LA SEXUALIDAD PROSCRITA


Efectivamente la realidad sexual del ser humano, al menos en Occidente, está desterrada de nuestras vidas. Nuestros ancestros siguiendo dictados de dioses y castas sacerdotales, preconizaron que el sexo tenía como función exclusiva la procreación. En nuestros días la realización sexual ya no es un pecado cometido contra deidad alguna. Lejos de estar codificado su uso para la perpetuidad de la especie, es un derecho recogido en los ordenamientos constitucionales de los estados modernos. No obstante la sexualidad se oculta, se persigue, se censura en todos sus aspectos. Es una paradoja que constata los prejuicios de antaño y los complejos a la hora de tratar los temas del sexo desde el punto de vista positivo. La parte negativa es lo que está proscrito por el sentido común y prescrito por los usos y costumbres. De forma implícita se acepta que el ser humano es un animal racional no asexuado, es decir, que tiene sexo y que no solamente sirve para el mandato divino de: "Creced y multiplicaos". Pero esta evidencia no ha sido suficiente como para establecer los mecanismos para poder desarrollar el derecho a la libre realización sexual desde la infancia hasta la pubertad, en el seno familiar, en la escuela y en la sociedad. La sexualidad es patrimonio de la naturaleza y además es un valor positivo, fuente de sensaciones, emociones y sentimientos que son la base de la comunicación entre las personas. La sensualidad, la sexualidad y hasta la "genitalidad" que aunque esta palabra no la recoge la Real Academia Española, aquí me tomo la licencia de usarla para atribuírsela a la modalidad de comunicación y relación predominantemente a través de los órganos genitales. El derecho a la realización sexual viene formando intrínseca unidad con la libertad, la igualdad y el respeto mutuo. La sexualidad nos hace más iguales, hasta tal punto que no entiende de géneros. El placer, el gozo, el cariño, la ternura, el respeto y el amor, no distinguen entre la mujer y el hombre. Solamente la procreación necesita el ayuntamiento a través de sexos diferentes para perpetuar la especie. Esta galería de imágenes tiene un doble objetivo: Romper el paradigma de que la sexualidad, el erotismo y la pornografía son negativos en sí mismos, y abrir un debate que nos haga analizar con la razón, al margen de prejuicios y complejos, el aspecto pedagógico de esta colección. Es verdad que el internauta que navegue por estas imágenes, observará que hay una intencionada descriminación positiva en favor del desnudo masculino. Ha sido la voluntad del autor que pretende compensar de alguna forma, la excesiva y abusiva exposición del desnudo femenino como objeto del deseo y no con voluntad pedagógica. En detrimento del desnudo del hombre porque había que reservarle de la mirada y disfrute en igualdad de condiciones que las mujeres.
 

 











































































No hay comentarios:

Publicar un comentario