotados y explotadores.
La España de los ricos y la España de los pobres. Desigualdad.
La España de los que ganaron la guerra y la España de los que la perdieron. Los verdugos y las víctimas.
La España laica y la España del nacional-catolicismo.
La España de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la España de los crímenes legales.
La España de la legalidad y la España de la inmoralidad.
La España ideológicamente franquista a pesar de estar perjudicada por el Partido Popular y la España democrática y constitucional.
La España republicana y federal y la España monárquica con añoranza de la dictadura.





SAN MARCOS

Todas estas Españas se encierran en dos: La España de las izquierdas en torno al PSOE, PODEMOS, IZQUIERDA UNIDA, ESQUERRA REPUBLICANA DE CATAÑUÑA y LAS MAREAS EMERGENTES, y enfrente la España franquista del PARTIDO POPULAR y confesional partidaria de perpetuar la alianza trono-altar y el maridaje Iglesia-Estado. Con vocación de no condenar nunca el genocidio franquista. Los MEDIOS, salvo honrosas excepciones de ciertos francotiradores demócratas y progresistas, están el servicio de los tiranos, los especuladores, los bancos, los empresarios que les pagan, y son auténticos vasallos y secuaces del poder. La Guerra Civil terminó con la victoria de los franquistas que se perpetúan a pesar de la vigencia de la Constitución. Cínicamente se declaran defensores de la Carta Magna, aunque se han ocupado de fosilizarla, para que sea inocua ante la corrupción, la Ley Mordaza y los crímenes legales cometidos contra la población.





SAN MATEO


Grupo escultórico: JUAN DE ÁVALOS

Reportaje fotográfico: PEDRO TARACENA

martes, 16 de junio de 2015

ANA PASTOR HEMEROTECA DE AYER Y DE HOY


Publicado el 23 de diciembre de 2011

LOS DESAYUNOS DE TELEVISIÓN ESPAÑOLA

CON ANA PASTOR




Por Pedro Taracena

Este programa de entrevistas con la participación de periodistas ajenos a la cadena y capitaneados por Ana Pastor, es un prototipo de periodismo transbordado de los medios de prensa y radio privados al plató público. La televisión pública aunque pretende ser plural y la voz de la calle, no consigue ambos objetivos. La presentadora se jacta de formular las preguntas con los contenidos del ciudadano, aunque siempre se soporta como todo entrevistador de  las muletillas: “se dice”, “se comenta”, “los observadores”, “los analistas”, “la gente…” Los invitados suelen ser tres periodistas, con excepción de algún profesor universitario, que proceden de los medios de comunicación, que a su vez son polea de transmisión no explícita de los partidos políticos. Esta estructura en nada se distingue de la pluralidad política exclusiva formada por  los grandes partidos. De este modo el ente público mutila de forma manifiesta  la opinión ajena a las siglas de los partidos y a los titulares de los periódicos. Es fácil de comprender las consecuencias de este círculo vicioso. Como  resultado una información pobre y excesivamente politizada, encorsetado en la disciplina de cada medio y ausente de autocrítica de los propios periodistas. El espectro social que debiera alojarse en la televisión con vocación pública debe ser más sensiblemente más amplio. Porque España no se puede reducir al  grupo Prisa, El Mundo, ABC, Público, 20 Minutos y poco más. Televisión Española debe romper este paradigma y hacer un programa público con portavoces de la problemática del pueblo. La televisión pública no debe dar publicidad a los subtítulos de procedencia de los periodistas invitados. Los intereses de estos periodistas no defienden los objetivos del medio público. Sobre los invitados para ser entrevistados nada hay que señalar, pero los interrogantes más efectivos, realistas incluida la inédita autocrítica, no se han estrenado en este plató. Es un periodismo sin creatividad, parcial y tedioso. La imaginación de su creador debería volar hacia áreas del periodismo que están ávidas de innovación. Periodistas preparados verdaderamente independientes. Personas que aporten al programa la problemática real de la calle. La propia juventud. El mundo del trabajo. Los pequeños, medianos y grandes empresarios. La educación. La sanidad. La dependencia. Los nuevos movimientos populares. Que fueran los protagonistas de la vida los que interpelaran al entrevistado. Ni la conductora del programa y mucho menos los periodistas invitados no pueden seguir arrogándose la exclusiva de ser los únicos interlocutores de la problemática de la actualidad española en todas sus facetas. Huyendo del partidismo, lejos de conseguir la pluralidad, han caído en la complicidad con las líneas editoriales de los medios comerciales. Es un fraude intolerable. Es aburrido y poco eficaz escuchar a estos periodistas conociendo por adelantado las tesis que cada día defienden y siempre las mismas, y sobre todo cuando entran en polémica entre ellos, aportando escaso conocimiento de las materias y sin salirse del guión establecido.  Y todo ello pagado por el dinero público y con el paro que hay en nuestro país.


Publicado el 24 de noviembre de 2014

ANA PASTOR EL OBJETIVO

PRESUNTA PERIODISTA



Por Pedro Taracena

Aunque, presuntamente, en Ana Pastor no estaba la intención de unirse al linchamiento nacional contra PODEMOS, la entrevista realizada a Pablo Iglesias líder del nuevo partido, lo ha conseguido con creces. Los tertulianos de La Casta, han respaldado la persecución descalificatoria de la responsable de El Objetivo de La Sexta. La sagaz periodista lejos de ejercer un periodismo crítico y pedagógico, sometió in misericorde al entrevistado a un examen de una serie de asignaturas, con más de un año de avance a la fecha de comparecencia. Lejos de permitir que Pablo Iglesias aprovechara la oportunidad de explicar su programa, Ana Pastor cayó en todos los tópicos utilizados por los políticos de La Casta para restarle credibilidad y sin nombrarlo acusarle de populista y de demagogo. Esta periodista nos tiene acostumbrados a mantener la arrogancia de que interroga y entrevista en nombre de la calle y pocas veces formula una pregunta que sea de elaboración propia. A lo largo de la semana posterior al encuentro con el líder de PODEMOS, ha dejado todo un campo abonado para el resto de los tertulianos carroñeros en pos de la cizaña sembrada. El periodismo de Ana Pastor es un periodismo ramplón y cicatero. No obstante me tranquiliza que fuera Jordi Évole quien mostrara su disconformidad con el inexplicable e injustificable tono duro de las interpelaciones. Más que una entrevista la estructura que utilizó fue un interrogatorio. El Objetivo desmerece la línea de la Sexta.


lunes, 15 de junio de 2015

ANA PASTOR EL OBJETIVO DE LA SEXTA


ENTREVISTA A MANUELA CARMENA

"Mamá yo no quiero ser como Ana Pastor"

Cristina Barrial Berbén




Por Pedro Taracena

No solamente conozco a Manuela Carmena por el rastro y la huella que ha dejado en España, desde la dictadura a la democracia, sino porque coincidimos en llevar a nuestros hijos al mismo colegio y tuve la fortuna de conocer personalmente su talla humana. También he seguido los Círculos de Podemos donde se ha debatido y profundizado en todos los temas que soportan los indignados y afectados por los crímenes legales que se están cometiendo contra el pueblo soberano: Economía, Educación, Deuda Ilegítima y un larguísimo etcétera. Con estas  premisas se puede demostrar que la periodista Ana Pastor abordó la entrevista con el programa de Ahora Madrid y con los tópicos típicos de las promesas incumplidas de los políticos, asistida por la más supina de las ignorancias. Sí, ignorancia que sometió a la nueva Alcaldesa de Madrid a un cuestionario acelerado, típico de esta periodista, para que respondiera inmisericorde sobre la capacidad realista de sus propuestas, dignas del periodismo más ramplón. Perdió el tiempo en tratar casos de declaraciones perversas de sus concejales in illo tempore, para demostrar que el partido de Carmena podría ser uno más con sus luces y sombras. Cuestionó el cómo se iban a pagar los primeros auxilios para sacar a parte de la población del hambre, la miseria y los desahucios. 




Para ello se apoyo en su personaje más esperpéntico, El Españolisto, que entre jocosas observaciones ponía en duda su posible viabilidad. Manuela Carmena con la serenidad que le otorga su autoridad moral, ética y conocimiento jurídico, explicó todos los pormenores que ya habían sido estudiados con instituciones que podrían ser colaboradoras necesarias del desarrollo práctico del programa. Ana Pastor le interesaba más no apartarse del guión del periodista buitre… Esta entrevista la ha situada más cerca de los tertulianos que repiten su guión todos los días que del periodismo de alto nivel como lo es: Iñaki Gabilondo, Pepa Bueno, Gonzo, Jordi Évole, Gran Wyoming, Antonio García Ferreras y un largo etcétera. Goza no obstante de la protección corporativa que impera en España. Nadie de su gremio le va a criticar, pero su ignorancia y falta de conocimiento sobre lo que debe de preguntar a un personaje significativo como Manuela Carmena, son los ciudadanos los que no se lo perdonarán, aunque ella siga pensando que es estupenda como líder de audiencia. Que Ana Pastor no se arrogue la falacia de que ella habla en nombre de la calle. La calle está muy bien informada y el periodismo que ella trata de perpetuar ya está caduco. Las Redes Sociales y los periodistas independientes (Blogueros) como es mi caso, hemos relegado a los medios impresos a las pantallas de los telediarios. Las entrevistas tradicionales y los tertulianos, hoy por hoy, están al servicio del poder económico y político. Quizás Ana Pastor (El Objetivo) e Iñaki López (La sexta Noche) son las excepciones del pujante periodismo progresista de La Sexta.
Después de la expectación creada por la entrevista a la Alcaldesa de Madrid, la señora Carmena brilló con luz propia a pesar de la ineficacia de una periodista inadecuada…