martes, 29 de marzo de 2016

EL GOBIERNO DE COALICIÓN


Un hito histórico

Por Pedro taracena




Es inminente un gobierno de coalición formado por los representantes del pueblo: PSOE. PODEMOS e IU y UP. Pero cuanto más próximo se encuentre de su realidad, más nerviosismo hay en las filas de La Casta, es decir, entre las filas del bipartidismo, el franquismo popular, los obispos, el capital, la patronal, los caciques y los corruptos. Pero es imposible olvidar la gran coalición de todos los medios de comunicación, privados y públicos. Todos han puesto a disposición de la causa, cual mafia de la Gürtel, toda su infantería con francotiradores voceros y boceras del régimen del 78. La artillería pesada disparando desde los canales de televisión con seudoperiodistas y tertulianos sin moral ni escrúpulos cívicos. Es escandalosa la forma de coordinar las portadas de los periódicos con la cobertura perversa, manipuladora y embustera de las cuadrillas de impostores del periodismo que nutren las plantillas de los matinales de televisión. Marchan en cuadrillas en busca del enemigo a batir, PODEMOS, por todos los medios a su alcance. Disparan desde las trincheras de sus guaridas Antena 3 y la Razón y van a la zaga el ABC, El Mundo y El País… La Ser y la Sexta, guardan las apariencias de independencia y veracidad pero aceptan de agrado la imposición de auténticos impostores del periodismo.  PSOE también colabora con su tradicional aversión contra quienes estén situados a su izquierda del espectro político. Sus luchas internas tienen dos barricadas de combate: Los barones añorantes de la Transición y el bipartidismo y las guerras de sucesión, ambas corrientes manifestando su odio a Podemos e Izquierda Unida. El bipartidismo tiene amigos y defensores en todos los medios de comunicación. Quizás es más fácil declarar que el partido, que inevitablemente tendrá lugar para la formación de un Gobierno de coalición, se llevará a cabo en un campo hostil y con la afición, que son los medios, manifiestamente en contra. Aunque los tres grupos sean de izquierdas y afines para lograr un cambio, la tradición de la Santa Transición es muy potente y decisiva. La oferta más audaz, verosímil y declarada como oportunidad histórica, es sin duda, la oferta hecha en un principio por Pablo Iglesias… Pedro Sánchez se juega todo personalmente, pero España se juega más…





viernes, 25 de marzo de 2016

EL PACTO ANTIYIHADISTA


Por Pedro Taracena Gil





¿Por qué se firma un pacto antiterrorista entre el Gobierno o el partido que lo sustenta y los demás partidos de la oposición? Sin responder a este primer interrogante la ignorancia de un ciudadano como yo en esta materia, me permite formular otra pregunta: ¿No es el Gobierno con el respaldo del Parlamento, quien dispone de todos los medios a su alcance y tiene toda la responsabilidad para combatir tales crímenes?
Sin obtener respuesta a estas dos cuestiones, es difícil comprender el pacto antiyijadista, permaneciendo al margen el partido de Podemos, y sobre todo la insistencia que mantienen los firmantes del pacto, para que Podemos se integre en el mismo de pleno derecho, no solamente como observador. ¿Qué diferencia debería de existir en la eficacia de la operativa del Gobierno contra el yihadismo, con el pacto o sin él? Desde luego al pueblo no se le ha informado de que el pacto en sí sea garantía de nada, o que sea imprescindible para llevar a cabo la lucha antiterrorista de cualquier naturaleza.
Observando la trayectoria de los otros pactos antiterroristas y la política sucia de utilizar a las víctimas del terrorismo como arma política plagada de insultos y descalificaciones, es fácil comprender que este pacto sea una especie de pacto mordaza. Supone un cheque en blanco que se le otorga al Gobierno para que haga lo que tendría que hacer por su propia competencia y responsabilidad, sin necesidad de ningún acuerdo. De esta manera es más fácil restringir derechos a los ciudadanos y evitar toda crítica a la eficacia o ineficacia del Ministro del Interior o de Justicia de turno. Pero sobre todo esta mordaza evita denunciar la política del Gobierno de no abordar el problema allende las fronteras nacionales. Cortar las fuentes de financiación, atajar los paraísos fiscales y el tráfico de armas, donde la hipocresía preside cualquier acción diplomática.

Mientras no se dé una explicación convincente, Podemos no debe firmar este pacto mordaza, aunque insistan en que lo haga. El patriotismo se demuestra en otros campos de batalla en otras guerras…



Breve ensayo sobre: TRES RELIGIONES FALSAS Y SOLO DIOS VERDADERO


sábado, 19 de marzo de 2016

UN GOBIERNO CONTRARIO AL SENTIDO COMÚN DE RAJOY



Por Pedro Taracena Gil





El Congreso de los diputados votó ¡No! a la investidura de Pedro Sánchez,  rechazando el pacto de PSOE y Ciudadanos. Es coherente que Pedro Sánchez intente dialogar con las fuerzas de izquierdas sin el lastre del pacto de los socialistas y la nueva derecha de Albert Rivera. Servir al mismo tiempo a dos señores con pretensiones diferentes y en muchos casos contrarias, es ineficaz y no tiene visos de éxito.
Después de cuatro años de gobierno franquista de extrema derecha y liberal conservador en lo económico, no se puede abordar la formación de un gobierno de cambio bajo las pautas pusilánimes de: Evitar la radicalidad, propiciar la moderación, buscar la centralidad, denominar la acción como progresista si no lo es, y eludir injustificadamente que Podemos entre en el gobierno porque es un partido extremista. Lo que menos necesita España es un gobierno que se instale en la perversa centralidad.
Pedro Sánchez no tendrá más remedio que tratar de igual a igual a quienes han llegado al Parlamento con casi el mismo número de votos. Al margen de otros apoyos vengan de donde vengan. No tiene ningún derecho en arrogarse la formación de un gobierno monocolor y negar carteras a Podemos porque la ley electoral conceda desproporcionalmente más diputados que votos. El Gobierno representa a los ciudadanos, un ciudadano un voto, y en el Congreso de los Diputados está la representación fraudulenta que el bipartidismo nunca quiso modificar, porque no deseaba renunciar a la hegemonía cacique de los dos grandes partidos. No obstante y a pesar de este fraude legal, la aritmética sí funciona y todo el mundo lo sabe.
Basta ya de decir que Podemos vota con el PP y si no se hace lo que el PSOE dice, el responsable es Podemos.

Pablo Iglesia ha jugado fuerte y la pelota sigue en el campo de Pedro Sánchez, a pesar de jugar en campo contrario con toda la afición, es decir los medios, en su  contra.


miércoles, 16 de marzo de 2016

CARTA DE PABLO IGLESIAS A LOS MILITANTES DE PODEMOS


LAS EMOCIONES Y LA BELLEZA


Mi querido Pablo, soy un militante de Podemos localizado en la séptima década de su vida. Como exmilitante del PSOE, es mi voluntad darte las gracias por esta carta. Jamás había sentido tantas emociones agolpadas en mi garganta como cuando escuché tu brillante discurso en el Congreso y ahora al leer esta loa a la belleza. Gracias, compañero.

Pedro Taracena Gil 

Madrid


Acabo de enviar esta carta a los Círculos y a la militancia de Podemos. No perdamos nunca nuestra belleza, nuestro brillo en los ojos, es la fuerza de Podemos.

Aquí os la dejo:

Defender la belleza.

Carta a los círculos y a la militancia de Podemos

Nacimos para cambiar el curso de la historia social y política de nuestro país, para devolver la dignidad a nuestro pueblo, para tomar la palabra y, le pese a quien le pese, hemos dado enormes pasos. Ahora nos toca seguir trabajando para formar un Gobierno con un programa progresista; un Gobierno «a la valenciana» que empuje la nueva transición que vive nuestro país en la dirección de la justicia social.
El mismo día en que presentamos nuestra oferta de Gobierno al PSOE, Rajoy dio un paso atrás y anunció que declinaba la propuesta del Jefe del Estado para intentar la investidura. Sencillamente, Rajoy no creía que el PSOE se atrevería a gobernar con nosotros. Y, de momento, parece que los hechos le están dando la razón.




Todas y todos conocéis lo que ha ocurrido desde entonces. Con nuestra propuesta encima de la mesa, con una negociación a cuatro abierta, el PSOE de Sánchez prefirió pactar con Ciudadanos renunciando así a la mayoría de propuestas progresistas de su programa. Lo dijimos en la sesión de investidura: ese pacto hace imposible revertir las políticas que han castigado a las gentes de nuestro país y consolida el retroceso de los derechos y garantías sociales conquistados por nuestro pueblo. Desde la tribuna del Congreso dijimos que ese pacto sigue defendiendo el sometimiento al Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE (ese que tantas veces han incumplido Francia y Alemania) que ataca el Estado de bienestar y pretende mantenernos en una senda suicida de reducción del déficit. Dijimos que no revierte el recorte de 18.000 millones de euros en educación y en sanidad, ni acaba con el copago sanitario, ni afronta la necesaria derogación de la LOMCE. Dijimos que no se plantea prohibir los desalojos forzosos sin alternativa habitacional y que permite que cientos de miles de familias sigan esclavizadas con deudas impagables después de perder su vivienda.




Dijimos que en materia de empleo, el pacto continúa la senda del abaratamiento del despido y mantiene la reducción en las indemnizaciones por despido de la reforma laboral de 2012 (esa que, en campaña, el PSOE dijo querer derogar). Dijimos que se mantiene la ampliación de las causas del despido objetivo, la supresión de la autorización administrativa previa para las regulaciones de empleo, las facilidades para descolgarse unilateralmente de los convenios, así como la eliminación del control sobre las horas extraordinarias en los contratos a tiempo parcial. Dijimos que con ese pacto, el fraude en la contratación y la precariedad seguirán siendo una realidad. Y dijimos que estamos dispuestos a negociar, pero sobre la base de reconocer que hay que derogar las dos últimas reformas laborales y defender el empleo de calidad. Dijimos que en materia fiscal el pacto mantiene la reforma fiscal aprobada por el PP en 2015. Y dijimos que seguimos tendiendo la mano, pero partiendo de que España necesita una reforma fiscal que garantice la solidaridad de las rentas más altas y que asegure ingresos suficientes. Dijimos que en materia de pensiones el pacto no toca la reforma del PP en 2013, definida entonces (y con razón) por el PSOE como «injusta», por empobrecer a los pensionistas.




Dijimos también en esa tribuna que el pacto no afronta una de las mayores amenazas a los derechos sociales, ambientales y a la soberanía: el TTIP. Y dijimos que seguimos tendiendo la mano, pero partiendo de que el Gobierno que necesita nuestro país debe defender la idea de una Europa social y soberana que frene el excesivo empoderamiento de los poderes financieros. Dijimos que en materia de asilo y refugio, el pacto se aleja de las que deberían ser las medidas imprescindibles para proteger los derechos sociales. Dijimos estar dispuestos a tender la mano y a discutir de todo, pero afirmando que un Gobierno decente debe defender que las víctimas de la guerra y la pobreza (en las que Europa tiene sus responsabilidades) puedan solicitar asilo diplomático en embajadas y consulados de terceros países. Dijimos también que en la Frontera Sur hay que poner fin a las devoluciones en caliente y eliminar las concertinas. Dijimos que en política energética el pacto no se plantea acabar con los llamados «beneficios caídos del cielo» de las eléctricas y las nucleares y que no aborda el sistema de fijación de precios. Dijimos que tendemos la mano, pero dejando claro que el futuro Gobierno debe acabar con las sobrerretribuciones que recibe el oligopolio eléctrico y que condenan a miles de españoles a no poder afrontar la factura de la luz y a nuestras empresas a competir en desventaja en el mercado único.




Dijimos al candidato Sánchez que nosotros habíamos llegado al Parlamento defendiendo la dignidad de nuestro país y la memoria de la crisis. Le recordamos que nosotros pedimos a nuestro pueblo que no olvidara, que no se olvidara de los desahucios, de la corrupción, de la privatización de la sanidad, del 135 y de las reformas laborales.
Hoy me enorgullece, como secretario general de Podemos, que estemos demostrando que nosotros ni olvidamos ni traicionamos a la gente ni a los movimientos populares que politizaron el sufrimiento de nuestra patria.
El rechazo al pacto PSOE-C’s fue unánime entre todas las fuerzas políticas llamadas a formar parte, junto al PSOE, del Gobierno que defendemos. También fue rechazado por los grupos vascos y catalanes. Solo la diputada de la conservadora Coalición Canaria apoyó un pacto que finalmente obtuvo apenas 131 apoyos; lejos de los 161 que, a priori, obtendría un Gobierno de progreso.




Tras el fracaso de la investidura ha quedado demostrado que el pacto PSOE-C’s solo es viable si se suma el PP, y se han vuelto a plantear los tres escenarios que señalamos tras el 20D: la gran coalición (con diferentes fórmulas y candidatos posibles, pero gran coalición al fin y al cabo); el Gobierno «a la valenciana»; o la repetición de elecciones. El primer escenario es el preferido por los sectores oligárquicos y sería una desgracia para España, pero, de concretarse, tendría un efecto obvio: nos convertiríamos en la principal oposición. El segundo escenario es el que más temen los sectores oligárquicos pero, de momento, han logrado que el PSOE renuncie a él. En el tercero (la repetición de elecciones), la preocupación para esos sectores sería que mejorásemos los resultados electorales del 20 de diciembre.




El objetivo de esos sectores oligárquicos es evidente: acabar con Podemos, desgastarnos al atacar aquello que nos diferencia del resto de actores: la unidad y la belleza de nuestro proyecto político.
Durante estos dos años se han utilizado muchos medios para atacarnos. En la historia reciente de España, jamás una fuerza política recibió tantos ataques; hasta el punto de que han hecho de la mentira y la difamación el dispositivo más frecuente para intentar hacernos daño. Y sin embargo la gente nos empujó y la belleza de David resistiendo a Goliat se abrió paso en forma de remontada.
«Nos van a dar pero bien» se escuchó decir a los presentadores de un informativo poco antes de presentar la última «noticia bomba» para intentar desprestigiarnos. Financiación de gobiernos extranjeros, becas black, decenas de querellas que ocupan portadas en los medios pero que cuando se archivan apenas merecen atención. Todo vale en una guerra de desgaste para instalar el relato de que Podemos y sus dirigentes son, al fin y al cabo, como los demás.



La tantas veces proclamada división interna de Podemos ha sido agitada con frecuencia en los últimos tiempos en direcciones diferentes. Cualquier debate, real o inventado, se presentaba como una ruptura letal que trataba de alejarnos de nuestros objetivos para ponernos a discutir de nosotros mismos.
Durante los últimos días, sin embargo, intentan instalar un nuevo relato para debilitarnos, según el cual existiría un Podemos «dócil» dispuesto a rendirse y a facilitar la investidura de un Gobierno PSOE-C’s frente un Podemos «radical».
En un momento histórico crucial para el futuro de nuestro país, ponen de nuevo a prueba nuestra madurez y tratan de sembrar cizaña. Por eso es crucial que todos y todas estemos a la altura y no hagamos el juego a nuestros adversarios. Las dimisiones en Madrid se produjeron en el peor momento posible y han puesto en bandeja el relato que interesa a los defensores del statu quo. No debemos volver a cometer errores como este y deberán asumirse las responsabilidades.



En Podemos no hay ni deberá haber corrientes ni facciones que compitan por el control de los aparatos y los recursos; pues eso nos convertiría en aquello que hemos combatido siempre: un partido más. Debemos seguir siendo una marea de voces plurales, donde se discute y debate de todo, pero sabiendo que la organización y sus órganos son instrumentos para cambiar las cosas, no campos de batalla.
No hace falta leer a Weber y Michels para saber que toda organización padece, por definición, vicios y tendencias inevitables, pero debemos seguir demostrando que la unidad de nuestro proyecto y el compañerismo están siempre por encima de las lógicas que pudren los partidos y el alma de sus dirigentes.
Rafael Mayoral afirmó una vez que a nosotros nos brillan los ojos cuando hablamos de ciertas cosas. Nuestros adversarios no soportan esa belleza. No soportan que nos emocionemos. No soportan que la mujer que —a punto de romper en llanto— llamó criminales a los banqueros en el Parlamento sea hoy la alcaldesa de Barcelona. No soportan que nuestras sonrisas, nuestros besos y nuestros abrazos sean de verdad. No soportan verme fundido en un abrazo con Juan Carlos Monedero, porque no pueden entender que nosotros tomamos decisiones políticas (duras a veces) sin traicionarnos. No entienden que el hecho de que Echenique y yo defendiéramos posiciones diferentes en varios procesos nos haya hecho admirarnos y respetarnos más al tiempo que consolidábamos una lealtad de la que nos enorgullecemos. No lo entienden y no lo soportan. Esa es la gran diferencia de Podemos, nuestro brillo; exactamente lo que no podemos permitirnos perder.




Hace unos días, charlaba por teléfono con un militante del Partido Socialista, un hombre honesto al que admiro. Conversábamos sobre los posibles escenarios de una eventual repetición de elecciones. Yo le decía que quizá la presión de la que somos objeto nos podría hacer retroceder si se repiten elecciones. Me contestó: «Por muchos palos que os den, yo creo que nos superáis seguro. ¿Sabes por qué? Porque vuestra gente tiene las pilas cargadas de ilusión y la nuestra ya no». No perdamos esa pasión. No perdamos ese brillo.
Sería un cínico si dijera que la pasión política y el compromiso sincero son un patrimonio exclusivamente nuestro. Lo he visto en otras formaciones políticas de ideologías muy dispares. Admiro la integridad y el ejemplo de muchos hombres y de muchas mujeres de otras formaciones políticas. Pero creo no mentir si digo que ninguna formación cuenta hoy con el tesoro con el que cuenta Podemos: la ilusión por la belleza de lo que estamos construyendo. Defendamos esa belleza por encima de todo.




Pienso que nunca hemos sido demasiado ingenuos. Siempre supimos que hacer política es conocer y saber manejar las técnicas que le son propias. Hacer política es asimismo adoptar decisiones y, del mismo modo que un gobernante debe tomar decisiones difíciles, a veces un secretario general también debe hacerlo. Pero la técnica política pierde su sentido si se mitifica como objeto autónomo de los principios que la inspiran. Gramsci leía a Maquiavelo y reconocía la grandeza del florentino, sabía que el príncipe en el siglo XX no era tanto un gobernante como el partido, pero el partido nunca es un fin. El partido no es solo una máquina para desafiar la hegemonía del adversario, para acceder y ejercer el poder, sino que es también el instrumento puesto al servicio de la dignidad de la gente. Ese alemán que estudió el capital no solamente enseñó algunas claves científicas del funcionamiento de la economía. Si algo enseñó aquel barbudo de mente genial es que, si de las cuentas que uno hace en la pizarra brota la sangre, las ciencias deben ponerse a trabajar para cerrar esas heridas. Para eso hacemos política y para eso nos instruimos con el fin de hacerla con más eficacia.




No olvidemos lo que nos ha traído hasta aquí. No fue La Tuerka como campo de entrenamiento en la comunicación, no fue el estudio, ni la habilidad comunicativa, ni la estrategia, ni siquiera el trabajo de los primeros compañeros y de los que se incorporaron después para construir Podemos, ni siquiera la organización de la gente en los círculos, ni los centenares de cargos públicos que trabajan por este proyecto… Todo eso es determinante, pero lo fundamental era el ingrediente que lo movía: la pasión, la ilusión y la lealtad entre compañeros.

Un viejo dirigente de la izquierda me dijo una vez: «Cuando se os ve a los dirigentes en el escenario se nota que os queréis. El cuerpo no miente. A nosotros ya no nos pasa». Defendamos esa belleza que nos es propia.




Hoy nuestros adversarios nos ponen a prueba al afirmar que hay dos Podemos: uno domesticado y otro radical. No se lo pongamos fácil y respondamos con la belleza y la dignidad que nos es propia.
Los abrigos en los escaños (el primer día desconocíamos que había un lugar fuera del hemiciclo para dejarlos), el beso y el abrazo emocionado a Xavier Domènech cuando le escuché acabar su intervención con los versos de Els Segadors, las promesas de las diputadas y los diputados que no pudieron acallar los abucheos de los viejos partidos (no podían entender que, para nosotros, prometer críticamente la Constitución no era un trámite sino un homenaje a la gente), las verdades a la cara desde la tribuna parlamentaria… Todo eso nos hace dignos.
No perdamos esa belleza. Pues esa belleza, nuestro brillo en los ojos, es la fuerza de Podemos, y está por encima de la habilidad y la capacidad de cálculo de cualquiera de nosotros.
No quiero acabar esta carta con un saludo, sino diciéndoos que os quiero.

Pablo Iglesias
(Secretario general de Podemos pero, ante todo, vuestro compañero)




Reportaje: Lugares Abandonados

Página: Escapada Rural


martes, 15 de marzo de 2016

EL FRANQUISMO AGÓNICO



Interior no ceja en su campaña y envía policías a Venezuela para investigar a Podemos



Esta vez el argumento es que España colabora con una operación abierta por la DEA estadounidense sobre las relaciones del narcotráfico con el gobierno de Nicolás Maduro. Los agentes dependientes de la cúpula policial indagan sobre si parte del dinero relacionado con esta actividad pudo llegar a la formación para después ser blanqueado. 








PATRICIA LÓPEZ. Publicado: 14.03.2016 17:03 |Actualizado: Hace 3 horas

MADRID.- Desde hace una semana agentes dependientes de la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía, dirigida por el comisario Eugenio Pino, y que forman parte de una “unidad de inteligencia” no oficializada dentro del cuerpo, están en Venezuela junto con agentes estadounidenses investigando la supuesta relación entre el tráfico de drogas a escala internacional, el Gobierno de Nicolás Maduro y la financiación de Podemos. 

Al mismo tiempo, en España se encuentra un presunto confidente de la agencia norteamericana contra el tráfico de drogas (DEA) al que la Policía protege, aseguran a Público fuentes policiales, y de cuya información se estarían valiendo el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy para guiar su investigación contra la formación morada, encargada directamente desde el Ministerio del Interior que todavía encabeza Jorge Fernández Díaz a la cúpula de la Policía.

Además, los agentes españoles están manteniendo reuniones con la oposición en ese país, después de que la Asamblea Nacional venezolana crease una subcomisión de investigación para indagar sobre la financiación de Podemos y las supuestas relaciones con ETA del Gobierno de Nicolás Maduro.





Campaña contra Podemos

Esta operación corre en paralelo al denominado Informe PISA (por las siglas de Pablo Iglesias Sociedad Anónima) y que la Fiscalía, el Tribunal Supremo y la Audiencia Provincial de Madrid ha rechazado ya en tres ocasiones desde el inicio de 2015. El contenido de ese informe partía de una denuncia presentada por un empresario a principios del año pasado, que el Tribunal Supremo desechó poco después, en abril. 

Fue tras las elecciones generales, como desveló Público, cuando desde la Secretaría de Estado de Interior se pidió reactivar cualquier tipo de investigación sobre la formación morada o sus dirigentes, y el número dos de la Policía, el comisario Eugenio Pino, le encargó a sus adscritos –personal de confianza que formaría esa unidad de inteligencia- que recuperan la denuncia contra Podemos. El partido de Pablo Iglesias había quedado como tercera fuerza en el Congreso de los Diputados y podía ser crucial para formar gobierno con el PSOE.





De ahí surgió el Informe PISA, que no ha sido encargado por ninguna autoridad judicial ni se basa en ninguna denuncia, y que fue filtrado por la cúpula policial a sus medios afines –Ok Diario, de Eduardo Inda, o El Confidencial- antes de ser remitido a ninguna autoridad. En el informe se acusa a Podemos y sus dirigentes de emitir elevadas facturas a la empresa 360 Globlamedia, que gestiona la cadena HispanTV y que pertenece al Gobierno de Irán, con las que financiar el partido con fondos de un país que viola los derechos humanos. 

Ese informe fue filtrado después a la organización ultraderechista Manos Limpias, que está inmersa en una investigación de la Fiscalía por la supuesta comisión de delitos económicos, y que volvió a interponer sendas querellas contra la organización que dirige Iglesias. Además, tal y como ya informó este diario, se da la circunstancia de que el hijo del presidente de Manos Limpias fue ascendido en 2015 a la Dirección Adjunta Operativa, tras iniciarse la primera investigación contra Podemos.






Sin embargo, la Policía no remitió el informe fantasma PISA ni a la Fiscalía ni a la Agencia Tributaria hasta el mes de enero, después de hacerse pública su existencia por los medios de comunicación que atribuían a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía su autoría, a pesar de que realmente fue elaborado por la DAO. La Policía pidió entonces información tanto a esta unidad como al Sepblanc (Servicio de Prevención y Blanqueo de Capitales), y el propio ministro en funciones, Jorge Fernández Díaz, definió esas noticias sobre el informe de Podemos como “supuesta investigación".

Ahora, después de que la Fiscalía, el Tribunal Supremo, la Audiencia Provincial hayan dicho que no son sólidas las acusaciones contra la formación morada que vierte la Policía en el PISA, la cúpula Policial vuelve a intentar que se abra una investigación remitiendo en esta ocasión el manido informe al Tribunal de Cuentas, tal y como informaba este lunes la Cadena Ser. 

Reportaje fotográfico: La Santa Cruz del Valle de los Caídos
Por Pedro Taracena Gil



sábado, 12 de marzo de 2016

EDUARDO INDA, EL IMPOSTOR



Eco Republicano Por Pedro Taracena Gil


OBJETIVO: DESTRUIR A PODEMOS





Objetivo: demoler a Pablo Iglesias y romper Podemos

La orden fue dada. Ahora o nunca, hay que liquidar a Podemos, cueste lo que cueste. El debate Sánchez–Pablo Iglesias marcó un antes y un después; lo de la “cal viva” fue una señal, un dato especialmente significativo: ¿de qué? De que Podemos va en serio, que no votará o se abstendrá ante un previsible gobierno de coalición Ciudadanos-PSOE. Ahora se trata de tirar del manual, un grueso libro, siempre renovado y puesto al día, trabajosamente elaborado por expertas manos de las cloacas periodísticas del Estado y demás aparatos paralelos de los que mandan. En el centro del manual se recoge cómo destrozamos IU y cómo conseguimos poner fin a la carrera política de Julio Anguita.



INDA, EL IMPOSTOR DE PERIODISMO


Tres personajes en busca de autor


Por Pedro Taracena Gil
Periodista




Don Eduardo Inda, encarna e interpreta varios personajes dentro de la gran farsa del peor periodismo hispano. Está en posesión de todos los vicios del mal periodista y toma parte de la perversión mediática del periodismo partidista, tendencioso y embustero. 

Es preciso hacer un breve ensayo de su comportamiento según en qué momento se encuentre y qué personaje interpreta. Cuando ejerce de periodista se comporta como un autentico vocero y boceras del régimen del 78, sobre todo en su vertiente franquista, liberal pepeista y conspiratoria. Personalmente, considero que las cualidades de un profesional que está al servicio del derecho a la información, han de ser: veracidad, rapidez e independencia. La falta de independencia, la ausencia de autocritica y el corporativismo son los vicios que están al servicio del poder. Este ínclito personaje no supera el test del perfil periodístico más elemental, ni en sus prolegómenos.

Como tertuliano, mantiene su comportamiento a través de las formas que le son propias: groseras, despóticas, inquisitivas con total ausencia de empatía y respeto. Humanismo que don Eduardo Ida no conoce. Su incultura y falta de preparación sobre los temas que se debaten, le hace ser inoportuno, patoso y en no pocas ocasiones ridículo y panfletista. En su puesta en escena dispone de un verbo torpe, es decir, pobre de expresión. Parco nada brillante y terco, porque persiste en sus falacias, mentiras y embustes.

Hemos analizado el comportamiento de este insigne personaje, como periodista  y también como partícipe muy activo en tertulias y entrevistas sobre cualquier tema; siendo su perfil, como mínimo, ramplón. No obstante, es invitado, pagado y protegido por quienes sacan rendimiento político y comercial a sus pueriles intervenciones. Es de justicia completar el puzle del personaje a través del cual exterioriza con mayor vehemencia, su vocación de militante político. En principio es un lacayo y secuaz de La Casta. Que nadie se escandalice de forma hipócrita porque quien escribe esta observación, también, perteneció a ella. La Casta tuvo sus luces y sombras, por ese elemental motivo, Inda tiene en su haber luces y sombras. Sin olvidar que el corporativismo y la ausencia de autocrítica, sepulta permanentemente lo cutre, lo impostor y lo farsante del universo mediático español. Sin duda el militante político don Eduardo Inda, brilla con luz propia, allí donde el director de turno pone en escena su personaje más locuaz, para mejor defender su espectro político; transformando cualquier plató en un mitin y cualquier columna de su red propagandística, en un furibundo ataque a formaciones políticas, que omito el mencionar sus nombres  aquí porque sería hacer el juego al polémico y mediático personaje. Muy  preciado por ciertos canales televisivos. No obstante, don Eduardo Inda tiene sus momentos de gloria en los medios, porque toma parte de la estrategia nacional de todos contra el populismo, que es tanto como decir que hay que mantener a cualquier precio el imperio de los que ganaron la guerra,  gestionaron España con una dictadura como si de un botín de guerra se tratara, y trajeron  la transición sin condenar el genocidio.

Conclusión, don Eduardo Inda es un perfecto impostor como periodista, un sagaz farsante como tertuliano y un apasionado, secuaz y fiel lacayo político, agresivo defensor, con o sin carnet, pero de La Casta.


martes, 8 de marzo de 2016

SECUELAS DE LA TRANSICIÓN


CUATRO.COM

Felipe González: "Que Iglesias lo perdone Dios o Anguita" 






Las duras palabras de Pablo Iglesias a Felipe González, del que dijo que "tiene su pasado manchado en cal viva" tuvo respuesta en González, Preguntado por las palabras de Felipe González, que dijo que "Iglesias solo tiene que pedir perdón a Dios y a Anguita", el excoordinador de IU dice: "Yo no tengo que perdonar a nadie, en todo caso que la historia lo perdone a él". Además, Anguita opina sobre el 'no' de Podemos al PSOE y asegura que "la política seria se hace con reuniones de horas y no por Twitter".




FELIPE GONZÁLEZ RESPONDE A JULIO ANGUITA




sábado, 5 de marzo de 2016

SOBRE LA INVESTIDURA


Por Isidoro Gracia

Exdiputado




Sobre la investidura: Los tiempos y espacios en política, confunden al analista.

La vida mediática necesita combustible novedoso a un ritmo que la realidad política no puede suministrar, ello está llevando a transformar a algunos analistas en redactores de horóscopos.

Si los tiempos políticos, incluso en estos días acelerados, van a un ritmo muy distante al de emisoras, televisiones y diarios, los tiempos sociales que tienen una inercia mucho mayor, por lo que las novedades, como los grandes cambios de tendencias en los ejes que la articulan, y que terminan por configurar el voto, no es que sean escasas, son inexistentes en plazos de días o semanas, por lo que si volvemos la vista hacia algunas encuestas, sondeos y consultas tendremos que llegar a la conclusión que mucho de lo que se publica no tiene como objetivo conocer la evolución demoscópica, sino contribuir a su modificación, vamos, que lo que se hace es “arrimar el ascua a la sardina” de quien los encarga.

Contribuyamos de buena fe y lo más objetivamente posible (la objetividad absoluta es inalcanzable) a aportar elementos para que cada cual realice su propio análisis y proyección del voto.

Primer dato, en Democracia, los tiempos los marcan las normas a respetar, si tomamos este referente, veamos las alternativas, que a tres meses vista ya se han contrastado, el futuro ya se verá, hay un par de inciertos meses por delante y ningún analista tiene una bola de cristal: A.- Si estuviéramos en la propuesta concreta de Rajoy, seguiríamos con un gobierno en funciones, tomando decisiones importantes, sin plazo de caducidad de lo de “en funciones” y las leyes en riesgo de derogación o de sufrir grandes modificaciones continuando impactando y haciendo más irreversibles sus efectos, en temas tan importantes como la educación y la seguridad ciudadana; en el caso de las investigaciones en curso sobre corrupción está corriendo el plazo de cierre obligado y en consecuencia favoreciendo sobreseimientos. B.- La investidura, fallida según muchos, es cierto que no ha logrado el primer intento de formar nuevo gobierno, pero sí que ha puesto fecha de caducidad al gobierno “en funciones” y a muchos de sus efectos. La importancia del objetivo logrado debe valorarla cada uno.

Segundo dato, los espacios que ocupa cada fuerza política no tienen que ser aquellos que sus dirigentes eligen sino los que los electores, la historia y sobre todo los hechos logrados y los votos emitidos por sus representantes institucionales les asignan. El referente principal aquí es la historia, en el eje izquierda – derecha la seña de identidad siempre ha sido la defensa de que intereses defiende cada fuerza, la derecha ha venido defendiendo el status quo, lo que suele convenir a los más favorecidos, la izquierda la modificación de esa situación a favor de los desfavorecidos, que suelen ser mayoría; una seña de identidad de todas las fuerza de izquierdas en sus orígenes fue su internacionalismo, la defensa de los desfavorecidos por encima de las fronteras, este hecho histórico entra en contradicción con la actual tendencia a calificar como de izquierdas a fuerzas nacionalistas (es un tema de prioridades, históricamente para la izquierda los intereses de los que viven de su trabajo son el primer objetivo, hoy algunos priorizan la defensa de los que viven o residen en un territorio concreto). Precisamente otra seña de identidad histórica en la derecha europea ha sido, al menos hasta la creación de la CE, el intento de imponer la forma de convivencia y relación que le era más caro a sus dirigentes nacionales, al resto de estados vecinos (al menos ahora en la UE, si se intenta, se hace descartando la fuerza militar, procedimiento utilizado en repetidas intentonas habidas durante siglos). En lo que respeta a la consideración por la mayoría de los ciudadanos europeos de que izquierda es por la que históricamente han apostado, no ha sido en base a qué discurso más o menos ambicioso (no quiero utilizar el término radical) han expresado sus dirigentes, sino a los logros de los gobiernos autodefinidos de izquierda, lo que ha limitado como proyecto de éxito los de los socialdemócratas, más o menos avanzados, valorando como de mayor confianza de la mayoría a los que han construido y avanzado en el llamado “Estado de Bienestar”. Posiblemente hemos asistido a la primera excepción: el acceso y confirmación del gobierno de Syriza + ANEL (Partido ultranacionalista y derechista) en Grecia. Asumiendo el riesgo de perder objetividad, mi opinión es que la fórmula está resultando poco o nada beneficiosa para los ciudadanos griegos, y muy perjudicial para los desfavorecidos.

Alguna teoría establece que los partidos políticos, en Democracia, tienen las siguientes fases, para fijar sus parámetros en el espacio – tiempo: Constitución y Articulación interna, Autodirección e Identificación por los ciudadanos y por último Articulación por Condensación de los procesos sociales. Es evidente que algunas de las fuerzas en liza aún no han superado por completo la primera de las fases, por lo que para sus mismos militantes, y para muchos ciudadanos, la dirección en la que trabajan y el espacio en que se sitúan es poco claro, lo que nos lleva a cuestionar su eficacia para articular de forma útil las aspiraciones sociales. También es muy evidente que muchas de las fuerzas “clásicas” han realizado el ciclo completo y están en fase de rearticulación e incluso reconstitución (el ejemplo más radical es el catalán, pero no existe excepción prácticamente en ningún eje).

Intento que mis reflexiones contribuyan a que los lectores saquen las suyas, basándose en los datos y referencias que muchos años de experiencia en sindicalismo y política activa me han aportado y yo les aporto, pero siendo sincero, y asumiendo un cierto grado de subjetividad, yo no comparto la idea de que lo que está sucediendo es responsabilidad única de los políticos. Los electores al dejarse llevar por los inevitables cantos de sirena y manipulación interesada por todos los actores de cualquier proceso electoral, sin pasarlos por su sentido común, en vez de por los sentimientos de simpatía o antipatía, se hacen corresponsables de todos los resultados, por ello y como mantuve en mi primera reflexión justo después del 20D, como Luis Mejias en el Tenorio afirmo “…con lo que habéis osado, imposible la haís dejado para vos y para mí”. Asumamos cada cual nuestra parte de responsabilidad, y hagamos que los “expertos” se expliquen mejor.