EL RETRATO

Por Pedro Taracena



BREVE ENSAYO SOBRE EL RETRATO

Mi concepto del retrato está lejos de parecerse al retrato comercial donde se retrata a personajes no a personas. La palabra retrato ante todo alberga  un carácter humanístico. Pintura o efigie principalmente de una persona. Descripción de la figura o carácter, o sea, de las cualidades físicas o morales de una persona. Aquello que se asemeja mucho a una persona o cosa. También un retrato robot muestra una imagen de una persona dibujada a partir de los rasgos físicos que ofrece quien la conoce o la ha visto. Un retrato también es el conjunto de las características de un tipo de personas. Del universo fotográfico el retrato es la faceta más humana. La Naturaleza puede ser fotografiada plasmando toda su belleza, pero la expresión del interior de una persona se ve superada por la viva expresión del rostro. El retrato es capaz de acercar a nuestra mirada la sensualidad expresada con emociones del espíritu y sensaciones percibidas por nuestros sentidos.





Una sesión fotográfica debe de abordarse en términos de libertad, confianza y cierto grado de complicidad. Ausente de prejuicios y complejos. La confianza y discreción serán absolutas si el fotógrafo utiliza la cámara del modelo, quedando las imágenes tomadas en su propiedad y total privacidad. El reportaje obtenido debe de servir para que el modelo se reserve su álbum personal y comparta aquellas otras imágenes en su entorno más íntimo.





Si tomamos como pauta para abordar una sesión fotográfica la fiebre que ahora nos invade del selfie, podemos afirmar sin equivocarnos que el autorretrato es una forma de reafirmación personal y colectiva. En no pocos casos una terapia que nos ayuda a realizar el camino que separa el retrato del autorretrato. En busca de elevar el grado de nuestra autoestima. Para mejor comprender este punto de vista voy a tratar de poner en valor positivo algunos mitos cargados en negativo por nuestro entorno socio-cultural.





El fotógrafo debe de ayudar al modelo para  encontrar el Narciso que todos llevamos dentro. Sí, el Narciso que otros llaman el alter ego. El otro yo. Es mi deseo que el apelativo de narcisista deje de ser peyorativo y solamente sea patológico si es diagnosticado como tal por un técnico en la materia del comportamiento. Todos tenemos algo de narcisista y es positivo porque es inconcebible vivir sin autoestimarnos. En la medida que nos amemos a nosotros  mismos, nos dejaremos amar por los demás… Si nos despreciamos estamos invitando a que los demás nos rechacen.





De igual forma la naturaleza humana tiene algo de exhibicionista. Nos gusta que nos contemplen sobre todo cuando nos hemos preparado para ello. La escala de nuestra desnudez dependerá del grado de intimismo y confianza. Solamente se podrá habla de patología si forzamos la libertad y el respeto a los demás.





Tampoco es ajeno en diferentes niveles lo que se viene llamando voyerismo. Aunque la RAE no lo recoge la tradición popular lo denomina como “el mirón”. Pues de igual forma el mirar la belleza sensual de las otras personas, en igualdad de condiciones, es positivo para los sentidos. En mi experiencia naturista en su vertiente nudista, se descubre con facilidad aquella persona que traspasa la raya de la admiración del cuerpo desnudo; estando él cubierto…





Con estas premisas se puede abordar una sesión fotográfica con final  satisfactorio tanto para el fotógrafo/a como el o la modelo. Mi experiencia como fotógrafo y retratista avalan estos resultados. Es evidente que además de libertad, confianza y complicidad, es preciso crear un clima propicio, tanto en exteriores como en interiores. En exteriores el retrato debe presentar la fusión entre el hombre y la naturaleza. La libertad y la belleza. Referente a la belleza es preciso hacer un paréntesis para afirmar que la belleza es un valor subjetivo, impuesto por el Marketing y la Publicidad. En el Renacimiento este concepto estuvo muy presente.





En la toma de interiores hay que agotar todos los recursos de un hogar: El agua de la ducha, la luz natural que entra por las ventanas, las lámparas de la casa para iluminación puntual, muebles, alfombras y fondos de cortinas. La música puede arropar momentos mágicos, no ajenos a la cámara…





Si se logra cargar el ambiente de sensualidad, fluirán las emociones y el disparador del dispositivo fotográfico captará los momentos, en algunos casos, difíciles de olvidar y de repetir. Seremos autores de la fotografía creativa.





En todo momento el modelo marca la pauta, el fotógrafo sustituye las manos y la mirada que el modelo utilizaba para llevar a cabo el selfie… Cuando el retratado se reconozca en alguna de las fotos, su gesto será suficiente para lograr la satisfacción del retratista… el trípode es reemplazado por la movilidad del fotógrafo. Y se acabaron los ángulos muertos, las posturas imposibles y las acrobacias contorsionistas…







Reportaje originalmente realizado con diapositivas. Se realizó mediante un montaje superponiendo dos diapositivas encofradas en cada marquito. A través del revelado mediante el sistema Cibachrom, se obtuvieron copias en papel. Una vez estas copias escaneadas se pudieron montar en esta página.

BREVE ENSAYO OSBRE EL RETRATO
 
 Por Pedro Taracena Gil

Periodista fotógrafo


 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario